formacion-continua-880.jpg

El entorno socioeconómico actual evoluciona notablemente, de tal manera que la gran competitividad existente en el mercado laboral, junto con unas necesidades formativas cada vez más concretas y dinámicas, impulsan la demanda de enseñanzas especializadas y potencian la importancia de conceptos como la formación continua o la formación a lo largo de la vida.

La formación continua es vital para una evolución positiva del trabajador y de la compañía. Saber adaptarse y estar familiarizado con nuevas técnicas de trabajo, tener iniciativa para desarrollar diferentes estrategias operativas y ante todo, ser proactivo y tener una constante sed de conocimiento ante nuevas situaciones, es requisito imprescindible para desarrollarse y prosperar profesionalmente.
La cuestión es: renovarse o morir
Ahora la competitividad de las empresas no sólo depende de la inversión tecnológica que se realice, sino del capital humano y es, precisamente, este factor humano el más difícil de adquirir y conservar.  Este es el verdadero reto para las empresas.
En el panorama actual se demandan personas competentes que tengan una alta capacidad de aprendizaje y no se conformen con un trabajo mecanizado.

La capacidad de adaptación y aprendizaje son dos de las aptitudes más demandadas

Las empresas necesitan profesionales con alto grado de desarrollo personal. Todo ello implica elevadas exigencias formativas por parte del trabajador.
Trabajar la curiosidad intelectual de los empleados para que éstos tengan noción de lo que acontece alrededor, potenciar el autoconocimiento, así como infundir la motivación son factores clave en el camino formativo.
Tanto para el empresario como para el empleado, tener entusiasmo, saber reposicionarse y no desistir ante los avatares del día a día suponen una inversión para afrontar nuevos desafíos y la consecución del éxito. Se puede afirmar que el beneficio del aprendizaje continuo es mutuo.
Es importante destacar que las empresas que realizan este tipo de prácticas, desarrollando las competencias y cualificaciones de sus asalariados, disponen de una ayuda económica estatal, que se hace efectiva mediante bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social.

El beneficio del aprendizaje continuo repercute en trabajadores y compañías por igual

Desde Randstad Training nos encargamos, entre otras, de gestionar las bonificaciones a nuestras empresas clientes, repercutiendo en un beneficio tanto para los trabajadores, formación continua, como para las empresas, bonificaciones en la Seguridad Social. 
Mecanismos como el coaching, la impartición de cursos o el  e-learning están en auge. Y es que, la mejora y crecimiento de un solo trabajador, conseguida gracias a la enseñanza ininterrumpida, puede aumentar la productividad de toda la empresa.
Los beneficios de la formación continua son múltiples y afectan a todos por igual. Por ejemplo, para los demandantes de empleo supone un valor añadido para su inserción en el mercado de trabajo y para los trabajadores en activo, puede significar un impulso a su carrera profesional.
 
En Randstad, disponemos de un amplio catálogo de soluciones de formación, en diferentes metodologías, con contenidos innovadores y nuevas estrategias, que pueden adquirirse a través de Randstad Training.
¿Pones en práctica el aprendizaje continuo? ¿Qué valor le das a la adquisición de nuevos conocimientos?