talento senior

Actualmente, el mundo laboral se encuentra en un momento de transición debido a la revolución tecnológica, con una influencia científica y técnica que se abre paso rodeada de una gran cantidad recursos, metodologías y/o habilidades. Dentro de esta situación, surgen dudas sobre el futuro profesional de los talentos senior.

Una de las reacciones que han tenido las empresas ha sido la de decantarse por los más jóvenes para poder hacer frente a estas novedades tecnológicas que eran de obligado manejo. Los jóvenes talentos han crecido inmersos en la era de Internet y los gadgets forman parte de ellos casi de manera natural, por lo que aportan a las empresas ventajas competitivas en este aspecto.

Sin embargo, es importante destacar que cada vez son más las compañías que quieren dar una oportunidad a la templanza y experiencia de los trabajadores más veteranos.

 

Las ventajas que ofrece el talento senior
Los profesionales de más edad presentan, entre otras virtudes, una fuerte ética del trabajo unida a una gran cultura del esfuerzo que marcan de manera determinante su disciplina y carácter a la hora de enfrentarse a un nuevo desafío. Del mismo modo, se puede decir que -por lo general- disponen de habilidades que han ido adquiriendo gracias a la experiencia. Todo esto influye a la hora de trabajar de una forma mucho más autónoma e independiente, incluso formando a los empleados más inexpertos.

En el caso de empresas de nueva o reciente creación —en muchas ocasiones, pequeñas start-ups formadas por jóvenes emprendedores— que aún buscan trazar su camino, contar en su plantilla con estos profesionales puede proporcionarles la firmeza y perspectiva que les falta. Esto, unido al entusiasmo de empezar un proyecto nuevo, puede contribuir al éxito de una compañía fruto de la diversidad empresarial.

 

La dualidad de aptitudes
Juventud y madurez no deben ser rivales, tampoco tienen por qué serlo el talento senior y las nuevas tecnologías. Tener la destreza de poder combinar las habilidades de ambos perfiles profesionales, supone un gran paso para poder lograr el éxito en el ámbito laboral, tanto para las empresas como para los empleados. A través de la cooperación, se puede entender y asimilar mejor esta época de metamorfosis en el ámbito social y/o profesional.

El talento senior ha perdido una presencia significativa en los diferentes sectores debido a la irrupción de nuevas generaciones en el mercado laboral. Sin embargo, aptitudes más destacadas en los profesionales con mayor experiencia, como capacidades de negociación, lealtad a las empresas o conocimiento sobre el mercado, han supuesto que las empresas vuelvan a poner su foco en el talento de mayor edad.

 

Plan de acción
Desde la Fundación Randstad se aspira —desde hace más de una década— a conseguir la igualdad de oportunidades en el empleo. Conseguir empleo a diferentes profesionales pertenecientes a colectivos en riesgo de exclusión laboral, entre los que se encuentran los mayores de 45 años, es uno de sus objetivos prioritarios.

En Fundación Randstad creemos que resulta muy positivo encontrar un equilibrio entre jóvenes y mayores sin sesgar a través de la edad, valorando la diversidad y la unicidad de cada aspirante con el mismo criterio. Al fin y al cabo, tanto la actitud como las destrezas son las que determinarán si una persona es funcional o no para una compañía.

Contar con plantillas diversas permite disponer de una clara ventaja competitiva en el mercado, además de incrementar el atractivo laboral de la compañía por ofrecer mayores oportunidades de crecimiento laboral y personal para los trabajadores. En definitiva, las empresas que consigan aunar ambos perfiles profesionales y lograr que éstos aprendan los unos de los otros, tendrán mucho ganado respecto a sus competidores en el mercado.

Y tú, ¿qué ventajas crees que ofrece el talento senior?