beneficios del trabajo por objetivos | 880

¿Alguna vez has trabajado en base a objetivos? Se trata de una modalidad cada vez más arraigada en el mercado laboral que pretende mejorar los índices de productividad dentro de las empresas.

Las compañías que han adoptado este esquema de trabajo ofrecen a sus equipos retribuciones variables dependiendo del trabajo realizado y los objetivos alcanzados, nunca en función de las horas empleadas para conseguirlos.

Sin embargo, por las propias particularidades que implica, el trabajo por objetivos no es aplicable a todos los sectores ni a todas las profesiones.

 

¿En qué sectores es funcional el trabajo por objetivos?
No todos los sectores pueden aceptar esta metodología de trabajo ya que, entre otros motivos, la calidad del trabajo desarrollado podría verse comprometida. Esto ocurre en sectores como el de atención al cliente, servicios o procesos productivos industriales, entre otros.

No obstante, otros profesionales como los agentes comerciales o los integrantes de equipos de marketing, podrían adaptarse al trabajo por objetivos convirtiendo éste en el sistema de trabajo más funcional para la productividad de las empresas en las que trabajan.

 

Tolerancia al cambio
El número de empresas que motivan a las personas con el trabajo por objetivos está aumentando día a día. Es cierto que para los empleados esto puede suponer un gran cambio a la hora de desempeñar sus funciones, pero, tanto para la empresa como para las personas que forman parte de ella, el trabajo por objetivos puede ofrecer grandes ventajas, una vez adaptados a los cambios.

Los más destacables serían la gestión del tiempo y el espacio de trabajo.

En el primero de los casos, la gestión del tiempo de trabajo, pasa a manos del propio trabajador. Es éste quien administra su jornada para cumplir con los objetivos establecidos, por lo que no tiene que ceñirse a un horario rígido.

En el segundo, el espacio de trabajo, éste puede verse afectado en los casos en lo que se implemente el teletrabajo.

Tanto las empresas como los profesionales deberán adaptarse a estos cambios de la manera más ágil posible para la correcta implementación de la gestión por objetivos.

 

5 beneficios de trabajar por objetivos
Además de ser motivador, fomenta la competitividad y que los equipos se involucren en mayor medida con su trabajo. Pero, ¿qué otros beneficios aporta?

1. Contribuye a la eficiencia: las personas deben ser conocedoras de que el trabajo estará completado cuando se cumpla con los objetivos y que, por haberlo realizado satisfactoriamente, recibirán incentivos. Esta es una forma de recompensar la eficiencia, lo que ayudará a potenciarla y a mejorar los ratios de productividad.

2. Motiva a las personas: esta modalidad afecta directamente a la psicología de los empleados, que se verán más motivados con este estilo de trabajo, puesto que pueden llegar a conocer sus verdaderos límites, descubrir sus capacidades y desarrollar un alto grado de autonomía.

3. Mejor control de los resultados: resulta más sencillo medir los resultados, tanto para el talento como para su líder. La competitividad de la empresa puede aumentar considerablemente gracias al trabajo por objetivos, puesto que se podrá analizar de forma efectiva la eficiencia de las tareas realizadas.

4. Potencia el desarrollo de talento: al realizar un seguimiento por objetivos de los procesos de trabajo, es más sencillo identificar a los empleados con mejores resultados. Si son varias las personas que ocupan el mismo puesto con unas tareas parejas o similares, analizar los resultados en cuanto a calidad y productividad, ofrece una inmejorable oportunidad de descubrir qué empleados son los más eficientes.

5. Diferencia clara de roles: en ocasiones, el talento no es plenamente consciente de su función dentro de la empresa, ni de lo importante que resulta su trabajo para los objetivos globales de la compañía. En este sentido, el empleo orientado a resultados contribuye a establecer una diferenciación clara en las funciones de cada persona, delimitando las responsabilidades y mostrando de forma transparente su contribución al éxito de la empresa. De esta forma, el empleado sabrá qué es lo que se espera de él y se fomentará la sensación de orgullo en el profesional, al conocer exactamente cómo ha contribuido al buen desempeño general de la organización.

 

En resumen, esta metodología de empleo puede permitir a determinadas empresas conseguir mejoras en cuanto a organización y fomento de la efectividad y flexibilidad para sus profesionales. Su implantación será viable, o no, en función de los objetivos de la empresa, el sector del mercado al que pertenezca y el tipo de actividad.

 

Y tú, ¿qué otras ventajas le ves al trabajo por objetivos?