sector agroindustria enfrenta el final del año

Tiempo de lectura: 4 minutos.

Las cifras señalan que la agricultura sigue siendo de los sectores más dinámicos y uno de los principales empleadores de nuestra economía. Pero, ¿en qué estado de forma llega al final de la temporada? ¿Va a disponer de suficiente mano de obra para afrontar las últimas cosechas del año?

El sector agro ha jugado un papel fundamental durante la crisis. Su actividad no pudo detenerse y durante muchos meses, fue la única actividad en arrojar datos positivos en cuanto a negocio y empleo. Pero ahora, la agricultura vuelve a su rutina, marcada por la estacionalidad y la disponibilidad de demanda de productos y oferta de profesionales.

La última oleada de la EPA, correspondiente al tercer trimestre, no arroja datos demasiado halagüeños. Durante este periodo, el sector de la agricultura registró 194.400 parados, lo que supone el 5,6% del desempleo en España y alcanza los 3,4 millones. Por su parte, el volumen de ocupados en la agricultura registró 761.500 trabajadores, un 6,1% menos que en el trimestre anterior, aunque un 4,1% más con respecto al año 2020.

Los datos de paro mensuales tampoco pintan un buen escenario. Durante octubre, aumentó en 7.577 personas, un 5,7% más, lo que asciende hasta cerca de 156.200 los profesionales de la agricultura que se encuentran en las listas del paro.

Sin embargo, estos datos no deberían ser motivo de alarma, ya que las cifras de contratación en este sector dependen de una serie de condicionantes, como la cosecha de los diferentes cultivos, que suele ser puntual y estacional.

De hecho, ya se está produciendo una considerable demanda de mano de obra para cultivos que se han de recolectar en estos meses, como es el caso de la fresa. La campaña de esta fruta está teniendo auténticos problemas para lograr mano de obra en localizaciones como Huelva, donde los productores lanzaron una oferta a través del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para 10.000 puestos de trabajo y solo lograron 800 inscritos.

En esta tesitura, muchos empresarios barajan captar talento fuera de nuestras fronteras, lo que suponer un desembolso considerable para las arcas de las empresas. Desde Randstad recomendamos conocer qué es lo que demandan los trabajadores del sector a la hora de buscar un empleo. Más allá del salario, los candidatos suelen verse atraídos por aspectos como la flexibilidad de horarios, las posibilidades de conciliación o la seguridad en su puesto de trabajo.

Sea como fuere, el talento resulta fundamental en una situación en la que el sector se encuentra en una encrucijada vital para su futuro. El campo español se ha convertido es sinónimo de calidad hasta el punto de generar una marca distintiva. Supone el 10% del PIB nacional y genera 2,8 millones de contratos. Durante este año, las exportaciones crecieron un 8,1%, un dato discreto en comparación con el incremento del 66,7% que ha experimentado el sector en la última década.

Además, el sector tiene que abordar una transformación digital pendiente, basada en las oportunidades que ofrecen la innovación tecnológica y los nuevos hábitos de consumo de la sociedad.

Por otro ello, en Randstad somos conscientes de la importancia de contar con el mejor talento, que cuente con las habilidades y competencias necesarias que marquen realmente la diferencia. Algo fundamental en cualquier actividad económica, pero en especial en la agricultura, dada la volatilidad del sector.

Si necesitas encontrar talento, no dudes en contactar con nosotros.