El sector financiero español durante este año se ha caracterizado por la necesidad de encarar grandes inversiones para afrontar el reto de la digitalización, un concepto que ha cambiado totalmente la forma de pagar y consumir.

Según el estudio Capital Markets 2020 realizado por PWC, “las compañías que conforman los mercados de capitales serán muy diferentes a como las conocemos hoy en día. La nueva regulación, la innovación, la tecnología, las demandas de unos clientes cada vez más exigentes y el crecimiento del “shadow banking” va a obligar a estas compañías (private equities, fondos de pensiones, bancos de inversión, brokers, entidades financieras, hedge funds...) a transformarse y a definir con claridad qué papel quieren jugar en este nuevo entorno”.

Por un lado, el estudio de PWC concluye que de aquí a 2020 las compañías financieras serán muy diferentes a lo que son hoy en día y destacan los siguientes retos:

  1. Aumentar la rentabilidad de los clientes (36%)
  2. El impacto de las nuevas tecnologías (33%)
  3. La atracción y retención del talento (33%)
  4. La entrada de nuevos competidores (31%)

Por otro, en las prioridades de inversión más votadas se encuentran las siguientes prioridades:

  1. Mejorar el servicio al cliente (56%)
  2. Atraer al mejor talento (39%)
  3. Desarrollar nuevos productos (35%)
  4. Implantación de nuevas tecnologías (31%)

Tendencias del sector financiero

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y en base a esta premisa giran todas las tendencias que están revolucionando el sector, que se pueden englobar en nueve categorías:

  • Desaparición de los bancos tradicionales. Cada vez más usuarios utilizan sus smartphones para realizar operaciones bancarias online, por lo que ha disminuido la necesidad de acudir personalmente a las oficinas.
  • Crecimiento de la banca online y el fintech. No sólo los usuarios lo gestionan todo a través de sus móviles, también están cambiando la forma como están gastando y gestionando su dinero.
  • IA como impulso del Fintech. Los bancos deben seguir evolucionando para satisfacer las demandas tecnológicas de los clientes. La IA y el machine learning deberán mejorar la automatización de procesos.
  • Ciberseguridad. Los robos de datos personales de los usuarios producidos estos últimos años han incentivado una promoción más directa de la seguridad en la red.
  • Blockchain. Su auge se explica porque permite hacer intercambios seguros de información, es decir, de prácticamente cualquier cosa que se pueda hacer una transacción.
  • Regtech. Consiste en hacer una regulación legal de las iniciativas tecnológicas.
  • Big data. Para el aprovechamiento de la información que aportan los datos se necesita del lenguaje y el análisis, además de seguir preservando la confidencialidad.
  • Transparencia. Recuperar la confianza de los clientes a través de la transparencia en la información de las operaciones es uno de los puntos estratégicos más importantes a encarar.
  • Ética, sostenibilidad y solidaridad. Economía circular o verde son dos términos que definen la realidad sostenibilista que demandan los clientes y que las instituciones financieras deben hacer frente.

En resumen, el sector financiero se enfrenta al reto de dar respuesta a los clientes y a gestionar los numerosos datos que pasas por sus instituciones, siempre bajo el foco de la transparencia y la estabilidad.

Los retos de RRHH

No es un secreto que la banca sigue transformándose para encarar los cambios que depara el futuro. Ante esta realidad los profesionales de la gestión del talento también deben trabajar por encontrar los mejores talentos que faciliten la evolución hacia el futuro y den respuesta a las necesidades tecnológicas aplicadas al día a día de los trabajadores.

¿Necesitas ayuda para afrontar todos estos retos?