Tiempo de lectura: 3 minutos.

Las voces pesimistas que vaticinaron que la logística se desinflaría con el comienzo de la recuperación se equivocaron. Nada parece detener a un sector aupado por la consolidación del cambio en las tendencias de los consumidores producido por el confinamiento y la penetración del comercio electrónico entre todo tipo de vendedores. La logística es, sin duda, el sector que lidera la recuperación y un lugar ideal para que los profesionales emprendan sus carreras profesionales.

Al menos es lo que indican las cifras. Según datos de abril, el sector emplea a más de 930.200 personas, 4.195 profesionales más que el pasado mes de marzo. Esto significa que la logística no solo ocupa a la nada desdeñable cifra de casi un millón de trabajadores, es decir, que supone el 5% de la población ocupada de nuestro país, sino que además continúa creciendo en una situación en la que se están produciendo EREs en ciertos sectores.

Según Gabino Diego, CEO de Foro de Logística, “el empleo en la Logística y el Transporte está dando muestras de un mayor dinamismo que el conjunto de la economía, y que los niveles de empleo existentes antes del confinamiento y la pandemia del COVID-19 ya se han alcanzado”. Además, el CEO de Foro de Logística señala que “hay empresas que están haciendo esfuerzos en digitalización y cualificación para afrontar con los recursos humanos adecuados, los retos de un escenario complejo y lleno de incertidumbres”.

Mayores exigencias de formación

Precisamente, desde Randstad estamos detectando que el talento requerido por las empresas logísticas es cada vez más cualificado. Contribuye el hecho de que el sector esté viviendo una transformación innovadora creciente, ya que las tendencias internacionales apuntan a un uso creciente de las nuevas tecnologías con el objetivo de incrementar la eficiencia.

De hecho, el empleo de herramientas como la inteligencia artificial, el machine learning o el blockchain se encuentran en una fase de consolidación en el sector, con el objetivo no solo de mejorar la eficiencia, sino también la transparencia, la trazabilidad y la agilidad. La gestión de las operaciones aduaneras, los almacenajes o el tránsito son algunas de las tareas en la que la tecnología ha demostrado su eficacia.

Impacto en el sector inmobiliario

El desarrollo de la logística en nuestro país tiene además una interesante derivada en el sector inmobiliario, ya que necesita de suelo para levantar sus centros e instalaciones. Según el informe Logistics Snapshot de la consultora de servicios inmobiliarios Colliers, la inversión del sector logístico en el mercado inmobiliario alcanzó los 164 millones de euros durante el primer trimestre de 2021.

Una inversión que sin duda tiene su impacto en el empleo, mucho además fuera de las grandes ciudades, lo que sin duda es positivo para combatir el despoblamiento del que adolece nuestro país. De hecho, muchas empresas del sector están viéndose atraída por lugares alejados de las grandes urbes, pero bien comunicados, beneficiándose así de precios competitivos.

En definitiva, el sector logístico tiene aún muchas posibilidades de desarrollo y crecimiento. Los profesionales interesados en ver crecer sus carreras profesionales y sus opciones de remuneración tienen en el sector logístico grandes oportunidades. Desde Randstad, recomendamos la mejora de empleabilidad a través de la formación para aprovechar dichas oportunidades.

¿Quieres saber más?