cómo te expresas en una entrevista y qué transmites

Tiempo de lectura: 6 minutos.

Cuando conoces a una persona por primera vez, te creas una imagen global de cómo es esa persona y si te genera un buen feeling, y esa sensación te la transmitirá a través de su conversación, su mirada y sus gestos, todos los detalles suman. En tu búsqueda de empleo sucede lo mismo. Las empresas te entrevistarán personalmente para tratar de detectar si podrás encajar en el equipo y si eres exactamente la persona que necesitan, y a esa conclusión llegarán desde varios caminos: tus palabras, tu forma de expresarte y cómo te desenvuelves.

La diferencia entre creer y tener la certeza: tu asertividad.

En una entrevista de trabajo puedes pensar que has sabido sintetizar tus cualidades y tu experiencia, pero… ¿la has transmitido con la suficiente seguridad y certeza?

¿Qué te parece que genera más confianza: “intentaré hacer lo posible para cumplir los objetivos” o “soy una persona muy comprometida y me esfuerzo cada día para superar los objetivos”? Claramente la segunda opción demuestra mucha más seguridad. Ser asertivo te ayudará a transmitir esa sensación. ¿Cómo lograrlo?

  • Evita expresiones como “creo que” o “intentaré”. Sé firme, reafirma lo que afirmas. Transforma las intenciones en garantías y hechos.
  • Sé sincero, no trates de ser otra persona, tú sabes el gran profesional que eres, conoces bien tu experiencia y solo tú puedes defenderla con firmeza. Habla con honestidad.
  • No conjugues los verbos en condicional (no me importaría, podría…), definen posibilidades, no realidades. Si, por ejemplo, dices “no me importaría hacer guardias”, lo estarás planteando como una hipótesis, no demuestras una verdadera disposición.
  • Haz preguntas al finalizar la entrevista. No recurras a la fórmula “sí a todo y aceptar”. Tus intereses e inquietudes cuentan, y la empresa valorará tu proactividad. Ten confianza para decir “no” si percibes que tu camino y el de la empresa no podrían converger.

Habla siempre en positivo

La negatividad atrae más negatividad, y si tu discurso es despectivo, pesimista o autocompasivo, la percepción de la empresa no será buena. Es muy posible que en la entrevista te pregunten por tu anterior trabajo, o el actual si estás buscando un cambio de empleo, y es fundamental que tu discurso se articule de forma positiva.

Sí, es posible que exista algún aspecto negativo que haya empañado tu experiencia en alguna empresa o equipo, pero no es eso lo que debes llevarte contigo. De cada capítulo de tu trayectoria laboral podrás extraer un aprendizaje valioso y conocerás a compañeros que te aportarán grandes cosas, incluso cuando pienses que estás atravesando un bache. Es eso lo que debes quedarte. No solo a la hora de transmitirlo en una entrevista, sino también para tu propio desarrollo personal y profesional.

Lo que tus gestos esconden

Tu lenguaje no verbal debe apoyar la confianza que transmitas con tus palabras, y muchas veces son los gestos más inconscientes los que pueden traicionarte. Tampoco quiere decir si titubeas una vez, vayas a perder la credibilidad y quedarte fuera, no olvides que la naturalidad es un rasgo positivo: los recruiters buscan la autenticidad, no un papel bien aprendido. Estos consejos te ayudarán a cuidar lo que tus gestos transmiten:

  • Evita tocarte las orejas, la nariz o jugar con tu pelo, esos pequeños tics denotan tu nerviosismo. Si no sabes qué hacer con tus manos, apóyalas en la mesa o sobre tu regazo.
  • No te cruces de brazos porque dará la sensación de que pones un escudo.
  • Mantén el contacto visual, evitar la mirada parecerá que ocultas algo.
  • Permanece erguido, que no rígido, en una posición neutra. No te encorves ni te reclines sobre el respaldo.

¿Cómo vestir para una entrevista de trabajo?

¿Te vestirías igual para ir a una fiesta hawaiana que para asistir a la boda de tu hermano? Aplica la misma lógica en tu búsqueda de empleo. No es lo mismo si aspiras a un perfil comercial en una veterana entidad bancaria, que si tratas de hacerte un hueco como animador 3D en una joven pyme de desarrollo de videojuegos. La identidad corporativa y cultura de la empresa, la tipología de su cliente, el tipo de trabajo que desempeñarás y su propio ambiente interno te darán las mejores pistas de cómo encajar mejor. Por eso no existe una única respuesta correcta a esta pregunta.

La forma de vestirte, peinarte, o maquillarte son cuestiones que forman parte del ámbito de tu identidad personal y, por sí mismas, no delimitan tu capacidad profesional. Pero hablan de ti, y pueden dar pistas de tu forma de ser, algo que también tendrá un impacto en tu puesto de trabajo.

Siempre será un acierto elegir un aspecto neutro, sin grandes complementos ni colores chillones, y, por supuesto, pulcro y aseado.

 

No existe un único camino para triunfar en una entrevista de trabajo, y tu éxito no depende únicamente de ti. Puedes hacer una gran entrevista, pero no ser seleccionado, o salir descontento porque pensabas que no reflejaste todo tu potencial, y ser seleccionado. La alta competitividad y demanda de un puesto, la profesionalidad de los recruiters para vislumbrar tu ajuste al perfil… existen muchas variables. Trata de ofrecer la mejor versión de ti, ¡y tarde o temprano lograrás tu objetivo!

¡Descarga la app de Randstad para encontrar las mejores oportunidades y darle un impulso a tu talento!