Diseño y mejora del employer branding

Tiempo de lectura: 8 minutos.

Desarrollar una estrategia de employer branding

Las compañías deben apostar por la mejora de su atractivo laboral si quieren encontrar a las personas adecuadas para su organización. Por este motivo, durante los últimos años, diseñar una buena estrategia de employer branding se ha convertido en un elemento imprescindible para las empresas, que encuentran así una fórmula para potenciar su marca y, al mismo tiempo, ofrecer condiciones que permitan la atracción y fidelización del talento.

Crear e implementar una estrategia de marca empleadora es clave en el entorno actual donde la escasez de talento es una de las principales dificultades con las que las empresas luchan a la hora de cubrir vacantes en sus compañías. Por lo que el desarrollo de una estrategia de employer branding es fundamental para poder aplicar las técnicas y acciones necesarias, no solo para la atracción de talento, sino también para la retención y fidelización del talento que ya forma parte de la compañía y que es un activo estratégico. En este punto es importante tener en cuenta que la propuesta de valor de employer branding ha de ser vivida por toda la plantilla, toda la empresa debe ser consciente de su impacto en el negocio, tanto para atraer talento como para mejorar los resultados e imagen de marca.

No basta con crear una marca, sino que es necesario que sea una propuesta de valor realmente competitiva. Diseñar una marca ya no es suficiente, la sociedad actual demanda su mantenimiento y optimización para los profesionales. Te contamos algunas de las técnicas y acciones que la empresa puede implementar para crear y mejorar como marca empleadora:

1. Gamificación

Generalmente cuando hablamos del juego lo asociamos a actividades lúdicas que se hacen durante el tiempo de ocio. Sin embargo, también se puede aplicar en otros contextos, como el profesional. Es una técnica que se conoce como gamificación y cada vez más empresas se animan a incorporarla con el fin de mejorar la satisfacción de sus empleados, la productividad y la reputación.

El objetivo es hacer más divertidas las tareas ordinarias, para que la propia experiencia del proceso sea mucho más satisfactoria y ágil. Esta técnica se emplea en diversos campos como: ventas, marketing, educación, sanidad, etc. Además, resulta muy interesante su aplicación en el ámbito laboral, ya que sirve como estímulo de cara a dinamizar procesos y hacerlos más eficientes.

La gamificación contribuye a la mejora del employer branding, pues cada vez más los candidatos valoran las condiciones de trabajo de las empresas a las que optan incorporarse. Ahí la gamificación puede ser decisiva, porque se trata de un valor añadido de cara a la experiencia del empleado y su crecimiento profesional. Además, si los equipos experimentan estos beneficios, es más probable que se conviertan en embajadores de marca y te ayuden a atraer talento.

Además, la gamificación se está extendiendo por las empresas, porque supone un elemento útil a nivel interno y un factor diferenciador de cara al exterior. Si se implementa correctamente, el juego se convierte en un estímulo para mejorar los procesos. Aplicar esta técnica ayuda a que los profesionales sean más productivos y aumente su satisfacción, lo que, al mismo tiempo, beneficiará el employer branding de la organización.

2. Social recruiting

Actualmente, el entorno digital domina todos los espacios de nuestras vidas, también en el aspecto laboral. Cada vez son más las compañías que hacen uso de las redes sociales como herramienta de Employer Branding. Estas permiten exponer cuáles son los rasgos que convierten a una empresa en un buen empleador e impulsan la atracción y selección de talento.

Las redes sociales juegan un papel fundamental a la hora de encontrar y fidelizar al talento. Se han convertido en una excelente carta de presentación y en la primera toma de contacto para los que quieren saber más sobre una empresa.

En la actualidad, las personas valoran las empresas en las que trabajar por factores que van mucho más allá del salario o el horario. Por ello, es fundamental mostrar y dar a conocer todas las acciones que ayuden al posicionamiento de la compañía dentro del mercado laboral  como marca empleadora y, ¿qué mejor escenario para hacerlo que el de las redes sociales?

3. E-learning

Contar con un auténtico plan formativo en la compañía es una estrategia que beneficia tanto a la empresa, que logra incrementar su employer branding e incluso puede ver solventados sus problemas de déficit de talento, como a los profesionales, que pueden desarrollar sus aptitudes y experimentar un crecimiento.

Prueba de esto es que, tal y como refleja el último informe de employer brand elaborado por Randstad , el desarrollo profesional dentro de la compañía es uno de los 5 factores más importantes para el candidato a la hora de elegir una empresa para trabajar.

Saber identificar el potencial del talento e impulsar su desarrollo es la mejor garantía para lograr los equipos más competentes, pero acompañarlo con una sólida estrategia de formación interna aporta muchas más ventajas para la empresa, especialmente si se trata de una formación online personalizable como es el elearning.

¿Por qué aporta muchas más ventajas para la empresa el elearning? Porque hacerlo a través de herramientas de formación online, elearning, supone ponérselo más fácil al talento, ofrecerle la libertad de autogestionar su tiempo y la dedicación a cada recurso, ya que cada persona cuenta con una disponibilidad y unos ritmos de aprendizaje diferentes.

4. Inclusión laboral

El talento no solo se siente atraído por una oferta laboral interesante, también tiene en cuenta que la empresa que hay detrás esgrima unos valores alineados con los suyos y que parezca el lugar idóneo en el que desarrollarse como profesional.

Las empresas tienen una innegable responsabilidad social que debe impregnar toda su estructura: ¿por qué no mejorar el employer branding de la organización con una cultura que abogue por la inclusión? Sin lugar a dudas, contar con una cultura que abogue por la inclusión resultará beneficioso tanto para la compañía como para la comunidad.

Algunos consejos para velar por la inclusión laboral en la empresa son:

  • Inclusión desde el primer momento del proceso de contratación dejando claro que en la compañía se desenvolverá en un ambiente agradable e inclusivo.
  • Examinar la normativa con la que cuenta la empresa. El reglamento de la empresa debe fomentar la dignidad y el respeto de sus trabajadores.
  • Crear un entorno diverso e inclusivo donde todas las personas que conforman la organización sean partícipes de ello. Lo diverso es enriquecedor, aportar diferentes visiones de culturas, edades y géneros distintos permite a una empresa ver el mundo que le rodea desde una perspectiva múltiple.

En Randstad trabajamos día a día por la inclusión, una apuesta por el talento que enriquece el entorno laboral y supone un aspecto clave para muchos trabajadores a la hora de buscar un empleo.

5. Propios empleados

Los empleados son los mejores embajadores y el mejor branding para atraer el talento. El bienestar y la satisfacción de los empleados de una compañía tienen una repercusión directa sobre la productividad y los resultados de la misma, pero también sobre la imagen que proyecta como marca. Lo que los profesionales transmiten de forma espontánea puede ser la mejor publicidad para la empresa.

Sin duda, cuando más efectiva y potente resulta la estrategia, es cuando nace de la propia voluntad de los empleados. Un empleado satisfecho, transmitirá entre sus círculos más cercanos el bienestar en su trabajo, su sentimiento de pertenencia y el valor de los productos o servicios, con lo que está contribuyendo a construir una imagen de marca más sólida y enormemente positiva. Si además lo hace a través de un altavoz como son las redes sociales, el mensaje llegará más lejos y calará mucho más a fondo.

Diseño y mejora del employer branding

Buenas prácticas para mejorar tu estrategia

A continuación te compartimos algunos consejos que pueden ayudar a mejorar la estrategia de employer branding de una empresa:

  1. El employer branding es una estrategia a largo plazo. En ningún caso es un plan o un programa puntual y del que tengamos que esperar resultados inmediatos.
  2. Tener claro qué estamos ofreciendo. Hay que empezar por saber qué estamos ofreciendo al mercado, cuál es nuestra propuesta de valor de cara a los empleados (los actuales y los posibles futuros empleados). Esto comporta hacer un análisis de la propia cultura y los propios valores corporativos.
  3. Conocer al público objetivo. En un momento en que recopilar y almacenar datos es más fácil y más exhaustivo que nunca (el Big Data es ya una realidad), tras recopilarlos, hay que hacer una labor de análisis en profundidad para establecer qué demandan los profesionales a los que queremos llegar.
  4. Alinear oferta y demanda. Aún conociendo lo que atrae a los trabajadores, muchas empresas no se lo ofrecen o el mercado no percibe que lo ofrezcan, lo que a efectos prácticos, es lo mismo.
  5. Asegurarse de que la estrategia de employer branding está planifica y se comunica de la manera correcta. Todos los canales (internos y externos) de la empresa emiten un mensaje, que debe ser en todos los casos homogéneo y coherente entre sí y en línea con la cultura corporativa. La página web, las revistas, las redes sociales… tienen que transmitir la imagen de la empresa de manera alineada, positiva y con contenido atractivo y actualizado de manera frecuente.
  6. Evaluar los resultados. Hay que medir periódicamente los resultados de los esfuerzos de creación de marca como empleador para asegurarse de que van por el camino correcto y para renovarlos en función de la evolución del mercado.

Hay que tener en cuenta que el contexto general tiene una influencia determinante sobre las demandas de los trabajadores. Por ejemplo, a raíz del Covid 19 ,y el subsiguiente crecimiento del desempleo, la seguridad laboral ha ido volviendo a ganar peso como uno de los factores más importantes.

Política de employer branding atractiva

Para poder desarrollar una política de employer branding única para la atracción y retención de talento es importante conocer cuáles son los factores que los trabajadores consideran más importantes a la hora de elegir una empresa. Solo así, siendo la compañía conocedora de las necesidades que demandan los empleados, podrá crear y ofrecer una propuesta de valor atractiva para sus empleados y potenciales empleados.

El último informe sobre employer brand publicado por Randstad arroja información muy valiosa sobre estos factores que comentamos, pues son un reflejo de lo que los empleados esperan de las compañías y esto resulta de lo más interesante para las empresas ya que los resultados del informe pueden servir de guía para dar forma a su marca y crear políticas de employer branding realmente atractivas. En este sentido, los factores más importantes para los empleados a la hora de elegir una empresa son: salario y beneficios atractivos, ambiente de trabajo agradable, conciliación profesional y personal, seguridad laboral y desarrollo profesional.

Cómo medir impacto de estrategia de employer branding

Una buena estrategia de employer branding resulta beneficiosa tanto para la empresa como para los empleados, pero llegados a este punto debemos asegurarnos de que los recursos y esfuerzos destinados a crear y mejorar nuestra marca empleadora están funcionando correctamente.

Para esto, es necesario medir el impacto que está teniendo la estrategia de employer branding. Te contamos cómo hacerlo:

  • ROI employer branding (retorno de inversión): sirve para analizar su viabilidad económica. Si los resultados de este valor son positivos, significa que la estrategia será rentable, lo que facilitará que se respalde el proyecto y se lleven a cabo las inversiones.
  • Encuesta employer branding: como ya hemos comentado a lo largo del artículos, los empleados son los mejores embajadores de marca por lo que realizar encuestas a la plantilla puede proporcionar información clave para medir el impacto de las iniciativas que la empresa está llevando a cabo en materia de employer branding.
  • KPI employer branding: definir cuáles son los kpis (Key Performance Indicators) que la compañía quiere evaluar e introducir su estudio y seguimiento en la estrategia para conocer la evolución y poder extraer conclusiones sobre su funcionamiento e impacto.

En Randstad llevamos más de 10 años estudiando las tendencias de employer branding y todos los años realizamos investigaciones independientes y exhaustivas sobre lo que atrae a los mejores talentos del mercado a una organización.

¿Quieres mejorar tu Employer Branding?