desenvolverse en mundo VUCA | 880

La crisis económica de 2008 alteró el escenario económico, transformando las formas de actuar y trabajar. Para dar nombre a esta nueva realidad, se recurrió al término VUCA, cuyas siglas en inglés corresponden a Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity.

Este concepto ya había sido usado previamente al finalizar la Guerra Fría y tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 para dar cuenta de una percepción distinta del mundo. En su aplicación al ámbito empresarial, hace referencia a los desafíos que tienen que afrontar las organizaciones en la actualidad.

Vivimos en un mundo cada vez más cambiante, en el que los acontecimientos se suceden a una velocidad abrumadora y es difícil saber cómo será el futuro. Los cambios influyen a empresas de todo tipo, tanto a pymes como a grandes compañías y afectan al día a día de las personas. Un ejemplo de ello es que, según el informe de Randstad Workmonitor del Q2 de 2017, el 77 % de los profesionales cree que el trabajo para toda la vida ya no existe.

En pleno proceso de digitalización, el término VUCA comienza a ganar peso representando cuatro desafíos importantes que requieren diferentes tipos distintos de respuesta. Pero, ¿es posible prepararse para vivir en un mundo VUCA?
El entorno VUCA, una oportunidad de crecimiento
Según Frank Knight, economista estadounidense, la incertidumbre es parte necesaria de la actividad empresarial, ya que ayuda a generar beneficios. En un entorno VUCA, la competencia aumenta y existen más posibilidades de diferenciarse, siempre que se actúe con rapidez a la hora de identificar las oportunidades que ofrecen los cambios. Knight sostiene que los beneficios de una compañía dependen de una toma de decisiones rápida que permita anticipar los riesgos y de la eficiencia a la hora de gestionarlos.
Por tanto, el entorno VUCA necesita de líderes y talento adaptables, capaces de hacer frente las condiciones inconsistentes del mercado. Es más, un profesional tiene que poder convertir la incertidumbre en algo ventajoso para su negocio. Los equipos deben dar con una solución que convierta lo desconocido en un modo de diferenciarse y, al mismo tiempo, alcanzar soluciones atractivas para inversores y clientes. No se trata de una gestión de riesgos, sino de anticiparlos y sacar el máximo beneficio de ellos, lo que se conoce como la ventaja de la incertidumbre.

 

Contrarrestando al entorno VUCA
Los equipos que desarrollan su actividad en entornos marcados por la volatilidad e incertidumbre tienen que demostrar que tienen todo lo necesario para contrarrestar sus efectos negativos.
Para enfrentarse a la volatilidad (volatility), hace falta demostrar una visión clara de la organización, especialmente de sus objetivos y valores. De este modo, se evitará perder la identidad de la empresa y podrá ser comunicada claramente a clientes e inversores. Esto ayudará a marcar una diferenciación con otras empresas.

Ante la incertidumbre (uncertainty), el entendimiento. Conocer en profundidad las estrategias que la empresa es capaz de llevar a cabo posibilita una respuesta más rápida ante los cambios. Además, si se combina con una comprensión del funcionamiento y estado del mercado, se podrá estar preparado y potenciar las fortalezas de la compañía.

Frente a situaciones complejas (complexity), demostrar coraje. El liderazgo en un entorno VUCA tiene que demostrar valentía a la hora de afrontar los desafíos. Solo tomando decisiones que entrañen peligros se podrá utilizar la ventaja de la incertidumbre y desmarcarse de la competencia. Es una era para los intrépidos, no para los temerosos.

Y ante la ambigüedad (ambiguity), la adaptabilidad. En entornos tan cambiantes, la flexibilidad es clave para afrontarlos. Las compañías no pueden depender de planes a largo plazo, pues estos pueden quedar obsoletos para cuando haya que ponerlos en marcha. En su lugar, se debe apostar por tácticas flexibles, que posibiliten la adaptación rápida sin alterar los objetivos propuestos. El liderazgo necesita demostrar que es capaz de desarrollar y poner en práctica múltiples planes de contingencia.

 

Centros de innovación para desenvolverse en un mundo VUCA
Muchas son ya las empresas que cuentan con centros de innovación para poder adaptarse cuanto antes a la transformación que estamos viviendo y generar nuevas oportunidades de crecimiento. En estos espacios se encuentra el mejor y más brillante talento: ingenieros, científicos, analistas, expertos de datos…
Es el caso del Centro de Innovación BBVA, que pretende crear una red de conocimiento global en torno a diferentes proyectos. Actualmente, en España ha lanzado una iniciativa que versa sobre el Big Data en las entidades financieras, gracias al cual podrán crear nuevos productos para brindar a sus clientes.
Tras el éxito de sus establecimientos en Dublín y Wroclaw, Ryanair desea abrir próximamente en Madrid un centro de innovación digital llamado Ryanair Labs. En él busca transformar la experiencia de viaje y generar facilidades a sus usuarios.

El equipo de innovación de Securitas Direct trabaja en lanzar nuevos servicios y en mejorar los productos que ya ofrece, como por ejemplo la monitorización de alarmas las 24 horas del día.
Por su parte, Randstad ha fundado el Randstad Sourceright, un centro de innovación que ofrece asesoramiento a nivel global utilizando la inteligencia artificial y el Big Data. Con más de 2.500 expertos, el objetivo es combinar los conocimientos del talento y los datos que ofrece la tecnología para ayudar a mejorar el funcionamiento de las organizaciones.

Aerolíneas, bancos, empresas de seguridad… Todo tipo de compañías necesitan innovar para poder seguir liderando en su sector. Y es que transformar las limitaciones en oportunidades es la mejor manera de anticiparse a los cambios que supone el mundo VUCA. ¡Sólo así se podrá responder a los nuevos mercados!

Y tú, ¿estás preparado para vivir en un mundo VUCA?