Mujer trabajando. Competencias éxito profesional

Mejorar las competencias y skills, además del refuerzo en idiomas, son dos factores indispensables para lograr el desarrollo de talento. De esta forma, los cursos de formación permiten a los profesionales optimizar su tiempo, adquirir nuevos conocimientos y trabajar con una mayor seguridad y autoconfianza.

 

Competencias digitales básicas: ofimática

La fluidez con la que evolucionan los modelos de negocio en el mercado laboral lleva a empresas y trabajadores a tener que superar constantes desafíos. Las nuevas exigencias del mercado obligan a trabajar en el desarrollo de habilidades y competencias, lo que contribuye a la aparición de nuevas oportunidades de crecimiento profesional.

En este sentido, es fundamental entender el nuevo panorama tecnológico y adaptarse a los nuevos retos que presenta la digitalización. Con motivo de este auge digital, la ofimática cobra una gran importancia en los entornos de trabajo de cualquier empresa.

Este concepto procede de la fusión de la palabra “oficina” e “informática” y hace referencia a un conjunto de herramientas de informática que se emplean para optimizar, mejorar y automatizar los procesos que se realizan en las oficinas. Además, estas herramientas permiten crear, almacenar y transmitir toda la información.

 

Formación en herramientas de ofimática

En la actualidad, existen numerosas aplicaciones ofimáticas que contribuyen al desempeño de diferentes tareas. Aunque muchas de ellas dan respuesta a las mismas necesidades, el uso de unas frente a otras dependerá del sistema operativo utilizado, el presupuesto para las licencias o si el objetivo es trabajar en línea o en local, entre otras cuestiones.

Entre todos los tipos de herramientas ofimáticas disponibles en el mercado, se pueden destacar las siguientes:

  • Procesadores de textos: permiten crear y editar documentos con formato de texto. Se trata de una herramienta básica para, por ejemplo, la elaboración del contenido en blogs y páginas webs.
  • Bases de datos: sirve para almacenar información que pertenece a un mismo contexto y gestionar todas las acciones de una organización. Uno de los usos más frecuentes de las bases de datos es el archivo de datos de clientes, productos o proveedores.
  • Hojas de cálculo: tiene como finalidad organizar la información, cruzar datos y realizar operaciones aritméticas de manera automática. Se utiliza de forma habitual para analizar, realizar estadísticas u optimizar las estrategias de las empresas mediante la aplicación de dashboards, gráficas, tablas de datos…
  • Herramientas de presentación: estos programas permiten combinar diapositivas con imagen, sonido, texto, vídeos… Es habitual su uso tanto en presentaciones internas como para propuestas a clientes.
  • Programas de correo electrónico o de voz: posibilitan el contacto directo con los propios compañeros y con stakeholders.

 

 Ventajas de la formación en idiomas

El dominio de idiomas sigue siendo una de las habilidades con mayor demanda en el mercado laboral. Supone, junto al uso de herramientas ofimáticas, un factor que hace diferencial a cualquier equipo de trabajo. Pero la pregunta es clara: ¿están estos profesionales preparados para afrontar este nuevo reto?

En el mundo actual, los idiomas no pueden suponer una barrera para el desarrollo empresarial, ni en las relaciones comunicativas que puedan producirse a nivel internacional. ¡Conoce las ventajas de formarse en idiomas!

  • Impulsa el desarrollo personal y profesional: permite asumir más responsabilidades y estar preparado para proporcionar nuevas soluciones de negocio.
  • Fomenta la desconexión laboral: además de una posibilidad de formación, supone una oportunidad para desconectar del propio trabajo.
  • Nuevas oportunidades: el dominio de idiomas permite acceder a posiciones a nivel internacional o participar en planes de expansión y crecimiento.

En definitiva, el mundo cambia con tal rapidez que hace que empresas y profesionales estén inmersas en un proceso de transformación y mejora continua para conseguir diferenciarse. Ante esta tesitura, la apuesta por la formación se convierte en un factor diferencial para el desarrollo profesional de los equipos de trabajo.

 Y a ti, ¿te gustaría continuar desarrollándote en estas competencias?