claves para encontrar trabajo en verano 2018

Durante los meses de verano, el crecimiento del empleo suele ser una tónica habitual en España, y más concretamente en las zonas costeras y las grandes ciudades. El sector turístico y de servicios se ha convertido en importantes motores para la creación de trabajo gracias al sustancial aumento de clientes, especialmente durante los últimos años.

Según las previsiones de Randstad, en 2018 se generarán 619.110 contratos en los sectores de comercio, hostelería, transporte y entretenimiento durante la temporada estival, lo que representa un incremento del 12% respecto al año anterior y casi el doble del dato de 2010.

 

Perfiles y habilidades más buscadas
Aunque todos sabemos que el turismo es uno de los sectores que más trabajo ofrece durante el verano, la realidad es que existen otros sectores que son grandes generadores de empleo en temporada alta.

No obstante, los trabajos con mayor demanda son de cara al público. Por ello, las empresas requieren personas cuyas habilidades estén orientadas a dar un servicio satisfactorio al usuario, así como a saber trabajar en equipo con compromiso e implicación.

Estos son algunos de los perfiles profesionales más demandados durante estos meses:

  • Monitores de tiempo libre. Los campamentos de verano y los servicios de ocio que ofrecen los hoteles demandan profesionales con un perfil orientado a la gestión de actividades de entretenimiento. Las personas dinámicas, con empatía e imaginación son ideales para este tipo de empleos.
  • Personal de hostelería. En verano, las zonas costeras aumentan su ocupación notablemente a causa del turismo vacacional. Este crecimiento se ve reflejado en la afluencia de personas en hoteles, bares, cafeterías o chiringuitos. Para poder ofrecer un buen servicio a todos los clientes, es necesario reforzar la plantilla con profesionales de hostelería, a ser posible con experiencia y habilidades comunicativas, así como conocimientos de otros idiomas. Para ello, se necesitarán perfiles como camareros, camareras de piso, cocineros o personal de recepción.
  • Teleoperadores. Aunque existe gran oferta durante todo el año, durante los meses de verano las cadenas hoteleras, agencias de viajes, aerolíneas y empresas turísticas buscan reforzar su plantilla con la incorporación de nuevos profesionales.
  • Guías turísticos. Los destinos con un atractivo patrimonio histórico reciben la visita de turistas que buscan unas vacaciones diferentes al clásico turismo de sol y playa. Por ello, aumenta la demanda de graduados en turismo, que dispongan de don de gentes y conocimiento de idiomas.
  • Dependientes y promotores. En verano, hay dos grandes factores que afectan positivamente a los establecimientos comerciales: la afluencia de clientes extranjeros y las rebajas. Estos dos factores obligan a los establecimientos a reforzar sus plantillas con personal adicional. Para ello se buscan personas resolutivas y proactivas.

En definitiva, los perfiles más buscados durante el verano son aquellos con habilidades sociales para interaccionar con el cliente. Estos perfiles se caracterizan por la polivalencia, dominar las habilidades sociales y poder comunicarse en otros idiomas.

 

¿Y si te llaman para una entrevista?
Lo primero que debes plantearte es el sector para el que te gustaría postular. Es importante que tengas esto en mente cuando prepares tu currículum para asegurarte de tenerlo actualizado y completo. Incluye la información que pueda ser más relevante para ese tipo de trabajo concreto. Un currículum tiene que ser directo y conciso y tendrás que destacar algunas cosas por encima de otras.

A la hora de hacer frente a la entrevista, es recomendable tener un discurso claro y organizado que ayude a transmitir el mensaje correctamente y demostrar las competencias profesionales. Lo más difícil en una entrevista de trabajo es conseguir una comunicación efectiva, y para ello la clave está en ser consciente del uso diario que hacemos de ella y medir nuestros resultados.

Además, tener control sobre la comunicación verbal y no verbal para que ambas tengan consonancia dará mayor credibilidad al discurso.

La entrevista de trabajo se debe afrontar como un proceso de self-branding para demostrar que tu marca personal aporta un valor añadido a la empresa y deberían contratarte. Es recomendable establecer un análisis previo sobre las fortalezas y debilidades de cada uno, para poder afrontar con éxito cualquier pregunta relacionada con estos aspectos.


Los beneficios del trabajo de verano
Además de la motivación económica, trabajar en la temporada de verano conlleva una serie de mejoras personales que resultarán muy positivas para tu carrera profesional. Si acumulas varios meses sin trabajar, volver a estar en activo te ayudará a restablecer tu autoestima y a sentirte más asertivo. Por otro lado, fomentarás las relaciones sociales, ya que esto te permitirá ampliar tu red de contactos profesionales.

Durante los meses de la campaña de verano, pueden surgir imprevistos que obliguen a modificar la plantilla de la empresa. Por esta razón, y si tu deseo es continuar desarrollándote, tanto en la misma compañía como en otra, estas situaciones pueden favorecerte:

  • Las necesidades de la empresa pueden variar: durante tu estancia en un puesto de trabajo temporal, la empresa para la que trabajas puede experimentar un crecimiento inesperado, sufrir una baja o, por qué no, estar muy satisfecha con tu trabajo. Estas razones, entre otras, pueden motivar que te ofrezcan cubrir el puesto de forma indefinida o continuar durante más tiempo pasado el periodo de verano. Hay que tener en cuenta que dos de cada cinco contratos indefinidos provienen de uno temporal.
  • Disponer de experiencia previa, es un plus: principalmente, este hecho te ayuda a mantener una continuidad en el flujo de trabajo y reflejarlo en el currículum te beneficiará a la hora de encontrar un nuevo empleo. Por otro lado, el trabajo en temporada alta suele ser más intenso y esto puede ayudar a diferenciarte, ya que entre las habilidades mejor valoradas se encuentran saber trabajar bajo presión, gestionar positivamente las necesidades de un puesto o tener disponibilidad horaria.

 

¿Quieres continuar en el trabajo? ¡Descubre cómo rendir al máximo en verano!
Si tu intención es conservar el empleo de verano, debes saber que algunos factores pueden contribuir definitivamente a que lo mantengas. En este sentido, ser una persona capaz de ver más allá de sus tareas y adaptarse a las circunstancias concretas con rapidez son habilidades que te harán destacar por encima de otros candidatos.

Además, esto te permite desarrollar empatía con tus compañeros y clientes; un aspecto clave para mantener un buen clima de trabajo. Mantener una actitud positiva y proactiva a la hora de afrontar retos y contratiempos contribuirá a mantener esta situación ideal de fraternidad con tu equipo, que también será percibido por los clientes.

Por último, un aspecto que demuestra gran compromiso con tu trabajo es la formación continua. Gracias a ella, estarás al tanto de las últimas novedades relacionadas con el sector y conseguirás mayor eficiencia. Aquí entra en juego también el aprendizaje de idiomas, muy demandados para este tipo de empleos.

En definitiva, trabajar en verano supone una oportunidad ideal para iniciar tu carrera profesional, retomarla o simplemente aumentar tu experiencia. Y, este año, además, serán muchas las oportunidades según las fantásticas previsiones en creación de empleo.

Y tú, ¿buscas empleo para este verano? En Randstad disponemos de más de 3.000 ofertas de empleo cada día, ¡regístrate, descubre las vacantes disponibles y consigue el empleo que buscas!

Y tú, ¿buscas trabajo para este verano?