Tiempo de lectura: 6 minutos.

¿Has pensado alguna vez que un trabajo de verano es una circunstancia temporal y no tiene mayor transcendencia? ¡Pues es un gran error! Un trabajo de verano puede ser y aportar todo lo que tú quieras que sea y aporte. Si estás decidido a darlo todo y aprovechar la experiencia, será más que constructiva y te ayudará a crecer profesionalmente.

Esta idea debes mantenerla siempre, independientemente de que te encuentres en un trabajo temporal o que no guarde relación con tu sector. Demuestra una actitud positiva y absorbe cada experiencia, porque todas suman para convertirte en un gran profesional. ¡Te damos las claves!

1.- Desarrolla tus soft skills

A diferencia de las hard skills, que son habilidades técnicas que aprendes principalmente mediante la formación y la práctica técnica, las soft skills son habilidades transversales inherentes a tu forma de ser y a tu profesionalidad, y aunque están ligadas a tu propia personalidad, puedes mejorarlas y adquirir nuevas.

La forma en la que tratas con el público, cómo te desenvuelves trabajando en equipo, tu actitud y capacidad de desenvolverte ante situaciones imprevistas… Son habilidades que solo pueden desarrollarse viviéndolas en primera persona, y que te forjan como profesional. Vivir experiencias laborales diversas te hará mucho más versátil. ¿Cuáles son las soft skills más valoradas por las empresas?

  • Orientación al cliente: saber anticiparte a las necesidades del cliente y saber cómo tratar con él es una cualidad valiosísima, especialmente en empleos que conllevan atención al público o trato directo con el cliente. La capacidad de comunicación, la soltura, la elocuencia… se desarrollan con el tiempo, y cada vez sabrás entender mejor las demandas de cada persona.
  • Trabajo en equipo: puedes pensar que eres una persona de lo más colaborativa, entregada y dispuesta, pero hasta que no trabajas en equipo bajo la presión que supone coordinar esfuerzos para conseguir los resultados óptimos en un tiempo limitado, no descubres realmente cuál es tu talante para estas situaciones. Para poder trabajar en equipo en un entorno profesional es necesaria una gran capacidad de organización, una mentalidad conciliadora y apostar siempre por el diálogo. Trabajar con distintos equipos a lo largo de tu trayectoria te ayudará a forjar esas cualidades.
  • Innovación y capacidad resolutiva: la primera vez que un obstáculo o imprevisto se cruce en tu trayectoria profesional, te pondrá a prueba. Si cada día se te presentan nuevos retos, tu capacidad de resolverlos se multiplicará, y serás capaz de afrontar situaciones cada vez más complejas. Ser innovador te ayudará a encontrar soluciones más creativas y anticiparte a futuros problemas.
  • Adaptabilidad: ¿qué tal afrontas los cambios y las nuevas situaciones? Si experimentas experiencias laborales diversas, serás capaz de desenvolverte en distintos escenarios con mucha más facilidad, y después de una crisis como la que hemos vivido, esta cualidad es más valiosa que nunca.

2.- Orienta tu futuro

No todo el mundo tiene claro desde siempre a qué quiere dedicarse, normalmente a los 18 años llega el momento de tomar la decisión de qué camino seguir, y no siempre es fácil acertar a la primera. Puede que incluso creas que lo sabes, y cuando lo vivas en primera persona descubras que realmente ese empleo que creías perfecto no es para ti.

Todas las experiencias laborales que vivas te ayudarán a entender mejor hacia dónde se orienta tu vocación, qué tipo de actividades profesionales te atraen más. Tu trabajo de verano puede ser, por ejemplo, de dependiente en una tienda, y quizás no te visualizas ejerciéndolo de forma estable, pero puede que descubras que el trato con el público y la atención al cliente se te dan especialmente bien y te motivan como foco de tu futura actividad profesional. ¡Encuentra qué te motiva de cada experiencia!

3.- ¡Haz contactos!

Lo mejor de cada empleo es su componente humano, las personas con las que compartes tu día a día. En cada experiencia laboral que vivas te llevarás un pedazo de ellas.

  • Tus compañeros: en ellos encontrarás apoyo, aprendizaje e, incluso, grandes amistades. Si el ambiente laboral es una de las cuestiones que más valoran los trabajadores es porque es el ingrediente fundamental para que realmente puedas disfrutar de la experiencia. Tus compañeros se convertirán también en un nexo con futuros empleos, ¡cuantos más contactos tengas, más canales para descubrir ofertas y oportunidades de todo tipo!
  • Responsables: debes tener muy en cuenta la huella que puedas dejar en ellos y en los mandos intermedios y superiores. Si haces un gran trabajo, abres las puertas a una futura contratación y fortalecerás tu perfil profesional. Tus responsables te servirán de referencia si te lo solicitan en un futuro empleo, e incluso puedes solicitarles una carta de recomendación.
  • Clientes: debes tener muy en cuenta que ganarte la simpatía de los clientes te permitirá destacar y ser mucho más valorado en la empresa. Diferénciate y deja la mejor huella posible. Ellos también te aportarán grandes cosas.

4.- Rinde al máximo y deja la mejor impresión.

Puede que tu trabajo de verano sea temporal y que no sea tu objetivo conseguir en él una estabilidad o una nueva oportunidad en el futuro. Pero no por ello debes relajarte. Como ya habrás podido concluir de todos los consejos que te hemos dado, dar siempre lo mejor de ti en tu trabajo fortalecerá tu imagen profesional, te ayudará a mejorar tus capacidades y a seguir desarrollándote.

Si no pones interés y dejas una impresión negativa en un empleo, ¿cómo lo explicarás en tus futuras entrevistas de trabajo? Para demostrar que eres un gran profesional simplemente debes serlo siempre, en todas tus experiencias laborales. Asumir un empleo conlleva una gran responsabilidad, debes esforzarte por permanecer siempre a la altura.

¿Sabes cómo puedes seguir creciendo profesionalmente en este proceso? Descarga la app de Randstad y descubre todas las herramientas de Randstad Impulsa, te ayudarán a conocer tus fortalezas y áreas de mejora y podrás formarte para mejorarlas. ¡Impulsa tu talento!