Tiempo de lectura: 6 minutos 

El absentismo de los trabajadores puede suponer un fuerte impacto para la empresa si no se controla adecuadamente, por ello es importante que tengas claro cuál es el nivel de ausencias en tu plantilla, su frecuencia, sus causas y cómo prevenirlo y afrontarlo.

La salud es uno de los principales motivos por los que los trabajadores se ausentan de sus puestos, y, aunque se trate de una ausencia justificada, es una cuestión que no debes dejar de lado, ya que el bienestar en el trabajo es un factor fuertemente ligado a la salud de los trabajadores.

Te contamos qué debes tener en cuenta a la hora de gestionar los niveles de absentismo en tu empresa.

¿Qué es el absentismo? Principales causas.

El absentismo es un concepto que va más allá de la mera ausencia de los trabajadores de sus puestos de trabajo, ya que puede obedecer a muy diversas causas y, bajo ellas, puede existir un problema inherente a la propia gestión corporativa.

A la hora de gestionar y evaluar el absentismo, debes tener en cuenta los distintos motivos que se pueden encontrar detrás de las ausencias, y cómo registrar y mantener un control sobre ellas, incluso cuando las ausencias obedecen a causas justificadas. La salud de tus profesionales es una cuestión de suma relevancia para el buen funcionamiento de la organización, por lo que deberás atender al exceso de ausencias o su constancia, ya que puede ser un síntoma de un problema más profundo.

¿Cuáles son las causas más frecuentes que subyacen al absentismo en el trabajo? Un informe de Randstad plantea estas entre las más frecuentes:

  • Enfermedad: las causas sanitarias suelen ser el principal motivo de ausencia, y, de hecho, durante la pandemia se ha podido comprobar la importancia del aislamiento social en caso de enfermedad, para evitar que pueda propagarse.
  • Problemas de salud mental: el estrés, la depresión o la ansiedad son problemas que pueden incapacitar a una persona en el desempeño de su trabajo. De hecho, la propia carga de trabajo o el ambiente laboral pueden ser la causa de dichos problemas.
  • Acoso laboral o mobbing: tratar de escapar de una situación conflictiva o violenta con otros compañeros puede hacer que la persona tienda a ausentarse.
  • Responsabilidades de cuidados: tener un familiar ingresado, enfermo o que tenga una dependencia que requiera su atención puede requerir un reajuste en su jornada o su ausencia total.
  • Búsqueda de empleo: un profesional que esté buscando empleo se ausentará para asistir a entrevistas, y lo más probable es que no se haga eco de ello y recurra a otro tipo de excusas o justificaciones.

La situación del absentismo en la actualidad en España.

En Randstad Research analizamos la actualidad del mercado laboral desde diferentes perspectivas, y el absentismo es un punto clave a la hora de evaluar el rendimiento de las empresas, dado su impacto directo sobre la productividad y sus costes.

El último informe de absentismo de Randstad Research revela que cada día 234.000 personas no acuden a su puesto de trabajo pese a no estar de baja médica, lo que supone una pérdida de 1,2 % de las horas pactadas. País Vasco, Aragón y Navarra registran los mayores niveles de absentismo.

En 2020, sectores como servicios sociales, establecimientos residenciales o actividades sanitarias registraron mayores tasas de absentismo, lo que encaja con la situación de pandemia, ya que fueron algunos de los sectores más damnificados, cuyos profesionales vivieron en primera línea la crisis sanitaria.

 ¿Cómo afecta a tu negocio?

Desde el punto de vista financiero, el absentismo puede generar costes directos, como el hecho de tener que reforzar la plantilla con nuevas contrataciones para cubrir las ausencias, o el sobrecoste que puede suponer que el resto del equipo, a falta de una o varias personas, deba asumir un esfuerzo extra.

También repercute en costes indirectos, ya que la ausencia de una parte de la plantilla puede mermar la productividad, y, si es necesario reorganizar la plantilla o efectuar nuevas contrataciones, puede existir una brecha hasta que estas personas logren familiarizarse y ofrecer el 100 % de su rendimiento. Al mismo tiempo, para los managers del equipo esto supone un trabajo administrativo y de gestión añadido.

Por otra parte, desde una perspectiva que transciende lo económico, un alto índice de absentismo puede tener un vínculo con una falta de engagement o de bienestar, por lo que es posible que, en el fondo de la situación, existan carencias en la estrategia de employer branding que requieran un reajuste en la gestión corporativa.

Consejos para reducir el absentismo en tu empresa.

Si bien no es posible prevenir en un 100 % el absentismo, ya que siempre pueden darse causas que se extralimitan de cualquier voluntad, como la salud de los trabajadores o la de sus familiares, debes apostar por un plan de prevención, atendiendo a lo que ya conoces sobre las causas de absentismo.

  • Mantén un plan de control de las ausencias laborales. Analízalas y cuantifícalas. Informa a tus equipos de las políticas de ausencias, cómo deben tramitar las que tienen justificación y a quién deben dirigirse. Si activas un protocolo al respecto y mantienes el seguimiento, puede ser más fácil que llegues a detectar si existe algún problema subyacente a las ausencias habituales.
  • Revisa tus protocolos de prevención de riesgos laborales y atiende a posibles carencias en materia sanitaria. La pandemia nos ha servido para ser más escrupulosos que nunca en este aspecto, la seguridad es lo primero. Elimina los posibles focos que puedan repercutir negativamente a la salud de tus profesionales.
  • Promueve un estilo de vida saludable. Por ejemplo, proporciona snacks saludables y frescos, además de agua. Algunas empresas apuestan por programas de wellness que incentiven la práctica deportiva.
  • Implanta protocolos y recursos de apoyo a la salud mental. Especialmente en momentos tan delicados como el que hemos atravesado, gozar de una buena salud mental es clave para permanecer al pie del cañón.
  • Fomenta la cohesión del equipo y un buen ambiente laboral. Habilita todos los canales posibles de comunicación, incentiva la colaboración entre los profesionales y fortalece su vínculo. Técnicas de team building pueden ayudar a estrechar su relación.
  • Potencia tus estrategias de fidelización de talento proporcionándole una experiencia diferencial. La satisfacción laboral es un punto clave para prevenir las ausencias y la desvinculación de los profesionales.
  • Mantén una política de incentivos que premie el buen desempeño laboral.
  • Lidera con perspectiva humana. Ten en cuenta las capacidades de tu equipo y sus motivaciones para sacar lo mejor de cada persona y que el rendimiento se multiplique a través de un trabajo satisfactorio y asumible.
  • Evalúa la flexibilidad de tu plantilla. Además de un sólido trabajo de prevención, es necesario que puedas estar preparado ante las posibles ausencias.

Y, por supuesto, ¡cuenta con Randstad siempre que lo necesites! Te ayudamos a mejorar la gestión estratégica de tus recursos humanos y a mejorar tu employer branding, para garantizar la mejor experiencia posible a tus profesionales y fortalecer tu rendimiento y competitividad.

¡contacta con nosotros!