Cómo encontrar trabajo sin experiencia previa | 880

 

Encontrar un empleo adecuado ya es todo un reto en sí mismo, por lo que, si se le añade la particularidad de que es el primer trabajo y no se cuenta con experiencia previa, el reto puede resultar aún mayor.

En la búsqueda pueden darse diversos tipos de situaciones. Una de ellas, posiblemente, sea el hecho de que las empresas busquen un perfil experimentado. Sin embargo, cada vez existen más empresas que son conscientes de las ventajas de contratar a jóvenes talentos, aunque no cuenten con experiencia laboral. Hay muchos elementos positivos en esto, ya que pueden aportar nuevas perspectivas y conocimientos actualizados sobre su área de especialización.

Otra de las circunstancias más comunes que se pueden dar surge del propio desconocimiento.  En algunas ocasiones, las personas que pretenden dar sus primeros pasos en el mundo laboral no saben cómo afrontar un proceso de búsqueda de empleo. Por suerte, esto también tiene solución.

 

10 claves para encontrar empleo sin experiencia
Para conocer cuál es el camino a tomar en la búsqueda de un primer empleo, deberás tener en cuenta una serie de factores. En Randstad, te ofrecemos diez claves para ayudarte en esta tarea. ¡Toma nota!:

1.  Tener un buen currículum vitae. Antes de nada, es interesante estudiar cómo se encuentra el mercado laboral en tu rama de especialización, atendiendo a criterios como la formación y tus preferencias. Una vez elegido, es necesario analizar qué puestos son los de mayor demanda y enfocar el currículum a estos perfiles. Además de esto, resulta imprescindible contar con una buena carta de presentación. En ella, podrás hacer hincapié en tu motivación, destacar cuáles son tus soft skills y las ganas que tienes de comprometerte con un proyecto laboral.

2. Inscribirse a las ofertas adecuadas. Ten en cuenta que las empresas reciben muchas candidaturas y es inútil presentar tu solicitud en aquellas que exigen requisitos que no cumples. Esto también te ayudará a evitar frustraciones innecesarias.

3. Mentoring. Una buena opción es buscar a una persona que te ayude y oriente. Como ya explicamos en el post “Experiencia y conocimiento: claves para crecer”, el mentoring es una práctica de aprendizaje en la que un profesional más experimentado ayuda y enseña a otro con menor conocimiento.

4. Potenciar las cualidades. A la hora de buscar un empleo hay que destacar los aspectos más relevantes de la formación recibida (proyectos realizados durante el periodo formativo, cursos oficiales, idiomas, voluntariados…) y potenciar las cualidades que te convierten en un buen candidato. Hay que ser conscientes en todo momento de que las empresas no sólo valoran la aptitud, sino también la actitud.

5. Tener seguridad en las entrevistas de trabajo. Resultará imprescindible que reflexiones sobre ti mismo para poder presentarte con seguridad y firmeza. Para ello, es conveniente hacer un análisis en profundidad de tus fortalezas y debilidades, ya que así serás capaz de mejorar tu marca personal.

6. Estar dispuesto a seguir aprendiendo. Resulta gratificante ir adquiriendo poco a poco experiencia y aprendiendo de compañeros y responsables. Mantenerse al día de todas las novedades del sector, leer publicaciones especializadas, libros o estudios relacionados es primordial para estar bien informado y ser un profesional plenamente capacitado.

7. Buscar prácticas o becas formativas. Existen muchos tipos de convenios y acuerdos con empresas para realizar prácticas. Se trata de una opción idónea si quieres aprender y conseguir algo de experiencia.

8. Ser flexible. Hay que estar abierto a nuevas oportunidades laborales, aunque no se ajusten, en principio, a lo que buscamos. De esta forma, favorecemos que aparezcan muchas más posibilidades.

9. Mantenerse activo. Comenta en tu entorno que buscas trabajo, participa en foros a través de internet, charlas y debates profesionales de tu sector que te permitan hacer networking. Es una buena forma de darse a conocer y de enterarse de posibles oportunidades de empleo que puedan interesarte.

10. Ser paciente. En muchas ocasiones, las prisas o los agobios pueden jugarnos una mala pasada. Cuanto antes asimiles que este proceso te llevará un tiempo -y algo de trabajo- mejor te enfrentarás a la búsqueda. No desistas, tarde o temprano te acabará llegando la oportunidad que estás esperando.

 

Una vez que has estudiado bien el mercado laboral y has analizado la posición en la que te encuentras y de la que partes, estarás más cerca de encontrar trabajo. En un mundo profesional cada vez más especializado y cambiante, marcar la diferencia, ser positivo y perseverante es lo más importante.

 

En Randstad disponemos de miles de ofertas de empleo, prácticas extracurriculares o becas de formación que no requieren de experiencia previa y que pueden ayudarte a encontrar tu primer empleo. ¡Regístrate y consulta todas las que tenemos actualmente disponibles!

 

Y tú, ¿cómo encontraste tu primer empleo?