La forma idónea de ganar ventaja es disponer de una estrategia efectiva de employer branding orientada a atraer el talento más valioso y generar las mejores condiciones para su desarrollo.  Esto repercute positivamente en todas las áreas del negocio de la compañía. La mayoría de las organizaciones cada vez lo tienen más claro e incluyen políticas sobre su talento entre los puntos fundamentales de su hoja de ruta.

 

La realidad actual y el reto de optimizar el talento

El informe sobre Tendencias de Talento para 2019 de Randstad revela que un 83% de los líderes de Recursos Humanos pretenden dirigir su estrategia de talento para mejorar las cifras de negocio de su empresa. Este dato ha aumentado significativamente en los últimos años, reflejo del cambio de visión de las compañías respecto a sus profesionales.

Esta evolución de perspectiva propicia que los profesionales de Recursos Humanos estén cada vez más valorados en las empresas y, algunos de ellos, participen también en la toma de decisiones de la compañía. Su valor en esta parcela es la propuesta de planes integrales de captación y desarrollo de talento con el fin de que la empresa aproveche al máximo sus capacidades.

 

La importancia de las capacidades y habilidades de nicho

La transformación digital está generando una escasez de talento en algunos de los nuevos puestos vinculados a la tecnología, siendo una de las principales causas la falta de competencias digitales. La solución pasa por tener un modelo de talento bien estructurado y fomentar el desarrollo de habilidades específicas, que contribuyen a la diferenciación. Se pueden observar dos tendencias que se mueven en este sentido:

  • Las compañías contratan teniendo en cuenta el trabajo, no el puesto: el talento dinámico y versátil es un bien preciado para las empresas. Por ello, conviene organizarlo a través de un modelo de talento total. En él se unifican los objetivos enfocados al personal y al negocio. Esto ayuda a anticipar y alinear los recursos necesarios para crear un talento ágil. De este modo, el 98% de los encuestados que han implantado un modelo de talento total reconocen estar extremadamente o muy satisfechos con sus resultados.
  • El acceso a las habilidades de nicho determinará los triunfadores en la década de 2020: los nuevos perfiles que surgen producto de la digitalización requieren talento especializado al mismo ritmo para cubrir los puestos que se generan. Es por ello que los responsables de Recursos Humanos deben encontrar el personal adecuado, no solamente para cubrir las necesidades específicas actuales, sino también para las que puedan surgir en el futuro.

 

Tecnología y analítica para la selección de talento

Atraer talento de una manera eficaz se ha convertido en uno de los retos más importantes a los que se enfrentan las empresas hoy en día. Como solución, las compañías están aprovechando las herramientas digitales con el fin de sacar el mayor partido a las relaciones con sus equipos. A este respecto se perciben dos fenómenos:

  • Los empleadores apuestan por las comunidades de talento: son una forma de agrupar a los candidatos para crear networking y establecer relaciones duraderas y multidireccionales con ellos con ayuda de la tecnología. De esta manera, la selección se hace más rápida y efectiva, además de ahorrar costes para la compañía que contrata.

Esta tendencia de captación de talento está creciendo y todo apunta a que se continuará extendiendo en los próximos años, porque los candidatos más jóvenes son más afines a unirse a comunidades de talento. Según la revista Human Resource Executive, un tercio de los trabajadores de 22 años o menos se inscribieron en una comunidad antes de encontrar empleo.

  • La tecnología de RRHH y la analítica proporcionan diversidad de personal e inclusión: la diversidad enriquece a todos los niveles y es algo cada vez más importante en los procesos de selección de las empresas. Hoy en día, la tecnología disponible permite eliminar los sesgos inconscientes que se producen. Hay compañías que utilizan el Big Data y la inteligencia aumentada para lograrlo. De esta manera las minorías consiguen las oportunidades laborales que se merecen.

 

Mejora de las relaciones con el talento

Históricamente, los vínculos de empleadores con candidatos y empleados han estado condicionadas en términos temporales y formales por su periodo de duración. Esta circunstancia está cambiando, fomentando que estas relaciones cada vez sean más fructíferas y duraderas. Gracias a ello, los responsables de captación y fidelización de talento tienen la oportunidad de ser influyentes en las grandes decisiones de sus empresas. Esta evolución queda plasmada en las siguientes tendencias:

  • Las relaciones a corto plazo con el talento frenarán a los empleadores: los vínculos desechables entre candidato y empleador se están reduciendo y cada vez es más común que se prolonguen en el tiempo, obteniendo beneficio para ambas partes. Prueba de ello es que, según el citado informe de Randstad, el 41% de los candidatos que tuvieron una experiencia positiva volverían a aplicar para la misma empresa.

Las dinámicas de formación y aprendizaje se están transformado dentro de las compañías. En ellas priman las prácticas individuales y las relaciones multidireccionales, a través de las cuales, todos pueden aprender de todos. Cuando las experiencias de un empleado son positivas, es más factible que la relación con su empresa vaya más allá. Esto, sin duda, influye muy positivamente en el employer branding de la organización, un aspecto clave a la hora de atraer talento.

  • La agudeza del talento convierte el rol de CHRO al de consejero de CEO: la consideración de los directores de recursos humanos en las empresas es cada vez más elevada, ya que tienen la llave a la hora de planificar las necesarias estrategias de talento. Como consecuencia, muchos de ellos ascienden hasta llegar al puesto de consejero de consejero de CEO interviniendo en decisiones generales de la empresa.

 

La aparición de los robots y las exigencias tecnológicas

La robótica y la analítica son armas muy potentes para la atracción de talento, ya que permiten analizar si conectan con las necesidades de las empresas. Por otra parte, la digitalización ha provocado que las formas de comunicación evolucionen constantemente. Esto hace que, tanto candidatos como empleadores, dispongan de las mismas competencias digitales para mantener la sintonía. Alrededor de esto se dan cuatro tendencias:

  • Los RRHH utilizan la inversión en tecnología para mejorar a través del talento: las tareas de captación de talento se están simplificando gracias a las ventajas que ofrece la tecnología. Por ello, es cada vez más habitual el uso de chatbots con inteligencia artificial, que pueden solventar con rapidez una gran cantidad de solicitudes de empleo online y analizar eficazmente entrevistas por videoconferencia.
  • La analítica de talentos de nueva generación crea expectativas aún mayores para RRHH: la analítica está aplicándose en multitud de campos y los Recursos Humanos no son una excepción, donde ha surgido el término People Analytics. Esto se refiere al manejo multitud de datos de personas, ya sean empleados o candidatos, con el objetivo de captar, optimizar y retener talento. El informe de Tendencias de Talento revela que un 72% de los líderes encuestados invierten en analítica de personas.
  • Los robots completan las vacantes más necesitadas: el uso de la robótica se está extendiendo en el ámbito laboral. Es frecuente el uso de objetos robotizados en la realización de tareas muy repetitivas. Además se emplean en labores que conllevan un riesgo alto para las personas, donde -por ejemplo- se está expandiendo el uso de drones. Esta circunstancia suele verse como una amenaza hacia el empleado, sin embargo, se trata de una oportunidad para acceder a los puestos de trabajo generados por las nuevas herramientas.
  • El consumidor que entiende la tecnología espera la misma experiencia de su empleador: las exigencias tecnológicas siguen el vertiginoso ritmo de la digitalización. A causa de esto, resulta fundamental que los empleadores, y por extensión sus empresas, estén familiarizadas con las nuevas tecnologías. Especialmente altas son las exigencias de las generaciones más jóvenes que se comunican a través de texto y demandan respuestas inmediatas. Una buena sintonía con el talento en este sentido es muy importante de cara a construir una óptima relación laboral.

2019 se presenta como un año en el que el área Recursos Humanos continuará ganando peso en las organizaciones. El talento será -más que nunca- el protagonista de la hoja de ruta en las organizaciones, las cuáles impulsarán políticas orientadas a su desarrollo con ayuda de la tecnología. La analítica y la robótica, en cambio, serán claves para el devenir de la gestión laboral.