Tiempo de lectura: 4 minutos.

El mundo empresarial se encuentra actualmente en toda una encrucijada. El empleo y las relaciones laborales, tal y como los conocíamos, han cambiado radicalmente, influenciados por la transformación digital, la flexibilidad y las nuevas maneras de trabajar. Un escenario que se ha alterado de manera considerable por culpa de la irrupción de la pandemia. Pero, ¿son cambios pasajeros o están llamados a modificar para siempre el panorama de los Recursos Humanos? ¿Cuáles son las tendencias que marcarán los próximos años? 

Randstad, en colaboración con la CEOE, ha publicado su Estudio de Tendencias de RRHH, un informe que, en palabras de Jesús Echevarría, CEO de Randstad Iberia y Latinoamérica, nace “con el objetivo último de aportar nuestro granito de arena y ayudar a las empresas para contribuir a su rápida adaptación a la realidad de la era postcovid. Conocer las tendencias, transformaciones y retos que afronta el mercado de trabajo es prioritario para que nuestras empresas puedan anticiparse y seguir desarrollando su actividad con todas las garantías”.

Por un lado, este estudio señala que, a pesar del impacto sufrido por la pandemia, el 51% de las empresas confía en contratar nuevos profesionales en los próximos 12 meses. Estos nuevos trabajadores se incorporarían para compensar la rotación existente, apoyar el crecimiento del negocio o para contar con nuevas habilidades y competencias. 

A pesar de ello, son mayoría las empresas que se muestran pesimistas con respecto al futuro inmediato y prevén un cierto decrecimiento hasta el final del 2021 en la economía del país (64%), lo que conllevará la reducción del volumen de su negocio (31%).

Por otra parte, y de cara al futuro, ¿cuáles serán los grandes desafíos que tienen por delante las empresas en materia de recursos humanos? Según el informe de Randstad, su transformación y adaptación a la nueva normalidad. La seguridad de los empleados, la productividad y eficacia de los procesos, y la digitalización e innovación, con el fin de poder asegurar la de calidad son, actualmente, los factores más importantes para los empresarios a la hora de emprender esa adaptación.

En lo que se refiere a prioridades organizativas de cara al futuro, el teletrabajo vuelve a ser protagonista. Ha conseguido liderar el listado de las medidas de flexibilidad aplicadas y el porcentaje de las empresas que lo van a aplicar en los próximos tres años (el 51%) se ha duplicado respecto al periodo anterior a la crisis del COVID-19. Además, tiene una evaluación muy positiva: es valorado y apoyado por los empleados (67%), ofreciéndoles múltiples ventajas y contribuyendo a su satisfacción (73%). 

En cuanto a formación, la principal prioridad para el 40% de los empresarios es el desarrollo de competencias transversales en los empleados, tales como capacidad analítica, comunicación, atención al cliente, gestión de equipos, presentaciones, resolución de problemas, gestión de proyectos, etc. Por otra parte, la nueva forma de teletrabajar requiere un enfoque adicional en competencias digitales en una de cada cuatro empresas (27%).

En Randstad, pulsamos constantemente la situación del sector de los recursos humanos para poder adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes. Somos conscientes de que contar con el mejor talento, con las habilidades y competencias precisas, resulta fundamental para marcar la diferencia en la actual recuperación.

¿Necesitas más información?