digital-employer-branding-tendencias23-880.jpg
El medio online es para las nuevas generaciones –aquellas que se han incorporado al mercado laboral en los últimos años– el marco natural donde comunicarse.
Precisamente como consecuencia de esta tendencia, el entorno digital (internet, redes sociales y demás plataformas online) se está convirtiendo en uno de los canales principales a la hora de reclutar el talento de esos nuevos profesionales.
En este contexto, la fidelización del capital humano, o employer branding, también se convierte en digital. ¿Cómo deben reinventarse las empresas en general y los responsables de RRHH en particular ante este nuevo escenario?
Actualmente, el entorno digital domina todos los espacios de nuestras vidas, también en el aspecto laboral. En un mundo en constante transformación, las empresas deben ser capaces de responder a los nuevos retos que plantea este nuevo escenario, especialmente desde los departamentos de RRHH, máximos responsables de la gestión de personas y del talento dentro de la oganización.
La capacidad de adaptación a las nuevas tendencias es un imperativo para seguir siendo competitivos, especialmente a la hora de captar profesionales y fidelizar su talento. Para lograrlo, también es fundamental saberlo comunicar y ahí es donde entra en juego el Employer Branding, una práctica empresarial en permanente movimiento para adaptarse a los retos digitales.
Retos de branding en la era digital
Como es sabido, el branding hace referencia a todo aquello que la empresa transmite, lo que quiere que se sepa y se diga de ella. En cambio, la reputación es lo que se opina de ella.
El reto pasa por que ambos conceptos se complementen, un desafío que cobra más importancia que nunca en el entorno digital. Las empresas, especialmente desde los departamentos de RRHH, deben saber aprovechar las nuevas herramientas digitales y adaptarse a ellas para conseguir que se conozca la firma, se hable de ella y se proyecte la imagen que realmente se quiere transmitir.
Por un lado, el digital branding comporta acercarse el empleado y no solo al cliente o a la competencia. Para conseguirlo, las empresas deben focalizar sus esfuerzos no solo en comunicar sus productos o servicios, sino en comunicar la marca empleadora.
Esto también pasa por una aproximación más personal y directa, sobre todo a través de las redes sociales, dejando de lado prácticas masivas y lejanas.
Ahora bien… ¿qué elementos conforman una propuesta de digital employer branding exitosa?
Entre las tendencias digitales en auge en el marco de los RRHH, las redes sociales permiten compartir de una forma más rápida y específica datos sobre la empresa, su cultura y sus valores para que los profesionales la conozcan y se sientan involucrados desde el primer momento.
Nueva relación candidato-empresa
Es fundamental, asimismo, que las firmas logren posicionarse como una marca de valor de cara a los empleados o, lo que es lo mismo, como un lugar atractivo para trabajar. Atraer y retener el talento también pasa por ofrecer una employer value proposition exitosa y competitiva. Y esta marca de valor debe ser capaz de posicionarse como tal en el mundo digital y, concretamente, en el de las redes sociales.
La razón es sencilla: si los responsables de RRHH buscan talento, los profesionales navegarán para encontrar esa firma que les atraiga y donde desearían trabajar.
En el entorno digital, la comunicación y la relación con los candidatos cambian y tienen lugar en nuevos escenarios como la web corporativa, el e-mail, el chat o las redes sociales. El intercambio de información va más allá de la entrevista profesional.
La red es el espacio ideal para compartir valor en ambos sentidos y las compañías deben aprovechar ese marco al máximo para ofrecer contenidos como noticias, newsletters e información corporativa diversa que resulte sugestiva para los candidatos.
Por ello, es fundamental que el employer branding pase también por el entorno digital y, especialmente, por las redes sociales. Un canal corporativo en YouTube o páginas dedicadas a la firma en LinkedIn o Facebook son ejemplos sencillos y convenientes.
Estabilidad de las prácticas tradicionales
Lógicamente, la adaptación de las prácticas de employer branding al entorno digital no implica que las firmas abandonen sus prácticas tradicionales de éxito.
Los responsables de RRHH siguen jugando un papel fundamental a la hora de seleccionar a los futuros profesionales de las empresas y técnicas más tradicionales, como las entrevistas o las dinámicas de grupo, siguen estando vigentes y aportando resultados claramente satisfactorios.
Una vez incorporado este talento en la firma, el entorno digital también representa un medio idóneo tanto para introducir al recién llegado en la cultura corporativa como para fidelizarlo y fomentar sus grados de motivación y compromiso.
En este sentido, prácticas y herramientas de comunicación interna como revistas o newsletters, así como la planificación de actividades que fomenten el team building se mantienen firmes a la hora de transmitir a los empleados información sobre la empresa.
Estos aspectos, que se suelen trabajar conjuntamente desde los departamentos de RRHH y los de Marketing y Comunicación son totalmente compatibles con las nuevas tendencias en employer branding a la hora de planificar las estrategias de marca como empleador.
La capacidad de adaptación al entorno digital es fundamental para que las empresas sean competitivas.
El salario, factor decisivo para elegir dónde trabajar
Según el informe “Randstad Employer Branding: cuando la percepción puede convertirse en realidad”, realizado a partir de 11.500 encuestas en España y más de 225.000 en 23 países de cuatro continentes, más del 30% de los empleados que cambiaron de empresa en los últimos 12 meses lo hicieron por un salario demasiado bajo y por la falta de oportunidades de crecimiento.
Más del 60% de los encuestados incluyen el salario, asimismo, entre los cinco criterios más importantes para elegir una compañía para trabajar.
La seguridad a largo plazo y las perspectivas de futuro se sitúan en el segundo y tercer lugar, respectivamente, del Top5 de prioridades para los empleados, donde también destacan factores como un ambiente de trabajo agradable y la conciliación entre trabajo y vida privada.
La comunicación de marca del empleador en Google
Aunque el employer branding es una tendencia considerada novedosa, las grandes compañías multinacionales trabajan las estrategias de marca del empleador desde hace años y conocen a la perfección su utilidad cuando se llevan a cabo con éxito.
Un ejemplo por todos conocido es el de Google que, como no podía ser de otra manera, dedica una parte muy significativa de sus esfuerzos a la comunicación corporativa y a la captación de talento.
El gigante tecnológico tiene una de las mejores reputaciones del mundo no solo por sus productos y resultados, sino como empresa donde trabajar según sus propios empleados.
Para Google, el bienestar del empleado es fundamental, pues considera que solo así rendirá de la mejor manera y la empresa rentabilizará sus esfuerzos en capital humano, pero igual de importante es comunicar esta filosofía. Siendo una empresa tecnológica, no cabe duda de que el canal preferido por la compañía para darse a conocer es el digital.