Esta realidad hace que el absentismo se haya convertido en una de las principales preocupaciones para las empresas. No solo porque merma su productividad, sino también por el coste que esto supone.

El absentismo laboral no es otra cosa que la ausencia de un trabajador en su puesto de trabajo. Lo que, en otras palabras, supone la no realización o reasignación de sus tareas.

Además, estas ausencias pueden suponer graves consecuencias para los empleados, quienes se exponen a una sanción -en algunos casos incluso graves- cuando estas ocurren en reiteradas ocasiones sin ningún tipo de justificación.

 

Tipos de absentismo

No todas las ausencias en el puesto de trabajo son iguales, dependiendo de la naturaleza y causas de cada una, pueden clasificarse de diferente manera. En este sentido, es posible distinguir entre tres tipos:

  • Justificado: en él se agrupan las faltas al trabajo por motivos justificados. En estas situaciones, el empleado debe avisar a la empresa de su ausencia y explicar la causa de la misma. Ejemplos de absentismo justificado pueden ser: situaciones de incapacidad temporal (IT) por enfermedad, permisos por maternidad o paternidad, defunción de un familiar, etc.
  • Injustificado: en esta ocasión, el trabajador no dispone de un motivo justificado para ausentarse de su puesto de trabajo. Esto constituye un incumplimiento de las obligaciones del empleado, que puede ser motivo de despido procedente. Este tipo de ausencia es la más perjudicial para la empresa. Al ser imprevisible, la organización del trabajo queda totalmente alterada.
  • Presencial o presentismo laboral: este caso se diferencia de los dos anteriores en que el trabajador sí que acude a su puesto. Sin embargo, no cumple con sus tareas al invertir su tiempo en otras ajenas a su trabajo. Navegar por internet con fines no profesionales o hacer recados personales son dos de las situaciones más habituales de este tipo de absentismo. Esto puede deberse en muchos casos a una falta de motivación o de identificación con los valores de la empresa.

 

Principales causas

El absentismo laboral puede surgir a partir de diversas circunstancias. Estas pueden tener orígenes y naturalezas diferentes en función de la situación de cada empleado, condicionada por factores internos y externos. Estas causas se pueden clasificar en tres categorías:

  • Salud: es el motivo más habitual de absentismo justificado e injustificado. En este grupo están todos los problemas físicos o psíquicos que pueda sufrir el trabajador: enfermedades comunes, otras enfermedades, lesiones, depresiones, etc.
  • Laborales: son las que vienen derivadas de situaciones negativas en el trabajo. Varios ejemplos son: insatisfacción, condiciones inadecuadas en el trabajo, mala relación con líderes o compañeros, estrés…
  • Personales: son en las que más influye la vida personal del trabajador. Aquí se englobarían problemas de salud de personas cercanas (familiares o amigos) u otro tipo de conflictos, entre otras causas.

 

Consecuencias para el trabajador y la empresa

Los efectos del absentismo laboral son notorios y afectan a una cantidad importante de agentes: otros empleados, jefes o, incluso, a la Seguridad Social. Aunque los dos principales afectados son el trabajador y la empresa, que se ven afectados de la siguiente manera:

  • El trabajador: corre el riesgo de ser sancionado con reducciones de sueldo incluso ser objeto de despido disciplinario u objetivo. Además, si sus ausencias son continuadas, puede perder el foco de sus tareas y el estado de las mismas. Otro factor a tener en cuenta es el conflicto que puede surgir con algunos compañeros.
  • La empresa: ve reducida su productividad y, a causa de ello, es menos competitiva. Además, la organización tendrá que tomar medidas para cubrir esa ausencia, lo que puede ocasionar conflictos entre la plantilla. También puede ser necesaria la contratación de otro empleado, lo que supone un aumento de los costes previstos.

 

El absentismo en España

Según un informe de Randstad Research, la tasa de absentismo en nuestro país (Q3 de 2018) se situaba en un 4,5%. Esto supone un ligero incremento (0,15%) respecto al mismo periodo del año anterior. Sin embargo, el absentismo no justificado descendió ligeramente (-0,10%), situándose en un 1,2% de media. Si se profundiza más, se pueden observar diferencias de valores clasificando la información por regiones o por sectores.

Absentismo por Comunidades Autónomas

Los datos del citado informe revelan una destacable diferencia en cuanto a absentismo entre las regiones del norte y del sur de España. La mayoría de las comunidades de la mitad norte peninsular están por encima de la media. Solamente La Rioja y Cataluña no superan el 4,5% de absentismo. Las tres con el valor más alto son País Vasco, Castilla y León y Asturias.

Por otro lado, en las comunidades del sur, salvo Canarias, están por debajo del índice medio nacional. Los tres mejores datos de absentismo los tienen Baleares, Madrid y La Rioja. Por último, si se atiende a la evolución regional, Navarra es claramente la Comunidad Autónoma donde más ha crecido el absentismo, con un 0,82% de incremento respecto al mismo periodo de 2017. En el extremo opuesto se sitúa Extremadura, que ha reducido su tasa un 0,26%.

Absentismo por sectores

Según este informe, el sector que tiene el nivel más alto de absentismo en España es el industrial, con un 4,8%. A este le sigue el sector servicios, que tiene la misma tasa que la media nacional (4,5%). Por último, la construcción es la parcela donde el nivel de ausencias es más bajo, con un 3,3%.

Profundizando más, se encuentran grandes diferencias entre los sectores más concretos. Los tres con mayor tasa de absentismo son: actividades de juegos de azar y apuestas (7,4%), asistencia en establecimientos residenciales (7,1%) y Fabricación de vehículos de motor (7%). Las áreas con los datos más bajos son: actividades relacionadas con el empleo (2,4%), venta y reparación de vehículos de motor (2,6%) y actividades de alquiler (2,6%).

 

Medidas para reducir el absentismo

Con el propósito de reducir el absentismo en las empresas, existen algunas medidas para mejorar la situación de los empleados, como los programas de wellness empresarial. Estos programas fomentan la felicidad y el bienestar de los empleados, lo que les permitirá estar mejor preparados para afrontar el día a día en el trabajo. Pero, ¿qué otras soluciones existen?

  • Reducir la carga de trabajo: la acumulación de tareas es la causa principal del estrés laboral. Una buena solución es adaptar las tareas al ritmo y capacidades de cada persona.
  • Horarios flexibles: el engagement de los empleados será mejor si los horarios de trabajo permiten la conciliación familiar. Otra solución interesante es la opción del teletrabajo, uno de los benefits mejor valorados por los trabajadores españoles. Además, si el trabajador se siente escuchado y sus propuestas se tienen en cuenta, se sentirá mucho más cómodo e integrado con la cultura corporativa.
  • Fomento de hábitos saludables: un trabajador con una vida saludable está menos expuesto a bajas por enfermedad. Por ello, contar con una cultura corporativa que promueva buenos hábitos puede ser muy interesante en este sentido. Algunos ejemplos son fomentar la práctica de ejercicio o mantener una alimentación sana y equilibrada.
  • Humanizar las relaciones laborales: mejorar las relaciones entre los miembros de los equipos es más sencillo de lo que parece. Las actividades enfocadas al team building contribuyen a la mejora del clima laboral.
  • Aumentar la participación de los trabajadores: mantener un feedback fluido con el empleado favorece que este se sienta más involucrado y orgulloso de pertenecer a la organización.
  • Incentivos: ofrecer recompensas por el trabajo bien hecho hará que el empleado esté más motivado. Estas pueden ser: horas libres, reconocimientos u otros tipos de beneficios sociales.
  • Programas de formación: según el Informe Randstad Employer Brand Research 2018, el 25% de los trabajadores considera importante los planes de formación a la hora de elegir una empresa para trabajar.

Combatir el absentismo ha de ser una prioridad para las empresas y por ello es importante aplicar las medidas adecuadas. Para ello, es necesario establecer las estrategias adecuadas, medir los resultados y hacer seguimiento de los planes ejecutados. El éxito del talento y de las organizaciones avanzar en paralelo y, para ello, ambos deben estar en sintonía y eliminar cualquier tipo de obstáculo.

Consulta el informe completo de absentismo en Randstad Research.