Tiempo de lectura: 4 minutos

En el último mes, debido a la situación ocasionada por el Covid-19, el 61,6% de las empresas ha optado por el teletrabajo para no paralizar su actividad. Esto ha permitido que puedan continuar funcionando y prestando sus servicios sin infringir la ley vigente durante el estado de alarma. También reduce los posibles problemas financieros o administrativos durante esta situación.

Beneficios del teletrabajo para los equipos

Trabajar desde casa ofrece una multitud de beneficios tanto para los equipos de trabajadores como para la empresa.

  • Menor estrés. Trabajar desde casa hace que los trabajadores no se enfrenten a situaciones que puedan generarles estrés en su día a día, como son los atascos para llegar al trabajo, aparcar o las aglomeraciones en el transporte público. Además, el hogar proporciona un entorno de seguridad y, por lo tanto, aumenta su bienestar emocional.
  • Sentimiento de grupo. En ocasiones, los equipos de trabajo están formados por trabajadores que no comparten el mismo espacio o se dividen en grupos por afinidad personal. Esto ocasiona que algunas personas se sientan al margen y no se genere sentimiento de grupo. Al estar todos los trabajadores en la misma posición, se evita que ninguno se sienta desplazado y se promueve el sentimiento de formar parte de un equipo donde todos están en las mismas condiciones.
  • Aumento de responsabilidad y de autoestima. La autogestión del tiempo y la configuración en equipos hace que los trabajadores se vuelvan más responsables. El grupo funciona como si cada miembro fuera un engranaje de un mecanismo, si uno falla, genera una descompensación en el equipo que hace que no funcione todo tan bien. Esto implica que, cuando todo sale bien y es gracias al trabajo de todos los miembros del equipo, aumente la autoestima en general.
  • Reducción de gastos. El teletrabajo hace que se eviten gastos como las comidas fuera de casa o los costes del transporte. En las empresas permite reducir grandes costes como el consumo de electricidad.
  • Mayor productividad. La tranquilidad del hogar y la falta de distracciones que puede haber en el lugar trabajo, como el paso constante de personas o el ruido, hace que el tiempo que se pasa trabajando sea más provechoso. El tener algo más de flexibilidad horaria, permite a los equipos organizarse por objetivos y no por horas, lo que permite sacar más cantidad de trabajo en menos tiempo.

Cómo gestionar tu equipo

Coordinar un equipo no es una tarea fácil, tu equipo no está frente a ti y esto puede ocasionar retrasos en las tareas, bien por la falta de comunicación o porque algún miembro no ha entendido bien sus funciones. Es por ello que como coordinador debes realizar una labor de guía, especialmente al principio. Debes “tutorizar” a tu equipo al menos hasta que este sea capaz de autorregularse sin problemas.

La planificación en este aspecto es esencial. Hay que establecer las tareas de manera clara. Así mismo, es esencial establecer unos criterios de importancia sobre estas tareas para poder determinar cuáles se deben realizar con mayor rapidez y cuáles pueden esperar. Los profesionales tienen más independencia a la hora de tomar decisiones, por ello, deben tener más cuidado con los criterios sobre qué hacer en cada momento.

En este aspecto, una buena idea es utilizar herramientas de trabajo colaborativas tipo planner a las que tenga acceso todo el equipo. De esta forma, podrás definir unas metas concretas para cada persona. Así, todos los miembros sabrán qué está haciendo cada compañero en todo momento, y a quién pedir ayuda en el caso de que sea necesario.

Los horarios, aunque sean algo más flexibles, son esenciales. El control de horas trabajadas es importante especialmente para conocer qué se puede mejorar y qué se debe trabajar. Sin embargo, no es tan importante que el trabajador cumpla un horario, sino que el equipo cumpla con los objetivos programados. Por lo que la organización en este aspecto es imprescindible. Es esencial establecer un horario para que se puedan desarrollar sin problemas los vínculos de conectividad que se vayan a tener entre los miembros del equipo.

     - Gestión emocional

Uno de los principales peligros que puede tener el teletrabajo es el sentimiento de soledad en el profesional. Por lo que, a la hora de coordinar equipos, una de las tareas más importantes es motivar a cada persona que forma parte de ellos. Así mismo, también deberás mediar en los conflictos que puedan surgir tanto entre los compañeros como entre los profesionales y la propia empresa.

Por otra parte, debes confiar en los profesionales y olvidar el sentimiento de pérdida de control de los miembros del equipo. No puedes pensar que tus empleados están divirtiéndose o viendo la tv en sus casas, ya que están realizando el mismo trabajo que harían en la oficina. La falta de confianza es una actitud que no ayuda a la cohesión laboral, aspecto esencial en esta situación.

Está demostrado que durante periodos de teletrabajo, la productividad de los empleados se eleva. ¡Confía en ellos y ellos confiarán en ti!

Consejos para un teletrabajo exitoso por equipos 

Hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta para que la práctica del teletrabajo dé sus frutos de manera exitosa:

  • Reuniones de seguimiento

Es importante organizar constantemente reuniones para realizar un seguimiento tanto de las tareas como de la situación de los empleados. Aumentará la cercanía con tu equipo, creará vínculos entre sus miembros y la comunicación será más directa, esto evitará posibles malentendidos. Una buena opción es utilizar Skype, Hangouts o cualquier herramienta del estilo.

Incluye estas videoconferencias en la planificación para que tu equipo sepa cuándo se van a realizar. No debes excederte con estas reuniones, son para realizar un seguimiento y que se expongan los temas a tratar, con una o dos por semana es suficiente.

  • La importancia de la comunicación 

 

Hay que sacar tiempo para hablar con el equipo frecuentemente. La comunicación durante el teletrabajo es imprescindible. Dedícales tiempo a todos los miembros del equipo tanto juntos como por separado.

Si compartiendo el mismo espacio que tus empleados es importante el feedback por parte de estos, durante la etapa de teletrabajo lo es mucho más. Para ello, es recomendable el uso de herramientas de mensajería instantánea con carácter profesional. Hangouts, Whatsapp o un chat interno pueden ser de gran utilidad. La comunicación debe ser lo más clara posibles y si surge cualquier duda, poder solucionarla con la mayor rapidez y eficacia posibles.

Estar en contacto continuamente es fundamental para realizar el trabajo de forma efectiva. Tener acceso a ello dará tranquilidad a tu equipo y la comunicación fluirá de forma natural, sin tener que forzarla.

En ocasiones, oír el tono de voz de las personas y preguntarles qué tal están con determinada tarea o situación, nos puede decir mucho más que si les preguntamos por escrito. Este simple gesto ayudará a solucionar muchos problemas.

No debe producirse de ninguna manera una sobreabundancia de comunicación, es decir, tan bueno es que haya una comunicación clara y efectiva como tan malo es encontrarse una cantidad abusiva de mensajes.

  • Sirve de apoyo y apóyate en los demás 

Es necesario que el equipo tenga una figura en la que apoyarse para seguir adelante ante cualquier situación. Al igual que tú te tienes que apoyar en tus equipos, ellos te liberarán de una gran carga de trabajo y te ayudarán cuando lo necesites.

Durante los últimos meses hemos comprobado que el teletrabajo es posible en muchas empresas. Y, lo mejor de todo, que bien gestionado, puede incluso aumentar la productividad. Por lo que, tras salir de esta situación, es muy posible que muchas empresas se planteen implantar el teletrabajo entre sus trabajadores para mejorar así su Employer Branding.

¿Y tú? ¡No te quedes atrás y ponte las pilas! Tener éxito con el teletrabajo está en tus manos. Tus equipos te necesitan tanto como tú a ellos, tenlo en cuenta.