Tiempo de lectura: 6 minutos 

El teletrabajo aún sigue siendo una práctica muy vigente en las empresas, y algunas de ellas lo han adoptado de forma permanente, aunque muchas han regresado a su estado prepandemia. Según datos de Randstad, tras el confinamiento el porcentaje de empleados que teletrabajan disminuyó hasta estabilizarse en un 10% de media en España a final de 2020.

Son muchos los trabajadores a los que les gustaría que ese porcentaje se incremente. Según otro informe de Randstad Workmonitor, el 64 % de los demandan el teletrabajo, al menos hasta que se llegue a la inmunidad a través de la vacunación.

Se habla mucho de cómo afrontar la transición del trabajo presencial al remoto dentro de una misma empresa, sin embargo, es más complejo incorporarse a un equipo que ya esté teletrabajando. ¡Te damos las claves!

Procesos de selección a distancia, ¿cómo afrontarlos?

Si optas a incorporarte un equipo en remoto, es posible que el proceso de selección al completo también lo sea y debes prepararte para completarlo con éxito. Un proceso de selección online no es tan distinto a los presenciales, pero tiene sus particularidades y es importante que pongas atención en sus principales etapas:

  • Captación: actualmente las empresas utilizan multitud de canales (redes sociales, mail, web, etc.) para llegar a los candidatos, por tanto, si cuidas el aspecto digital de tu marca personal tendrás mucho ganado.
  • Selección: en los cribados de la selección, puedes encontrarte con algún tipo de test online de conocimientos o competencias, por lo que es importante que tengas un alto grado de autoconocimiento. ¡Puedes lograrlo con el test de competencias de la app de Randstad!
  • Entrevista en remoto: antes de que llegue el momento, es importante que selecciones un lugar tranquilo y realices un pequeño ensayo previo para tener una mayor seguridad en ti y prevenir posibles fallos técnicos. Además, al tratarse de un puesto en remoto, seguramente te preguntarán por tus habilidades técnicas (software, herramientas online, etc.) para que puedas desenvolverte con éxito trabajando a distancia.

Pasos para integrarte en un equipo deslocalizado

Una vez te incorpores a tu nuevo equipo, deberás adaptarte a la compañía, a tus compañeros y las características de tu puesto. Esta tarea es más sencilla en el ámbito presencial, que se ve favorecida por el contacto directo, por eso, es importante que te esfuerces aprovechando tus recursos para encajar de forma rápida y efectiva en este nuevo escenario. Te desgranamos las principales claves para conseguirlo:

  • La primera toma de contacto: presentación grupal

Al igual que en el entorno presencial, al incorporarte a tu nuevo puesto es normal que haya una presentación grupal, que en este caso será en formato de videoconferencia.

En ella, debes exponer brevemente tu especialidad, tu experiencia y tus intereses. Además, es positivo que también expongas tu lado más personal (virtudes, defectos, aficiones, etc.).

Pero no solo es importante que te presentes tú, también debes escuchar atentamente y tomar nota de las presentaciones de tus compañeros, lo que te ayudará a conocerlos mejor y detectar las formas de encajar con ellos. ¡Puede que tengáis muchas cosas en común!

  • Trata de conocer individualmente a cada miembro del equipo

La presentación grupal sirve para una primera impresión entre tú y el resto del equipo, pero no permite profundizar demasiado. Por esa razón, es muy útil que hables con tus compañeros de manera individual, para así conocer con más detalle su rol en la organización y las tareas que desempeña.

Seguramente en algún momento tengáis que trabajar juntos y es fundamental que os conozcáis mejor para poder complementaros.

  • Toma la iniciativa, no esperes a que vengan a ti

El hecho de entrar dentro de una dinámica de trabajo ya establecida hace que tus compañeros puedan estar más centrados en su trabajo diario y no esforzarse demasiado en facilitar tu integración, no por voluntad, sino por sus agendas.

En este sentido, es importante que seas tú quien tome la iniciativa y te acerques a ellos sin miedo para resolver cualquier duda o inquietud que tengas, ofreciendo también tu colaboración.

  • Sé proactivo, participa y colabora en las nuevas propuestas

Si has llegado a una empresa es porque tienes cosas que aportar, por lo tanto, debes confiar en tus capacidades e ir más allá de las tareas que te corresponden, ofreciendo nuevas ideas, proyectos y puntos de vista. Las reuniones son un momento perfecto para demostrar tu potencial.

  • Tiende tu mano, enseña lo que sabes y aprende de tus compañeros

La colaboración es fundamental en el entorno laboral y el hecho de compartir conocimientos con el resto del equipo os ayudará a todos a desarrollaros profesionalmente y a simplificar tareas. El tiempo que dediques a enseñar a otros o aprender de ellos será una gran inversión para ti, tus compañeros y la empresa.

  • Supera la barrera de lo profesional para crear lazos personales

En muchas ocasiones tendemos a mantener las relaciones del trabajo en el plano profesional, especialmente en el teletrabajo, donde hay menos contacto, por lo que es una buena idea ir más allá y crear vínculos más personales. Mantener conversaciones más distendidas con tus compañeros de trabajo te ayudará a fortalecer esos lazos y a tener una mayor motivación en el trabajo.

El auge del teletrabajo hace que algunos procesos de selección y onboarding se den en remoto, lo que supone un contacto distinto al presencial. Si entiendes bien sus aspectos más particulares, aprovechas las posibilidades digitales y tienes una actitud positiva, este reto te resultará más sencillo y podrás triunfar en tu nuevo empleo.