Los llamados Generación Z ya se están incorporando a empresas, que a su vez, se encuentran en plenos procesos de jubilación de muchos Baby Boomers. El reemplazo generacional y las nuevas tecnologías obligan a impulsar una gestión del capital humano más estratégica.

Las redes sociales, el internet de las cosas y la digitalización son aspectos con los que las nuevas generaciones han nacido y son testigos de cómo han hecho evolucionar el mercado laboral: aparecen nuevas formas de gestión que facilitan la agilidad y mejoran la eficiencia de las organizaciones.

De manera paralela, la seguridad digital también está en pleno crecimiento, ejemplo es el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). Esta realidad empuja a adquirir y fidelizar el talento que ayude a seguir transformando las organizaciones y promover la marca de la empresa para impulsar y mantener el compromiso. ¿Cómo? La pista está en nuestro último informe de Employer Brand, ya que revela lo que buscan los posibles empleados según su generación:

- Un 27% de los jóvenes entre 18 y 24 años (los Z) buscan una empresa que aporte a la sociedad.

- Un 48% de los millennials (jóvenes entre los 25 y 34 años) consideran importante que la empresa contratante ofrezca un ambiente de trabajo agradable.

- Un 60% de la generación X (entre 35 y 54 años) coinciden en que la conciliación familiar y profesional es un factor importante para decidirse por una empresa.

- Un 53% de los boomers (entre 55 y 64 años) estiman que la seguridad laboral es un factor de importancia a la hora de elegir a su empresa ideal.

Convivencia generacional

Como bien destaca nuestro informe, hoy en día no resulta extraño observar que en una misma compañía convivan hasta cuatro generaciones diferentes: Baby Boomers, Generación X, Y (millennials) y Z. Cada una de ellas tiene sus propias características, formas de proceder y conocimientos. Esta realidad generacional plantea muchos retos a los departamentos de Recursos Humanos que deben encarar estrategias que faciliten la cohesión entre personas de diferentes edades.

Retos de la diversidad generacional

Ante esta realidad, algunos desafíos que se presentan pueden verse definidos de la siguiente manera:

- Conflicto intergeneracional. Las diferencias de edad, en ocasiones, pueden dar lugar a pequeños roces entre profesionales debido a las diferentes perspectivas que se puedan tener sobre un mismo asunto.

- Dificultades de reclutamiento. A la hora de abrir un proceso de selección se corre el peligro de contratar siempre a personas que comparten la misma franja de edad. Una empresa que no cuenta con diversidad generacional en su plantilla no se beneficia de la experiencia y los conocimientos que los equipos pueden compartir entre ellos.

- Diferentes estilos de trabajo. Aunque es cierto que muchas características se comparten entre generaciones, algunas son muy identificativas, por lo que aunar todas las especificaciones en una misma empresa requiere un trabajo previo de la gestión de talento.

Beneficios de la diversidad

Las implicaciones positivas que tiene la diversidad en la empresa se pueden resumir en dos puntos claves:

- Las experiencias generacionales aportan ideas nuevas, maneras de solucionar las dificultades y la colaboración entre equipos que genera un pensamiento más creativo.

- La creación de espacios abiertos que invitan a generar aportaciones por parte de los empleados permiten una mayor implicación de los mismos y aumenta el sentido de pertenencia.

Iniciativas para ser más diverso

Aparte de reclutar el mejor talento, hay varias técnicas que se pueden llevar a cabo con el objetivo de mejorar la colaboración entre las distintas generaciones que conviven dentro de una organización:

- Crear espacios de encuentro. Para facilitar que la gente de diferentes departamentos se conozca y pueda intercambiar experiencias e ideas de mejora es disponer de zonas que propicien la oportunidad de coincidir.

- Proponer programas de mentoring. La formación interna entre empleados de diferentes edades favorece la cohesión y el intercambio de conocimientos, ya sea de talento senior a júnior o viceversa.

- Extender las evaluaciones continuas. Una buena forma para fomentar la comunicación y flexibilizar las jerarquías gracias al contacto directo y prolongado en el tiempo con los managers.

A modo de conclusión, la convivencia de personas entre distintas generaciones otorga a la empresa la calidad del equipo cohesionado que aportan sus ideas y experiencias para conseguir los objetivos establecidos.

¿Necesitas ayuda para enfrentarte a todos estos retos? En Randstad, ¡te ayudamos!