atraer el talento millennial | sector financiero | 880
El sector financiero, con la reputación muy dañada tras la crisis de 2007, tiene dificultades para atraer a los profesionales más jóvenes, que buscan empresas cuyos valores estén alineados con los propios.

Los estudios aseguran que los Millennials (nacidos entre 1980 y 2000) piensan diferente, trabajan de forma diferente, se motivan con cuestiones diferentes, compran de manera diferente… En general, son sustancialmente diferentes a las generaciones anteriores.
También en el hecho de que para estas el sector financiero era tradicionalmente un buen lugar para trabajar, mientras que para los jóvenes, los bancos no son dignos de confianza, ni en calidad de consumidores ni de trabajadores. PwC, en su informe Millennials at work – Reshaping the workplace in financial services, asegura que el 21% de los jóvenes no quiere trabajar en el sector financiero, lo cual representa un problema de calado para una industria que tiene ya dificultades para encontrar talento.
¿Qué quieren los trabajadores jóvenes?
El informe de Gallup How Millennials Want to Work and Live hace una radiografía de una generación amplia y heterogénea, pero que comparte cuatro características comunes: no quiere ataduras, está hiperconectada, no quiere restricciones y es idealista.
  • Sin ataduras: solo el 29% de los millennials se siente comprometido en su trabajo. En general, los jóvenes no se “casan” con marcas, partidos políticos, grupos religiosos… Solo el 25% son consumidores leales a una marca. En política, el 44% dice ser independiente, frente al 37% de los miembros de la Generación X, el 32% de los baby boomers y el 26% de los mayores.
  • Hiperconectados: internet y los dispositivos móviles permiten estar conectados de manera constante e inmediata. El 71% de los millennials asegura que internet es su principal fuente de información, esto ha transformado radicalmente la forma en la que interactúan, consumen contenidos, compran, disfrutan del ocio… y trambién la forma de trabajar.
  • Sin restricciones: los millennials quieren cambiar el mundo, incluido el mundo laboral. No aceptan las jerarquías ni las formas consolidadas de hacer las cosas solo porque “siempre se han hecho así”. Quieren cambiar las políticas laborales e integrar su vida personal y la laboral. Las relaciones con los managers también se conciben de manera diferente, los jóvenes esperan que sus jefes los traten y se preocupen de ellos como personas, lo que les motiva y les compromete con la empresa. El 62% de los que creen que se puede hablar con sus jefes de asuntos no relacionados directamente con el trabajo planea seguir con su empresa por lo menos en el horizonte de un año.
  • Idealistas: la Generación del Milenio quiere más que las demás que su trabajo tenga un sentido y sea trascendente. El 71% que asegura saber hacia dónde va su organización y qué la diferencia de la competencia querría seguir en ella en el futuro cercano. Además, los trabajadores millennials quieren poder crecer y desarrollarse en su trabajo, el 87% dice que es un factor de gran importancia.
 
Cómo atraerlos y retenerlos
Las características únicas de los trabajadores de la Generación del Milenio obligan a las empresas a repensar su oferta como empleador para resultar atractivas. Entre las prioridades que ayudarán a los empleadores del sector financiero a incorporar al talento joven están:
  • Oportunidades de progesión de carrera: si para los jóvenes la oportunidad de crecer profesionalmente es una demanda generalizada, para aquellos que consideran a empresas financieras como potencial empleador lo es aún más, indica el estudio de PwC.
  • Formación y experiencia internacional: en relación con la oportunidad de progresión de carrera, los empleados jóvenes piden formarse y desarrollarse de manera continua. La formación incluye para estos trabajadores la posibilidad de tener una experiencia internacional que les desarrolle profesional y personalmente.
  • Flexibilidad: los jóvenes piden mucho más que conciliación personal y profesional, piden integrar todas las facetas de su vida para que puedan convivir de la mejor manera posible. Vida personal y profesional no son compartimentos estancos. De ahí que la flexibilidad a todos los niveles (horarios, lugares de trabajo, etc.) es una premisa ineludible para atraer a los trabajadores del Milenio. El teletrabajo es una opción al alza.
  • Valores y diversidad: los millennials pretenden que su trabajo sea trascendente y que ayude a cambiar el mundo y lo mismo esperan de sus empresas, por lo tanto, necesitan que los valores de estas estén alineados con los propios. El 76%, es decir, casi ocho de cada diez, millennials que trabajan en el sector Seguros asegura que abandonaría una empresa cuyo comportamiento no esté a la altura de sus valores personales, según el informe “Millennials at work”. Uno de estos valores es el respeto a la diversidad de todo tipo.
  • Feedback y reconocimiento: el 29% de los jóvenes que ya trabajan en banca está poco satisfecho con el reconocimiento que reciben a su trabajo. La comunicación abierta desde el inicio de la relación laboral para establecer hacia dónde va la compañía y lo que se espera de cada trabajador, así como el feedback frecuente que le oriente en su desempeño y le alinee con los objetivos corporativos resulta crucal para los millennials. Esta necesidad de feedback frecuente incluye la implantación de una cultura del reconocimiento que refuerce los comportamientos de estos trabajadores.
La Generación del Milenio se está incorporando masivamente al mercado laboral. Los integrantes más mayores están alcanzando ya posiciones de liderazgo y, en el futuro cercano, serán una mayoría en las empresas.
Conocerlos y establecer políticas de empresa que ayuden a atraerlos y retenerlos es necesario en todas las organizaciones de todos los sectores. Más aún en un sector con la reputación dañada tras la crisis económica como es el financiero, donde se está detectando ya cierta dificultad para cubrir vacantes.