atreverse-a-cambiar-880
“Atrévete a cambiar y a buscar nuevos campos”, con esta frase despide el profesor Keating (interpretado por Robin Williams) a su grupo de alumnos el primer día de clase en la película ‘El Club de los poetas muertos‘.

El personaje interpretado por Williams da vida a un excéntrico profesor que descubre a sus alumnos el mundo de la poesía y la importancia de luchar por sus sueños.
Estos jóvenes interiorizarán el Carpe Diem como filosofía que invita a aprovechar al máximo cada instante, cada circunstancia concreta, a no dejar pasar los increíbles momentos que la vida ofrece cuando se es libre.
En el gran discurso del profesor a sus alumnos, cobra fuerza el valor de saber diferenciarse y de dejar atrás el miedo de ser juzgado por hacerlo, aunque signifique alejarse de los métodos convencionales: “Cuando ustedes crean que saben algo deben mirarlo de un modo distinto, aunque pueda parecer tonto o equivocado, deben intentarlo”.
El señor Keating quiere transmitir a sus alumnos que la realidad se puede ver desde distintos puntos de vista, que es importante forjar sus ideas a partir del pensamiento crítico y la libre elección. Para forzarles a ver las cosas de forma diferente, les hace subir encima de sus mesas.
Para captar la atención de los alumnos, el persona interpretado por Williams utiliza el humor como vehículo retórico; para motivarles, aplica un método novedoso y directo (les hace subirse a la mesa). Y la mezcla funciona: los jóvenes entienden e interiorizan el mensaje.
Haciendo un paralelismo con el entorno laboral, Keating sería el responsable, y los alumnos, su equipo. En este caso, el responsable logra estimularlos y que sean mejores estudiantes; en consecuencia, asimilan importantes valores para su futuro.
El profesor es consciente de que la motivación es el primer paso del camino para aprender, mejorar y dar lo mejor de sí mismos. En el terreno del trabajo, una adecuada motivación a los trabajadores puede ser decisiva en el funcionamiento interno y los resultados reales de una empresa.
Tal y como haría un buen líder, Keating evalúa la situación real (alumnos con una educación estricta a los que nos les permite evolucionar), establece conexiones y aplica soluciones para ir en una dirección concreta (su buen desarrollo, libre y personal).
El líder de una compañía tiene que fomentar de esa misma manera la autonomía y el crecimiento individual. Así, se creará una identificación con el proyecto, y facilitará el compromiso y una visión compartida de las situaciones que se presentan a diario.
Un liderazgo abierto e innovador, como el de Keating, permite dilucidar mejor los objetivos y facilita la consecución de los retos y metas que se ponen en el trabajo. Y la obtención de metas es, por supuesto, sinónimo de éxito.
Como decía el ensayista británico Thomas Carlyle: “Una persona con claridad de metas consigue avanzar incluso en las circunstancias más difíciles; una persona sin claridad de metas no consigue avanzar ni en las circunstancias más favorables”.
Con las bases de motivación adecuadas, la compañía podrá dar un significativo salto cualitativo y cuantitativo en su productividad.
¿Crees que el papel de un líder es importante en la motivación de los empleados?