Tiempo de lectura: 5 minutos.

El sector portuario es en estos momentos una de las actividades económicas más dinámicas de nuestro país. Y lo es, principalmente, por el incremento de las actividades logísticas, que recibieron por parte del comercio electrónico un estímulo fundamental. Esta tendencia de consumo no se va a aminorar, todo lo contrario, tenderá a consolidarse y continuar creciendo al menos en los próximos meses.

Al menos en esta dirección apuntan las cifras del sector. Según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, durante el 2020, el tráfico portuario en España registró una cifra de 515 millones de toneladas, un 8,65% menos que el año anterior, una caída menos pronunciada de lo esperado. 

Además, los datos acumulados del pasado mes de junio muestran una tendencia muy positiva: 264 millones de toneladas, lo que supone un incremento interanual del 4,5% y unas previsiones de 535 millones de cara al final del año.

Datos aún más alentadores si se tiene en cuenta las inversiones que el ministerio tiene comprometidas en mejorar la movilidad y hacerla más sostenible y eficiente, en concreto, 13.000 millones de euros. De hecho, Puertos del Estado contará con 457 millones de euros para llevar a cabo proyectos de descabornización y sostenibilidad, relacionados especialmente con la implantación de nuestros combustibles.

Pero la innovación no termina en el ámbito de la sostenibilidad. Las nuevas tecnologías tienen aplicaciones muy interesantes en el sector portuario y las empresas que sepan aprovecharlas dispondrán de ventajas verdaderamente diferenciales.

Herramientas como el blockchain, que permite a las empresas del sector ser más ágiles en la gestión de determinados documentos a la vez que ofrecen una mayor transparencia en toda la cadena de suministro. Otras funcionalidades de gran utilidad son las relacionadas con la gestión de los datos. Tecnologías como el big data, el machine learning o la Inteligencia Artificial permiten no solo trabajar de manera dinámica con grandes cantidades de información, sino también generar predicciones y anticiparse a diferentes situaciones.

La importancia del talento

Pero todo ello sería impensable sin el talento necesario. Las empresas del sector portuario cada vez demandan más profesionales, muchos de ellos con determinadas habilidades y competencias relacionadas con estos proyectos sostenibles y tecnológicos. Tanto es así, que no escasean los empleadores a los que les cuesta encontrar y fidelizar a los profesionales que tanto necesitan.

El último informe de Randstad sobre Employer Branding señala que, más allá del salario, los profesionales se sienten atraídos a la hora de buscar trabajo por aspectos como la flexibilidad, la posibilidad de conciliación, el ambiente laboral o las oportunidades de crecimiento. Por eso es tan recomendable que las empresas no pierdan de vista lo que buscan los profesionales en un sector tan competitivo.

Randstad cuenta con consultores especializados en el sector portuario y que no pierden de vista las tendencias e innovaciones de un mercado en constante evolución. Disponen de una amplia base de datos con los perfiles que necesitan las empresas del sector para marcar la diferencia en la presente situación.

¿Necesitas ayuda?