2016-el-anio-del-talento-880.jpg
Cerramos el año 2015 y lo hacemos con optimismo en lo referente al mercado laboral, que ha registrado un innegable comportamiento positivo en los últimos meses.

Es el momento de recordar que, a pesar de que aún hay muchos profesionales disponibles en el mercado, atraer y retener al talento es clave.

Las previsiones de los diferentes organismos nacionales e internacionales confirman esta tendencia positiva para el próximo año, con cifras de crecimiento esperado del PIB español que rondan el 3%, y un crecimiento consolidado del empleo, que se situará por debajo del 20%, según el Gobierno español y la OCDE, y ligeramente por encima, según la Unión Europea.
Pese a que dos de cada diez españoles seguirán desempleados, atraer, retener y desarrollar talento debería convertirse en la prioridad de las organizaciones por múltiples razones, entre otras:

  • 1. Porque el talento es la clave. Contar con los profesionales adecuados para cada puesto de trabajo, con los conocimientos, competencias y habilidades apropiados, marca la diferencia en las empresas. Antiguamente, las organizaciones enfocaban sus recursos a las áreas de producción y finanzas, consideradas el motor de la empresa, pero en la “era del conocimiento”, la prioridad se ha desplazado hacia la gestión de personas. Las compañías han entendido la necesidad de contar con talento para optimizar sus resultados. En palabras del World Economic Forum: “El talento, no el capital, será el factor clave que relacione innovación, competitividad y crecimiento en el siglo XXI”.
  • 2. Porque nos enfrentamos a un déficit de talento a medio plazo. Aunque con unos niveles de desempleo elevados resulta extraño mantener esta afirmación, lo cierto es que las empresas ya tienen dificultades para encontrar a los profesionales que requieren para llevar a cabo sus actividades. Por ejemplo, el 50% de las empresas de nueva creación en España reconoce que tiene plazas por cubrir por falta de talento disponible que se ajuste a sus necesidades, según el informe "II Estudio de Talento en Startups" publicado por Talentoscopio. A nivel global, el 73% de los directivos considera que la escasez de profesionales con las habilidades necesarias es uno de los grandes problemas a los que hacer frente, un 10% más que el año anterior (18th Annual Global CEO Survey).
Las causas que explican este déficit de talento son diversas y tienen carácter tanto cualitativo como cuantitativo.
Por un lado, existe un desajuste a nivel formativo entre oferta y demanda laboral que requiere para ser solucionado de políticas activas de acercamiento del mundo de la educación (universidad, formación profesional, formación dual, etc.) al de la empresa.
En el caso concreto de los desempleados, se deberían aplicar políticas de recualificación profesional de estos trabajadores para su reincorporación exitosa al mercado.
Además, en España y en el conjunto de Europa hay un factor demográfico que ganará peso progresivamente en los próximos años: una reducción de la natalidad y un envejecimiento de la población que disminuyen considerablemente las tasas de población activa disponible.
  • 3. Porque el déficit es especialmente marcado en profesionales STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics). Las carreras científicas son las que tienen mejores perspectivas laborales en España y en otros países de Europa, aspecto que se refleja en el análisis sobre titulaciones con más demanda en el mercado laboral, realizado por Randstad Professionals. Se prevé que la demanda de estos profesionales continúe al alza. En Europa crecerá un 14%, mientras que el aumento para el resto de titulados alcanzará, de media, el 3%. Sin embargo, el desajuste entre oferta y demanda laboral es especialmente acusado en España, donde los estudiantes de STEM representan solo un 1% del total de universitarios. Paradójicamente, miles de puestos de trabajo vacantes convivirán con altos niveles de desempleo.
  • 4. Porque la escasez de talento se agravará a causa de la movilidad geográfica. Las fronteras laborales se diluyen a nivel europeo e incluso internacional. Los empleadores españoles ya no solo compiten entre sí por atraer el talento disponible en el país, ahora compiten a escala planetaria. Las nuevas tecnologías y la globalización convierten al talento (y no solo al de las generaciones más jóvenes) en universal y móvil. Las empresas tienen el reto de trabajar su atractivo como empleador para continuar siendo un actor a tener en cuenta por el talento.
  • 5. Porque empieza la movilidad laboral por falta de compromiso. El desafío de la movilidad no solo tiene un carácter geográfico, la recuperación provocará previsiblemente un éxodo de trabajadores que cambiarán de empresa a la búsqueda de nuevos horizontes profesionales. Durante los años más crudos de la crisis económica, la incertidumbre laboral ha provocado que muchos profesionales emocionalmente desvinculados de su organización se mantuvieran en sus puestos al abrigo de la seguridad laboral. El cambio en el entorno les empujará a la búsqueda de nuevos empleos. Uno de los grandes retos al que se enfrentan los departamentos de Recursos Humanos, por lo tanto, es trabajar el compromiso de los trabajadores y su vinculación emocional con la empresa, cuestiones que tienen un probado retorno en términos de productividad.
En conjunto, el año 2016 presenta un panorama laboral más positivo que el de los años anteriores, lo que abre la puerta a nuevos desafíos, tanto para los profesionales como para las empresas.
Para hacerles frente con garantías de éxito, las organizaciones tienen ante sí el reto de trabajar ya para prepararse para afrontar un futuro cambiante y con una progresiva escasez de talento.
Convertirse en un polo de atracción de talento debería ser una de las resoluciones de año nuevo de las empresas españolas.

​​

​​