contratacion-en-verano-gestion-e-integracion-880.jpg
Llega el verano, y con él, un importante aumento del volumen de trabajo y producción en algunas compañías. Este pico de demanda estacional en sectores como Restauración, Hotelería, Transporte o Comercio, entre otros, exigen a muchas organizaciones incorporar nuevos trabajadores a su plantilla para hacer frente a esa gran concentración de trabajo.

Las empresas deben gestionar de forma adecuada estas contrataciones puntuales para garantizar una correcta adaptación organizativa y alta productividad en un período de mucha exigencia. ¿Cómo hay que afrontar estos procesos?
La importancia de la previsión
La base del éxito de esta fase es detectar y seleccionar a las personas más apropiadas para ese refuerzo. Es recomendable iniciar con antelación este proceso para que, una vez llegado el verano e intensificada la demanda, se pueda prestar el servicio con la nueva incorporación rindiendo al 100%. Antes de abrir el proceso de selección las empresas deben hacer una valoración de las necesidades que van a tener:
  • Volumen de demanda: si bien en ocasiones es complicado definir números concretos de a qué cantidad de trabajo se va a hacer frente, datos de años anteriores pueden dar una base sobre la que trabajar para hacer una estimación de crecimiento.
  • Áreas necesitadas: habitualmente serán ciertos departamentos los más necesitados según las características de la empresa. Hay que establecer en cuáles de ellos habrá necesidad de incremento de plantilla.
  • Funciones concretas: una vez establecida el área necesitada, habrá que determinar las responsabilidades y cometidos que tendrán que llevar a cabo los recién incorporados. La adaptación del trabajador será mucho más rápida y eficiente si se le dan tareas bien definidas.
Si no se realiza esta labor de previsión o no se le da la suficiente importancia, pueden darse problemas de rendimiento y optimización de los recursos en un período especialmente importante.
A partir de este ciclo de análisis previo, lo más aconsejable es contar con un partner en reclutamiento y selección de personal. Los especialistas se encargarán de seleccionar los mejores talentos en el menor tiempo posible.
Estos dos aspectos son fundamentales para la organización que requiera refuerzos puntuales de personal, ya que permitirá aumentar rápidamente la plantilla con, además, un alto nivel de productividad.
Cómo integrar una nueva incorporación
Cuando finalmente el proceso acaba y se selecciona un empleado para trabajar en la compañía este verano, hay que seguir ciertos protocolos que ayuden a su integración y a su correcto desarrollo en el negocio.
Para asegurar que la nueva incorporación sea un plus al equipo y no un problema deben tenerse en cuenta los siguientes puntos respecto de la gestión del talento:
  • Darle un objetivo: al tratarse de incorporaciones inmediatas y de corta duración, es primordial que el profesional tenga claro desde el primer momento cuál es su cometido dentro de la organización.
  • Integración en el equipo: hay que cuidar el aspecto personal para que pueda sentirse cómodo en ese nuevo ambiente. Una correcta bienvenida y una comunicación fluida serán muy útiles para que el trabajador cumpla con lo que se espera de él.
  • Seguimiento: un nuevo empleado necesita de un proceso de evaluación de su trabajo en sus primeros compases para identificar habilidades, corregir errores y evitar problemas de productividad el resto del verano. Cada cierto tiempo –al principio de forma más constante- hay que medir su actividad y comunicarle, si es conveniente, los aspectos a mejorar o para animarle a continuar en determinadas líneas de trabajo.
El verano es una época clave para la economía de muchas empresas en España. Es imprescindible‏, por tanto, contratar a los mejores empleados para que la coyuntura se convierta en la mejor oportunidad para desarrollar tu negocio.
¿Buscas las mejores garantías en este proceso? ¡Contáctanos! En Randstad te ofrecemos soluciones a tu medida.
​​contáctanos

​​​​​