Conoce a los nuevos líderes: los GeFes

¿Conoces los nuevos cambios que se están dando en el mundo empresarial? La figura del líder está experimentando un continuo proceso de transformación. Cada vez son más los jefes que están cambiando sus formas de dirigir y gestionar las empresas con el objetivo de generar así una mayor satisfacción en sus empleados. ¡Conoce las claves de esta nueva tendencia!

2 Ene 2018

Los GeFes, los nuevos líderes

¿Conoces los nuevos cambios que se están dando en el mundo empresarial? La figura del líder está experimentando un continuo proceso de transformación. Cada vez son más los jefes que están cambiando sus formas de dirigir y gestionar las empresas con el objetivo de generar así una mayor satisfacción en sus empleados. ¡Conoce las claves de esta nueva tendencia!

 

¿Qué es un GeFe?
El GeFe es un gestor de felicidad. En comparación con un líder tradicional, ejerce su liderazgo de forma más cercana: conoce quiénes son los miembros de su equipo de trabajo, les escucha día a día, les muestra su confianza y se centra en ayudarles a mejorar y crecer para aumentar la capacidad productiva de la empresa.

Este nuevo modelo de dirección y gestión de las organizaciones entiende que los empleados son un pilar indiscutible para que la empresa alcance los resultados esperados. Los trabajadores son la vía más esencial para llegar al éxito y estos nuevos líderes, conocedores de ello, buscan potenciar sus virtudes para que la empresa lo logre.

María Graciani, autora del concepto “GeFe”, lo define así: “Se trata de un ganador y nace de una necesidad humana y empresarial acentuada en los últimos años: es vital mantener la moral alta para crecer y crear algo con valor”. Es decir, es realmente importante que las personas se encuentren cómodas en su puesto de trabajo y se sientan valoradas para poner en práctica todo su talento.

 

Las tareas de un gestor de felicidad
Este cambio que están experimentando generalmente los modelos de dirección y gestión de las empresas, acercándose a la figura del GeFe, obliga a los líderes a renovar sus funciones.

Conseguir que todas las personas confíen en las directrices que marca su líder es una prioridad para cualquier compañía. Para lograrlo, los GeFes llevan a cabo las siguientes tareas:

– Priorizan el trato humano por encima de los resultados: el “GeFe” es consciente de que si el trabajador está cómodo en el entorno donde trabaja, su predisposición será mayor y los buenos resultados llegarán. Estos nuevos líderes dan valor a las cifras, pero nunca por encima de las personas.

– Utilizan mecanismos para que los empleados sean felices en su vida laboral, social y personal: el salario ya no es la única vía de felicidad por lo que las empresas brindan a sus trabajadores más herramientas para que la jornada laboral sea más llevadera y puedan conciliarla con su vida social y personal.

– Reconocen el trabajo de los empleados y les hacen saber que tienen todo el respaldo de la empresa: son conscientes de que para las personas es muy importante sentirse reconocidas y valoradas profesionalmente.

– Aíslan al trabajador de la presión propia de equivocarse en perjuicio de la empresa: los GeFes entienden que un error o fracaso es sinónimo de una nueva experiencia para la mejora personal del empleado y de la propia compañía. Los errores de los miembros de su equipo son también sus errores.

– Generan buen ambiente, ánimo y ganas de trabajar en sus trabajadores: posibilitan que en sus equipos haya un clima de positivismo y optimismo para aumentar la productividad.

– Buscan conseguir un sentimiento de pertenencia en accionistas, trabajadores y clientes respecto a la empresa: los GeFes les convencen de que el beneficio repercute a todos, de manera que tratan de lograr el total compromiso de todas las partes implicadas.

– Hacen un seguimiento de las labores de los trabajadores para conocer sus habilidades y ayudarles a potenciarlas en beneficio de la empresa: el líder tratará de aprovechar todo el potencial del talento, organizando la distribución de las tareas en virtud de las cualidades de éstos.

– Son flexibles en la toma de decisiones: fomentan la creatividad y la innovación del empleado permitiendo que se sienta participe aportando ideas.

 

Habilidades y cualidades necesarias para ser un GeFe
El valor real de una empresa es el talento de las personas. Hoy en día, los índices productivos de las empresas están determinados por el grado de satisfacción laboral y por cómo se sienten los trabajadores. Sin embargo, conseguirlo no es tarea fácil. Es esencial tener unas habilidades y cualidades determinadas, que suponen un factor diferencial para alcanzar una mayor vinculación entre el empleado y la empresa. Éstas serán clave para ser un verdadero GeFe, quien debe poseer ciertas destrezas:

– Honestidad y transparencia: para lograr que los empleados vayan en la misma dirección la sinceridad es un valor esencial dentro de un equipo de trabajo. Las acciones del GeFe deben ser consecuentes con sus palabras.

– Versatilidad: el GeFe debe tener capacidad de adaptación ante los cambios que se presenten y saber cómo gestionar correctamente las emociones de su grupo de trabajo.

– Resolución: es necesario que el GeFe tenga interés y esté preparado para solucionar los problemas que puedan surgir en el equipo de trabajo.

–  Inteligencia emocional y capacidad de comunicación: conocer y autocontrolar las propias emociones es imprescindible, ya que facilita la adaptación de los pensamientos y comportamientos. Además, es ser un buen comunicador es una herramienta básica. Este aspecto debe ser cuidado al máximo para evitar incertidumbres y dotar de la máxima información a los empleados.

– Visión de futuro: poseer una perspectiva estratégica permitirá al líder adelantarse a los obstáculos futuros y tomar decisiones que posibiliten alcanzar el éxito a todo el grupo de trabajo.

 

Las ventajas de la felicidad en el trabajo (employee experience)
La experiencia de un empleado comprende todos aquellos factores que influyen durante su estancia profesional en la empresa. Algunos de estos elementos son el ambiente laboral, el trato recibido o las relaciones personales con los compañeros. Son factores con gran influencia en la actitud, bienestar y nivel de motivación del empleado en su día a día dentro de la empresa.

Un trabajador se vinculará más con su empresa cuanto mejor sea su experiencia profesional dentro de la misma. Ya lo dijo Cristóbal Colón en una de sus reflexiones: “Encuentra la felicidad en el trabajo o nunca serás feliz”. El bienestar laboral siempre ha sido un aspecto con gran influencia en la vida personal, ya que repercute en su día a día. Por ello, los empleados ya no sólo valoran el salario como principal motivación y comienzan a cobrar mayor importancia otros factores como la estabilidad laboral.

De hecho, según el estudio anual “Randstad Employer Brand Research 2017”, el factor salarial, a pesar de continuar en primer lugar, está perdiendo importancia en detrimento de aspectos como el equilibrio entre la vida laboral y la vida privada o el ambiente de trabajo

Es clave que estos factores generen una experiencia positiva para el empleado. En ello, el GeFe tiene un alto grado de responsabilidad, ya que su objetivo principal es atraer y retener el talento, por lo que el empleado debe percibir las verdaderas ganancias no monetarias que le ofrece su empresa, el llamado salario emocional, lo que generará compromiso.

Así el empleado alcanzará la felicidad laboral. Ésta también se consigue, en parte, como resultado de una buena relación entre el empleado y el jefe. Construir un clima laboral saludable depende del trato adecuado y cercano que las personas tengan con su líder y con el resto de compañeros. Esto posibilitará una mayor satisfacción personal y profesional, más creatividad del empleado y le permitirá mejorar su vida laboral y personal, ya que reduce su estrés, facilita la comunicación y permite un mejor desarrollo profesional.

En definitiva, la relación laboral está notablemente influenciada por las emociones. Gestionar los sentimientos de las personas en el entorno de trabajo de la forma adecuada puede contribuir al éxito de un determinado proyecto. Es ahí donde cobra relevancia la figura del GeFe, una pieza clave para ayudar a impulsar la carrera profesional de los empleados consiguiendo sacar el máximo potencial de su talento.

Y tú, ¿cuál consideras que es la mejor manera de gestionar un equipo de trabajo?