Según datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional, cada año se matriculan en España más de un millón de personas en títulos universitarios de grado, de los que solo logran finalizar sus estudios unos 200.000 estudiantes. Según la Encuesta de Población Activa, la tasa de actividad de personas con estudios universitarios o de FP es un 20% superior a la de quienes carecen de ellos.

La cualificación promete una mayor empleabilidad, por lo que los jóvenes apuestan por la formación superior para trabajar de “lo suyo”, es decir, encontrar el empleo de sus sueños.

Tips para encontrar trabajo de “lo tuyo”

Si ya has terminado tus estudios, ha llegado el momento de ponerte en marcha para conseguir ese trabajo para el que has estado preparándote todo este tiempo. Además de elaborar un gran currículum y hacérselo llegar a todas las empresas y ofertas disponibles en el sector, se abren ante ti varias opciones que multiplicarán tus posibilidades:

  • Becas y prácticas: el aprendizaje perfecto lo lograrás poniendo en práctica tus conocimientos. Numerosas empresas de todos los sectores ofrecen programas formativos que incluso pueden desembocar en un contrato laboral. Es la forma más fluida de vivir la transición entre la etapa formativa y el acceso al mercado laboral.
  • Colaboraciones: los sectores más creativos y culturales son espacios dinámicos en los que la vocación siempre es bienvenida. Las colaboraciones desinteresadas pueden ser un excelente recurso para que comiences a adquirir una visibilidad en el ámbito, mientras desarrollas tus hard skills. Los medios de comunicación, por ejemplo, se prestan a colaboraciones como la participación en tertulias radiofónicas, la redacción de columnas temáticas o de opinión en medios digitales, etc.
  • Voluntariado: proyectos con un marcado carácter social o humanitario ofrecen grandes oportunidades de voluntariado aptas para todo tipo de perfiles. Seas titulado en ingeniería, periodismo, traducción, trabajo social, derecho, ciencias de la salud o cualquier otra rama, los programas son tan variados que todo el mundo puede encontrar su espacio. No solamente te resultará útil para enriquecer notablemente el currículum, sino que además te permitirá desarrollar grandes aptitudes profesionales mientras desarrollas una labor de la que poder sentirte orgulloso.
  • Talleres: la mejor forma de perfeccionar tu formación es empaparte de los conocimientos y experiencias de otras personas. Los talleres de networking son una opción idónea para adquirir nuevas ideas, focalizar nuevos objetivos, desarrollar tu creatividad y, sobre todo, crear una red de contactos afines a ti con los que compartas intereses y aspiraciones. El apoyo mutuo y la colaboración pueden ser claves para hacerte un hueco en tu sector. Los espacios de coworking y semilleros de empresas son entornos en los que suelen celebrarse con frecuencia este tipo de eventos.
  • Foros digitales del sector: el entorno digital es un espacio perfecto para desarrollarte profesionalmente. Los grupos, páginas o foros especializados en tu sector te permitirán ampliar tu red de contactos, compartir ofertas de empleo y establecer un espacio de conversación y debate de lo más enriquecedor.
  • Formación: mientras buscas trabajo, e incluso una vez que lo has conseguido, la mejor decisión que puedes tomar es seguir aprendiendo. Optar por especializarte o adquirir nuevos conocimientos supondrá un salto cualitativo notable en tu currículum, mejorará tu empleabilidad y te hará crecer profesionalmente.

 

Compatibilizar la búsqueda con otro empleo

La búsqueda del trabajo de tus sueños es una carrera de fondo con una duración incierta, diferente para cada persona. Por ello, hay quienes optan por mantenerse activos laboralmente mientras tanto. Dos de los sectores que mejor acogen a los recién titulados y a las personas que están cursando sus estudios son la hostelería y el comercio. Suelen ofrecer jornadas reducidas y de fines de semana y verano, momentos en los que experimentan grandes picos de actividad, lo que los convierte en una opción idónea para compaginar con otras actividades.

  • Hostelería: según el estudio de Randstad Research El futuro laboral de la Hostelería, este es uno de los sectores más importantes de la economía nacional. De hecho, presenta datos sumamente positivos. El hostelero es un sector que da empleo casi al 10% de la población ocupada en España. Más de la mitad de las empresas hosteleras han aumentado su plantilla en los últimos 12 meses y continúan creciendo.
  • Comercio: el sector retail experimentó durante 2018 un crecimiento en más de 70.000 personas, casi un 4% más respecto al año anterior, según datos de Randstad Research. En concreto, las tiendas de ropa de grandes marcas se convierten en un gran nicho de empleo para personas jóvenes, dinámicas y con un cierto gusto por la moda, ya que ese perfil se corresponde con el propio target de este tipo de establecimientos. La alta contratación en periodo de rebajas pone de relieve la gran actividad laboral que genera.
  • Otros empleos a los que se puede acceder sin contar con experiencia previa son el de teleoperador, promotor, mozo de almacén o asesor comercial, en los que existe una amplia demanda.

Pero no tienes por qué concebir el acceso al mercado laboral en otros sectores solamente como una fuente de ingresos, un complemento al margen de esa carrera hacia un trabajo de “lo tuyo”. Cada experiencia es una valiosa oportunidad y ambos caminos deben retroalimentarse.

Ventajas de vivir otras experiencias laborales

Todos los trabajos permiten desarrollar diversas aptitudes y soft skills que pueden extrapolarse a otros sectores, por lo que toda actividad laboral resulta útil para crecer personal y profesionalmente. Aprovecha cada oportunidad que se presente en tu camino y descubre todas sus ventajas:

  • Polivalencia: todas las experiencias laborales te aportarán una gran madurez personal y profesional, además de desarrollar habilidades muy diversas que te capacitarán para desempeñar funciones de lo más variadas. El Job Hopping ha perdido la connotación negativa que tenía en contextos sociales pretéritos porque las empresas cada vez valoran más los perfiles polivalentes.
  • Mejora de soft skills: trabajos como el de dependiente, promotor, teleoperador o asesor comercial confieren habilidades comerciales, una cualidad cada vez más demandada por parte de las empresas. Otros, como el de camarero o cocinero o el sector logístico, incentivan una gran capacidad para trabajar bajo presión y de actuar y resolver situaciones imprevistas. En todos ellos aprenderás a conjugar el trabajo autónomo y en equipo para convertirte en el profesional más completo.
  • Posibilidad de promoción interna: la perfecta convergencia entre la formación y la experiencia en un sector diferente llega de la mano de la promoción interna. Las grandes empresas suelen contar con un núcleo de servicios centrales nutrido por perfiles cualificados de toda índole (administración, marketing, comunicación, IT, derecho, ciencias de la salud…) y muchas prefieren cubrir esos puestos con profesionales ya familiarizados con la empresa y su funcionamiento, que la conozcan y se sientan comprometidos con sus valores.

Conseguir ese trabajo que quieres puede parecer una misión compleja en un entorno social cada vez más preparado y competitivo, pero con esfuerzo y ganas, nada es imposible. Existen múltiples caminos para lograrlo, y, aunque no siempre son directos, llegarás al éxito si logras extraer el valor de cada oportunidad y cada experiencia. Conserva siempre la ambición de crecer personal y profesionalmente, sin perder de vista nunca tu objetivo primordial: cumplir tus sueños y alcanzar tus objetivos.

En Randstad, ¡te ayudamos a conseguirlo!