Tiempo de lectura: 5 minutos

La búsqueda activa de empleo es una actividad que ocupa un tiempo y requiere una constancia similar a desempeñar una labor profesional. Tal vez tengas la creencia de que sentarte cada día a perfeccionar candidaturas y a buscar oportunidades es tedioso y desesperanzador. Sin embargo, es un proceso que va mucho más allá de enviar correos electrónicos y supone un gran reto que te ayudará a crecer personal y profesionalmente poniéndote a prueba. Este período puede ser más o menos largo dependiendo de la persona y el contexto, pero sea cual sea el tuyo, te compartimos nuestras claves para no perder la motivación mientras alcanzas tu objetivo.

La perseverancia, tu mejor cualidad

Es evidente que la búsqueda de oportunidades no es un camino recto y llano por el que pasar, pues se parece más a un recorrido de subidas y bajadas donde a veces aparecen obstáculos. Cada candidatura es única y diferente al resto, al igual que cada oferta de empleo, y es normal que no siempre un puesto de trabajo se ajuste a la perfección a tu perfil profesional o que tras mucho buscar recibas varios rechazos, pero no por ello debes rendirte.

La perseverancia es tu mejor aliada en esta situación: pocas cosas buenas vienen dadas de manera fácil y rápida, pero siempre llegan con tiempo, paciencia y constancia. El mercado laboral cambia y se mueve constantemente, por eso es importante que no pares de insistir y esforzarte por hacer llegar tu talento a quien te interese, y es importante que seas consciente de que, al igual que tú, otras muchas personas están buscando oportunidades compitiendo continuamente.

6 consejos para no perder la motivación buscando trabajo

Estás buscando esa oportunidad que mereces, pero parece que no llega. No te desanimes: hay una serie de claves que harán este camino más ameno y te acercarán cada vez más al momento que tanto esperas. ¡Las compartimos contigo!

1.- Detecta los mejores momentos para aplicar en cada sector.

Si tras mucho tiempo tus esfuerzos no son fructíferos, puedes llegar a notar los síntomas del síndrome de burnout. Esto provoca que, si al comienzo de la búsqueda presentabas candidaturas de forma selectiva y con atención al detalle, poco a poco esta sobrecarga mental te haga ponerte a enviar currículums de forma masiva y descuidada que no te ayudará a destacar sobre el resto en un proceso de selección.

Si prestas atención a tu alrededor, a los sectores que te interesan e incluso a la época del año en la que te encuentras en cada momento, verás que todos estos factores son esenciales a la hora de aplicar a un puesto. Buscar un sector en auge que necesite un perfil como el tuyo o aplicar a ese trabajo en hostelería en temporada alta son movimientos inteligentes en este proceso. Investigar, planificar y tener una visión estratégica del mercado y del servicio que tú puedes ofrecer te ahorrará mucho tiempo, energía y rechazos innecesarios en el camino. Nuestro centro de estudios y análisis Randstad Research se dedica precisamente a informar a personas como tú de la actualidad del mercado de trabajo y los recursos humanos, ¡mantente alerta!

2.- Identifica tus gaps y fórmate para mejorarlos.

A menudo encontrarás ofertas de empleo que incluyen una serie de requisitos que no cumples al completo. Es normal: cada empresa y puesto de trabajo tiene características únicas dependiendo de sus necesidades, y es posible que tu formación previa no abarcara todos y cada uno de los conocimientos, habilidades o programas que se demandan. Nunca pares de aprender, esa es la filosofía del lifelong learning. Siempre es buen momento para formarte, y más aún durante la búsqueda de oportunidades, pues seguir aprendiendo te mantendrá activo y ampliará tus posibilidades de encontrar empleo.

Es importante que, a medida que ganes experiencia buscando trabajo y revisando ofertas, identifiques cuáles son esos requisitos que no cumples y empieces a formarte en su ámbito para poder añadirlos a tu currículum. Empieza por los más generales o sencillos de conseguir (como, por ejemplo, conocimientos básicos de Excel) y sigue dando pasos hacia los más específicos (animación 2D en un software específico). Poco a poco, tu currículum cogerá la forma que deseas, adaptándose a las necesidades del mercado laboral y encajando cada vez más con las ofertas a las que apliques.

3.- Planifica tu tiempo y mantente activo.

Al estar en búsqueda activa de empleo, los tiempos los marcas tú. Si realizas, por ejemplo, 3 actividades al día (buscar ofertas, optimizar currículums según las mismas y seguir formándote) y no estableces un horario para cada una de ellas, lo más probable es que el esfuerzo resulte improductivo y no saques el máximo partido a cada actividad. Es esencial que hagas un esfuerzo por marcarte límites, como si de un horario de oficina se tratara. Establecer las horas e incluso los lugares donde realizas cada actividad te ayudará a rendir mejor en cada tarea y objetivo que te marques. Dos escenarios posibles serían:

  • Si estás libre por las mañanas, es buen momento para aplicar a empresas, ya que es más probable que lean tus correos a esa hora. Después tendrías tiempo para formarte en nuevas habilidades por las tardes.
  • Si la formación tiene lugar durante las mañanas, puedes emplear las tardes en buscar ofertas, optimizar tu currículum y programar correos con candidaturas para que lleguen a primera hora del día siguiente.

En cualquier caso, mantén tu actividad y actitud perseverante. ¡Con buena organización siempre se encuentra la forma!

4.- No te infravalores y sé optimista.

Hemos mencionado los gaps formativos que podemos encontrarnos cuando en una oferta de trabajo se requieren ciertas habilidades que no tenemos. Esto puede provocar inseguridad y una sensación de no valer para la profesión que buscamos, y aparece el temido Síndrome del Impostor.

Es normal que afloren esos sentimientos cuando tras mucho buscar no encuentras lo que buscas, o recibes rechazos. Esto, sin embargo, no quiere decir que no seas un profesional válido. El mercado es muy competitivo, cada candidato es único y tiene una combinación de conocimientos y habilidades propias que serán óptimas para ciertas empresas. Tú también tienes esas cualidades, pero tal vez te falte desarrollarlas aún más o no has sabido comunicarlas de la mejor forma.

Saber valorar lo que uno mismo es y lo que uno hace es el primer paso para que otros también lo vean, así que trabaja en eso internamente. En lugar de compararte con compañeros o amigos que han llegado más lejos, haz un ejercicio en el que enumeres todos tus conocimientos y habilidades y proyecta en lo que se podrían convertir en el futuro. Conoce tus puntos fuertes y débiles y aprende a transformarlos en cualidades que una empresa querría en su plantilla.

5.- Aprende de las respuestas negativas.

El rechazo es una parte natural del proceso de búsqueda de empleo, tanto durante el envío de candidaturas como en las fases finales del proceso de selección. Asumir sin miedo que esto puede pasar forma parte de tu crecimiento.

En ocasiones, las empresas ni siquiera dan respuesta a tus correos o mensajes, y cada vez pasa más a menudo. Mucha gente está en la misma situación que tú y envía su currículum para buscar su oportunidad, y esto puede generar en la empresa una bandeja de correos llena de mensajes que acaban por olvidarse. Por este motivo, si una compañía toma su tiempo en responderte, aunque sea para rechazar tu currículum, es importante que lo recibas con agradecimiento y comprensión.

Tómalo como una oportunidad para aprender y observar qué ha gustado más y menos de tu candidatura, pregunta sin miedo los motivos por los que no has pasado el proceso de selección, y usa toda esa información para seguir perfeccionando tu perfil. Por último, no olvides agradecer al equipo por su tiempo y atención. El mundo laboral tiene muchas conexiones, ¡nunca sabes si vuestros caminos se volverán a cruzar!

6.- Aprovecha las ventajas de Randstad Impulsa.

En Randstad estamos comprometidos con formar parte de todo este proceso y ayudarte a que las empresas valoren tu talento. Por eso contamos con herramientas como Randstad Impulsa que, gracias a sus contenidos de microlearning, te ayudará a optimizar tu perfil laboral y a mejorar tu empleabilidad.

  • En nuestros clips de vídeo encontrarás pequeñas dosis de conocimiento muy ilustrativas y consejos sobre la búsqueda de empleo, la productividad, el desarrollo personal y la digitalización.
  • Podrás elegir entre diferentes itinerarios formativos en el apartado “Tu formación quick-learning”. Son seleccionados específicamente para que puedas mejorar tus competencias según tu perfil académico y laboral

Busca Impulsa en nuestra app y aprovecha sus ventajas. Es fácil y muy entretenido de usar, ¡como un juego! Las oportunidades están a la vuelta de la esquina, ¿vas a dejarlas pasar?