Cartas de recomendación | 880

Además, esta actitud te permitirá formar una buena red de contactos para el futuro. Estas personas pueden ser de gran valor para nuestra carrera profesional, ya que nos permiten aprender de ellas y colaborar para lograr proyectos de éxito. Si se crea una buena conexión, es posible que las probabilidades de que accedan a facilitarte una carta de recomendación aumenten, ya sea por iniciativa propia o previa solicitud.

Las cartas de recomendación pueden ser de gran utilidad a la hora de optar a un nuevo puesto de trabajo, por eso es muy positivo que tus responsables en antiguos empleos la redacten para ti. Hay que tener en cuenta que, del mismo modo que una persona busca toda la información sobre una empresa en la que está interesada, las compañías también desean tener toda la información posible sobre sus potenciales empleados y presentar este documento tiene un gran valor diferencial.

 

¿Qué es una carta de recomendación y por qué es tan importante?
Pero ¿qué es exactamente una carta de recomendación? Aunque los profesionales de Recursos Humanos centran gran parte de su trabajo en valorar el Currículum Vitae y la entrevista personal, es habitual pedir posibles referencias de empleos anteriores. Tener un buen Currículum Vitae es decisivo, pero estas referencias sirven para subsanar la incertidumbre sobre el desempeño profesional que tendrá el candidato si entra en la empresa. Estas referencias suelen presentarse en forma de carta personal. A menudo, están redactadas por responsables de empresas o departamentos y, en ella, se enumeran las habilidades y cualidades demostradas por la persona en el transcurso de su trayectoria profesional.

Esta información es muy útil, por un lado, porque denota un valor añadido sobre el candidato, que se ha preocupado en solicitar cartas de recomendación a sus prescriptores o incluso, sus superiores se las han podido ofrecer al marcharse de un trabajo y por otro lado, porque puede resolver posibles incoherencias o interrogantes que se presenten en el CV. Si tras una entrevista personal, se pregunta expresamente si se tienen documentos de este tipo, será un importante indicador de que la entrevista se ha desarrollado satisfactoriamente y que se está valorando seriamente una futura contratación.

 

¿Cómo debe ser una buena carta de recomendación?
Es importante analizar varios aspectos a la hora de presentar una carta de recomendación. Lo recomendable es tener elaborada -con antelación- una lista de personas que puedan dar fe de tus cualidades como profesional.

Para que una carta de este tipo sea relevante y dotada de credibilidad, lo mejor será que esté firmada por un responsable de mayor jerarquía, ya sea el director de la empresa o el jefe del departamento. En este caso, lo mejor sería que la redacción corra por cuenta del responsable directo que fue testigo de los méritos laborales, pero que a su vez esta recomendación esté firmada por un alto cargo de la empresa que lo constate.

Lo más habitual es que sea el responsable quien redacte directamente la referencia. Sin embargo, siempre es recomendable tener un borrador general preparado, para tener una base de la que partir y poder adaptarlo según la circunstancia concreta y el puesto al que se esté optando.

¿Qué debe de incluir una carta de recomendación? A continuación, te damos las claves:

– Los datos esenciales. Para empezar, el documento debe incluir nombres y cargos, tanto del candidato como del profesional que firma la carta. También es importante indicar el tiempo y puesto donde se ha producido la relación laboral, especificando cuáles eran las funciones que realizaba la persona en la compañía.

– Una explicación de las referencias. En el cuerpo de la carta se deben exponer las razones por las que se emite dicho documento. Aquí se detallarán las cualidades y habilidades más relevantes, así como en qué ámbitos podría contribuir y por qué se considera al candidato un profesional adecuado y competente.

– Formación llevada a cabo en la empresa. En el caso de que se haya producido un proceso de aprendizaje durante el empleo, será interesante plasmarlo en la carta. De este modo, el profesional que la recibe sabrá a ciencia cierta qué conocimientos y prácticas ha adquirido el candidato.

 

Otros tipos de carta: la recomendación académica para el candidato sin experiencia
Al contrario de lo que pueda parecer, la falta de experiencia laboral no es en absoluto un impedimento para las cartas de recomendación. La vida académica también nos aporta experiencia y conocimientos. La seguridad en uno mismo y las ganas de aprender son vitales en esta situación y, si se tienen estas cualidades, cualquier profesor aceptará redactar una carta de recomendación.

Si se cuenta con un buen expediente académico, este potenciará notablemente la fiabilidad de dicha carta, ya que una buena referencia se apoya en la otra. No hay que tener ningún tipo de reparo a la hora de pedir una carta oficial en la que exprese el grado de responsabilidad y el nivel de profesionalidad del alumno.

 

Sácale el mayor partido a tu carta de recomendación
Estos documentos, a priori sencillos, son cruciales para destacar cualidades, valores y fortalezas desde una perspectiva ajena al candidato. Además, disponer de referencias genera mayor confianza, ya que se presentará a la entrevista personal con más seguridad y firmeza al ser consciente de que su labor está bien valorada por otros profesionales de su sector. ¡Toma nota de estos consejos para sacarle el máximo partido a las cartas de recomendación!

– No adjuntes la carta al CV, entrégala en la entrevista. Incluir estos documentos en un primer contacto puede hacer que pierda importancia. En cambio, entregarla de forma proactiva durante la entrevista personal supondrá un punto positivo, ya que indica iniciativa y seguridad. Como alternativa, se puede añadir al final del CV un apartado que indique que se ofrecen referencias bajo solicitud.

– Revisa y comprueba su contenido para cada puesto de trabajo. Es importante que lo que se dice en la carta esté en consonancia con lo indicado en el CV y con la actitud adoptada durante la entrevista. De la misma forma, son mucho más efectivas aquellas que están dirigidas especialmente a la empresa a la que se entrega.

– No olvides las cartas de presentación y de agradecimiento. Hay más documentos que aportan valor y sirven para diferenciarse del resto de candidatos. La carta de presentación indica compromiso y estrecha más los vínculos entre el profesional y la persona encargada de la selección. Por otro lado, enviar un mensaje de agradecimiento tras la entrevista personal refleja verdadero interés en la empresa y, además, te permitirá tener un seguimiento de cómo va la candidatura ya que, si finalmente no resultas elegido, esto será valorado positivamente por la compañía, te contestarán para comunicarte la decisión y hasta pueden tenerte en cuenta en otros procesos futuros.

Otra forma de mostrar recomendaciones de antiguos empleos es a través de las referencias en redes sociales profesionales. Sin embargo, mientras que este método es efectivo para que compañeros directos expresen cualidades actitudinales del entorno laboral, si se busca una recomendación de carácter más oficial, es mejor recurrir a la carta tradicional.

Recuerda que las buenas relaciones en tu ámbito laboral te aportarán una sinergia positiva que se acabará traduciendo en una exitosa carrera profesional.

 

Y tú, ¿ya cuentas con una carta de recomendación?