entrevista Ana Mutis | AstraZeneca 880
Ana Mutis, directora de RRHH de AstraZeneca
A nivel global, la firma cuenta con 59.700 trabajadores y desarrolla medicamentos sujetos a prescripción médica en las áreas de enfermedades cardiovasculares y metabólicas; respiratorias, inflamatorias y autoinmunes; oncológicas, infecciosas y neurológicas, un portfolio que acerca a los más de 100 países en los que opera.

¿Cómo describiría a los empleados de AstraZeneca?
Una de las claves del desarrollo de nuestro negocio es contar con perfiles profesionales heterogéneos que se desenvuelvan en equipos multidisciplinares. En AstraZeneca apostamos por la crosfuncionalidad para combinar las mejores cualidades de cada empleado y trabajar en proyectos comunes. Se trata de empleados con un marcado perfil científico que aporten valor añadido a nuestras áreas terapéuticas prioritarias (oncología, respitarorio y cardiometabolismo) y que, sobre todo, vivan como propios nuestros valores corporativos.

 

¿Cómo influye su matriz sueco-británica en las políticas de RRHH de la empresa?
El hecho de tener una misma directriz global hace que podamos trabajar en una misma dirección, sobre todo teniendo en cuenta que la gestión del talento debe ser también global, y más en una compañía farmacéutica. Este carácter internacional, sumado a la importancia que se le da en toda la compañía a ser un gran lugar para trabajar, otorga un papel estratégico a nuestro departamento y nos permite innovar e ir siempre un paso más allá en nuestro día a día. No obstante, tenemos mucho margen para adaptar las políticas y la gestión de los RRHH al mercado local.

 

¿A través de qué canales se ponen en contacto con el talento?
Un factor clave para nosotros a la hora de cubrir vacantes es el talento interno. Me siento muy orgullosa de decir que contamos con los mejores empleados, así que su desarrollo en la compañía es algo que potenciamos mucho.  Por otro lado, una de las novedades de los últimos meses es la nueva sección de selección de talento que tenemos en la web, mediante la que los empleados pueden consultar las oportunidades disponibles en todas las filiales. Nuestros empleados actúan, también, como embajadores a la hora de atraer talento externo a través de su red de contactos profesional. En este sentido, cabe señalar que durante el último año hemos desarrollado de manera muy decidida nuestro posicionamiento en Linkedin, logrando consolidar una importante comunidad a la que mantenemos puntualmente al corriente de las nuevas oportunidades profesionales.

 

¿Qué importancia le otorgan a cuidar del engagement de sus empleados?
Cuidar al empleado y que se sienta orgulloso de trabajar en la compañía es un compromiso que asumimos desde el primer día. Para ello hacemos hincapié en fomentar nuestra identidad, cultura y valores entre los empleados, que cuentan con beneficios sociales como un seguro privado, planes de pensiones, oportunidades de desarrollo, flexibilidad laboral e importantes avances en temas de conciliación. Todo ello se materializa en las numerosas campañas de comunicación interna sobre reconocimiento, desarrollo y eficacia organizativa e, incluso, en una campaña propia de orgullo de pertenencia para poner en valor que su trabajo es el que convierte AstraZeneca en la empresa que es hoy.

 

¿Qué papel juega la formación, asimismo, en ese Employer Branding?
La formación es fundamental siempre, pero en nuestro sector es clave. Cualquier empleado quiere crecer como profesional, seguir mejorando y desarrollar su carrera de un modo pleno. En AstraZeneca tenemos un programa de formación y de­sarrollo del talento a partir del concepto de que el empleado es el dueño de su propio desarrollo. De este modo, el conjunto de experiencias adquiridas y las habilidades desarrolladas por cada trabajador representan los principales catalizadores para su evolución y crecimiento, sin necesidad de haber pasado antes por una serie de puestos concretos. Él es quien tiene la autonomía en esa gestión, aun­que los mandos desempeñan un papel clave en acompañar a cada em­pleado en esa evolución.

 

¿Se ocupan asimismo de promover un entorno saludable y seguro de trabajo?
Además de que todos los empleados tienen un seguro de salud, llevamos a cabo programas de promoción de salud laboral. Además, promocionamos que actúen como impulsores de buenas prácticas gracias a nuestro programa de voluntariado corporativo, a través del cual pueden contribuir en actividades que cubren necesidades sociales, sanitarias y educativas. Un ejemplo de programa en el que pueden colaborar es “Menores, prevención y salud” que la Fundación AstraZeneca lleva a cabo con la Fundación Balia. También tenemos programas deportivos como AZDeporte para promocionar un estilo de vida activo entre nuestros empleados.

 

Afirman que la ciencia está en el centro de todo lo que hacen, pero... ¿cómo se traduce ese espíritu científico en el día a día de sus empleados?
Todos los empleados de AstraZeneca siempre decimos que llevamos un científico dentro y esa es la vocación que nos une. El factor común de que nuestro trabajo, sin importar en qué área estemos cada uno, está contribuyendo a un objetivo concreto: mejorar la vida de los pacientes. La ciencia y la innovación forman parte del ADN de la compañía y, por ende, también es la motivación que nos lleva a cada uno de nosotros a trabajar. Este espíritu asumido de manera natural a todos los niveles de la compañía se traduce en el diseño y puesta en marcha de diferentes iniciativas de formación interna (Lunch&Learn, Tardes de + Ciencia, etc.) diseñadas para explicar de un modo didáctico y cercano a todos los empleados -tengan o no formación científica- desde un nuevo avance en el campo de la inmunoterapia hasta las ventajas para el paciente del lanzamiento de un nuevo producto.