Delegar responsabilidades

Tiempo de lectura: 7 minutos.

Hoy en día, las compañías se apoyan cada vez más en sus equipos para afrontar con éxito los constantes retos a los que se enfrentan. En este sentido, la innovación es una aliada imprescindible, por ello, contar con la visión y las ideas de los diferentes perfiles de profesionales que forman parte de tu organización, te ayudará a impulsarla.

Esta necesaria colaboración interna no solamente es útil a la hora de confeccionar estrategias, sino que para llevar estas a cabo de una forma más rápida y eficaz es una buena idea delegar responsabilidades, apostando por el saber hacer de tus equipos.

Redefine el liderazgo: hacia la horizontalidad.

El concepto del liderazgo ha variado en los últimos tiempos, pasando de un sentido aglutinador y jerárquico a otro horizontal y colaborativo. Este último modelo se ha consolidado en gran parte de las compañías, porque otorga valor a todas las ideas y posturas, ofreciendo protagonismo a los empleados de cara a la toma de decisiones, mientras que los responsables tienen una menor carga de trabajo y responsabilidades.

Modelos como el Teal empoderan a los profesionales, favoreciendo la innovación y el buen funcionamiento de una empresa. Además, mejoran notablemente la motivación y el bienestar de los empleados, lo que fortalece enormemente el employer branding.

¿Por qué es tan importante saber delegar?

Los managers de una empresa en ocasiones pueden sentir la necesidad de mantener todo bajo control y, como consecuencia, se encuentran frecuentemente con un gran volumen de trabajo, algo que se debe al alto número de responsabilidades que acarrean. Esta sobrecarga no es positiva ni para el propio responsable ni para la compañía, porque la calidad del trabajo se ve necesariamente afectada.

Para solucionarlo, es imprescindible que los líderes confíen en sus equipos y sepan delegar en ellos parte de sus responsabilidades y así puedan centrarse en aquellas tareas en las que realmente son necesarios. Si sabes delegar adecuadamente, tus empleados y tu negocio te lo agradecerán.

Cómo delegar en 10 pasos

Si después de leer lo anterior te sientes identificado/a y tienes la disposición de delegar por tu bien y el de tu organización, te proponemos diez pasos para conseguirlo con éxito:

  1. Detecta los beneficios: define de qué manera puede ayudarte a ti y al buen funcionamiento de la empresa el hecho de delegar tareas y responsabilidades. Establece una serie de metas y ponte manos a la obra.
  2. Confía en tus equipos: antes de nada, debes tener la seguridad de tu buen hacer y el de tus empleados, porque de lo contrario tendrás la sensación de falta de control sobre las tareas delegadas y los profesionales no sentirán tu confianza.
  3. Define las tareas: elige bien qué labores quieres encomendar a tus equipos teniendo en cuenta tus necesidades y las de la empresa.
  4. Elige a quién delegar: es fundamental que selecciones las personas adecuadas para cada tarea teniendo en cuenta sus competencias, capacidades y motivaciones. En este sentido es recomendable que dejes la responsabilidad de cada tarea a una persona, con el fin de que los roles estén definidos y evitar posibles confusiones.
  5. Informa bien: debes asegurarte de que tus equipos conocen a la perfección las tareas a realizar (contenido, objetivos, plazos, etc.) para que puedan tener todo claro y trabajar con autonomía.
  6. Formación específica: en ocasiones asignarás tareas a empleados que no están familiarizados con ellas, por lo que debes tomarte un tiempo para formarlos en las competencias que necesiten para ello.
  7. Mecanismos de control: delegar tareas y responsabilidades no significa que debas desentenderte por completo de ellas. Es importante que establezcas formas para controlarlas periódicamente sin interferir en la labor de los trabajadores. Este seguimiento es más necesario al principio, mientras que a medida que pase el tiempo se puede ir espaciando.
  8. Feedback: en relación con la anterior, debes estar disponible ante cualquier duda, consulta o propuesta que te puedan trasladar, así como comunicarte proactivamente con ellos para que sientan tu confianza.
  9. Evalúa el desempeño y valora el trabajo: posteriormente, es el momento de evaluar cómo han ido las tareas. Comprueba si se han cumplido los objetivos propuestos, teniendo en cuenta las dificultades que hayan podido surgir. También es importante valorar el trabajo y el compromiso de tus equipos y tenerlo en cuenta de cara a futuros proyectos.
  10. Recoge y considera sus opiniones: finalmente, es muy valioso que escuches a tus empleados para saber cómo ha sido su experiencia y de qué aspectos se pueden mejorar. De esta forma tanto tú como ellos tendréis un aprendizaje muy útil cuando lleguen nuevos retos.

Delegar no es simplemente distribuir mejor el trabajo y las responsabilidades, sino que supone una gran oportunidad para acercarte más a tus equipos, ofreciéndoles oportunidades de desarrollo profesional. Aprende a inculcar esta práctica en tu organización y la harás más innovadora, flexible y competitiva.

Si necesitas ayuda con tu organización, no dudes en consultarnos.