Actualmente, el 55 % de las empresas tiene dificultades para encontrar talento, lo que se traduce en costes y, sobre todo, en la calidad de contratación. Por este motivo, contar con profesionales especializados es una garantía de éxito, tanto para proyectos de gran volumen o para asegurar una mejoría y valor añadido a los procesos de selección.

Sin embargo, aunque externalizar este proceso puede reportar numerosos beneficios, es necesario tener en cuenta ciertas claves que asegurarán el éxito. La configuración de objetivos, el análisis de datos y la supervisión de los resultados dependen de una comunicación y flujo de información entre las partes. Para garantizarlo, Randstad RPO es un servicio que cuenta con un completo sistema de informes y análisis de control, apoyado en la mejor y última tecnología aplicada a los Recursos Humanos.

¿Qué necesitas saber antes de externalizar tu proceso de selección?

Los objetivos de la organización, el perfil profesional que se busca, la escasez de este… Muchos son los factores que determinan la elección en un proceso de reclutamiento. Ante esta coyuntura, una decisión cada vez más recurrente por parte de las empresas es apostar por la externalización del proceso como ventaja competitiva.

Se trata de un servicio que ha ido en aumento durante los últimos años, un auge que se explica por las dificultades que están encontrando las organizaciones para atraer y fidelizar talento. Así, las empresas se ven obligadas a dar un cambio de rumbo a su estrategia para optimizar los procesos de búsqueda y prestar la debida atención a su principal activo: las personas.

La externalización es una forma idónea de ganar ventaja respecto al resto de organizaciones, ya que se cuenta con el valor añadido de una red de profesionales especializados en la selección, añadiendo así un valor añadido al proceso. Además, se trata de una solución capaz de ofrecer mayor flexibilidad y, sobre todo, adaptada a las nuevas necesidades del mercado.

1.- El assesment inicial de los indicadores claves de la función

“Mide lo que se pueda medir; y lo que no, hazlo medible”, aseguraba Galileo Galilei, algo perfectamente aplicable a la gestión actual de las organizaciones, en la que la utilización de técnicas de evaluación es un elemento indispensable para llevar a cabo cualquier acción empresarial.

En el caso de la externalización de los procesos de selección, no iba a ser menos. Es esencial definir correctamente los KPIs, de manera que permitan optimizar la selección de talento, ampliar el porcentaje de fidelización dentro de la organización y tomar una decisión apoyada en datos certeros.

Gracias a ello, las empresas estarán más cerca de cumplir su objetivo: ser cada vez más eficientes y contar con los perfiles más adecuados. ¿Pero qué características se deben tener en cuenta para evaluar el proyecto de externalización?

  • Tiempo: es importante establecer la duración que se precisa que tenga el proceso para configurar los posibles hitos y fases del proyecto.
  • Metodología: conoce con detalle cómo va a trabajar la organización para poner a tu disposición al perfil profesional que estás buscando.
  • Experiencia: analizar las experiencias previas en la selección de personal, tanto internas como de la empresa a través de las que se externaliza, ayudará a diseñar una estrategia con mejores resultados.

2.- La fijación de objetivos que hagan link con las necesidades del negocio y satisfacción de cliente interno

Antes de externalizar el proceso de selección, se deben fijar los objetivos principales para tu negocio en función de las vacantes que son necesarias cubrir. De esta manera, la organización a la que se atribuye esta función podrá comenzar a diseñar la estrategia de reclutamiento.

Para ello, hay que tener en cuenta cuatro aspectos principales: identificar qué problemas han obstaculizado la capacidad de atraer talento de alta calidad, establecer qué características debe tener el perfil que se desea para la organización, definir qué tipo de relación y comunicación mantener con la compañía encargada y determinar qué medidas se emplearán para fidelizar a los profesionales frente a los competidores.

3.- Elige el ámbito de externalización donde se puedan encontrar más fácilmente los beneficios de una externalización en este modelo

Seleccionar el modelo de RPO correcto depende de los objetivos actuales y desafíos futuros de la organización, por lo que es fundamental dar respuesta a diferentes cuestiones: ¿se trata de recursos de forma temporal o permanentes? ¿Son urgentes las necesidades de talento? ¿Se trata de transformar los procesos de reclutamiento de la compañía?

Estas son algunas de las preguntas que se deben contemplar antes de decidir qué modelo de servicio se adapta mejor a las necesidades de la organización. Hay que tener en cuenta que se trata de una decisión importante para el futuro, siendo fundamental aprovechar esta transición para mejorar procesos y generar un impacto positivo en la compañía.

El Recruitment Process Outsourcing (RPO) de Randstad una solución pensada para garantizar el éxito de los procesos de externalización. Gracias a su personalización y a los servicios que ofrece, es un servicio ágil, eficaz y eficiente que ayudará a superar todos los retos y objetivos de cualquier proyecto de reclutamiento.

4.- Encuentra la solución adhoc que mejor se adapte a la empresa

En el proceso de externalización, Randstad funciona como una verdadera extensión de la organización, confirmándose como un socio clave para establecer la estrategia que lleve a alcanzar los objetivos y mejorar continuamente el proceso de contratación mediante detallados análisis e información.

Su flexibilidad la posiciona como la opción perfecta para diseñar a medida la solución que mejor se adapte a la realidad de cada empresa. Y es que Randstad pone a tu disposición soluciones específicas en los procesos de captación de talento, encargándose de una o varias funciones o etapas del proceso de selección:

  • RPO end to end: Randstad se ocupa de la gestión completa del proceso de búsqueda y selección de personal.
  • RPO funcional: comparte con el cliente la gestión del proceso, encargándose ambas partes de ciertas fases o funciones.
  • RPO por proyecto: Randstad se encarga la gestión del proceso de selección durante un tiempo determinado, estipulado por el cliente.

5.- Encuentra garantías en el proceso de implementación y gestión del cambio

Trabajar en sincronía en la gestión del cambio y mantener una comunicación abierta y continua entre ambas organizaciones son dos pilares esenciales para formar una asociación sólida y maximizar los beneficios.

Actualmente, el competitivo mundo de los negocios exige agilidad, por lo que resulta esencial una buena sintonía y tener la capacidad de asegurar una visión estratégica actual y de futuro. Para conseguirlo, se debe desarrollar una operativa de trabajo a seguir alineada con la estrategia de talento de la organización.

En este proceso, el partner aportará su experiencia y se encargará de analizar las cambiantes tendencias del mercado para ir ajustando la estrategia según sea necesario. En Randstad estamos preparados para aportar las garantías necesarias para tu empresa, siempre conscientes de que el negocio nunca se detiene y que, por lo tanto, tampoco la atracción y fidelización del talento.

Por estos motivos, Randstad pone a disposición del cliente un equipo de expertos, plenamente preparados para combatir la escasez de talento y superar las barreras de otras soluciones tradicionales. Gracias a ello, se asegurará la incorporación de talento homogéneo, de calidad y plenamente adecuada a las necesidades de la empresa.

6.- Acuerda los niveles de servicio que mejoren los objetivos iniciales que se ha marcado la organización

En el momento de evaluar el rendimiento del proceso de selección, es preciso analizar los KPIs definidos anteriormente. Estos indicadores clave permitirán calificar las estrategias para así analizar el cumplimiento de los objetivos pactados previamente. Se trata de una de las actividades más importantes para prever el futuro de la organización, ya que se puede saber en qué punto está el proceso y qué movimientos hay que hacer para ofrecer continuidad o mejorarlo.

Habiendo seguido estas pautas, la externalización del proceso de selección será una inversión segura, no solo para cubrir vacantes, sino para ayudar a activar la marca empleadora de la empresa. En este sentido, Randstad se posiciona como la opción más solvente del mercado, con una metodología propia de atracción e identificación de talento.

Rapidez en la entrega de los mejores talentos, calidad en la identificación de los candidatos que se ajusten al perfil y atracción de candidatos pasivos son factores diferenciales que, de la mano de Randstad, permitirán que la organización cuente con los mejores profesionales.

¡Conoce a nuestro equipo de consultores expertos de RPO!