Tiempo de lectura: 3 minutos 

Durante el duro golpe que ha sufrido la economía española en estos últimos meses debido a la crisis económica y sanitaria causada por la pandemia del COVID-19, una de las actividades que no solo no ha notado el impacto, sino que se ha visto reforzada por las circunstancias es el comercio electrónico. Ha sido y será uno de los pilares tanto de la economía global como de la española durante esta pandemia, y tras la recuperación de esta crisis sanitaria, las expectativas de crecimiento de este sector son muy prometedoras.

Gracias al comercio electrónico, el consumo no ha parado durante la pandemia y numerosos negocios han podido continuar con su producción para poder sobrevivir frente a esta crisis. De hecho, en datos, el comercio electrónico se ha disparado un 74% en el confinamiento, según la directora general de Google España, Fuencisla Clemares, en la Cumbre empresarial de la CEOE.

Debido al cierre de las tiendas físicas, la sociedad necesitaba continuar con el consumo, y la respuesta ha sido el e-commerce, ya que es un método de consumo muy seguro en términos sanitarios. Y esta tendencia de compra venta ha llegado para quedarse.

Según datos de Google España, se espera que el comercio electrónico pase a representar el 20% del sector en tres años, frente al 8% que suponía antes del confinamiento (la mitad que la media europea, que es del 15%).

Esta tendencia de crecimiento exponencial no solo se ha vivido en España. Según datos publicados en BBC, las compras por internet se han disparado más de un 90% con respecto al año pasado en Estados Unidos y Canadá, y un 82% en Europa. Como se puede observar, este crecimiento del e-commerce se está viviendo a nivel mundial. Todas las economías experimentarán un incremento del comercio electrónico que provocará que este sector sea una parte vital de la funcionalidad y del buen estado de salud de cualquier economía.

La importancia del empleo digital

La pandemia nos ha demostrado que el futuro de la sociedad pasa por la inversión en tecnología y la digitalización de la economía, con especial énfasis en el empleo. De nuevo en palabras de la directora general de Google España, Fuencisla Clemares: “los consumidores no entienden de fronteras y se mueven buscando la mejor calidad y el mejor precio. Es fundamental que desarrollemos las capacidades digitales".

De hecho, tanto para el comercio electrónico como para la mayoría de los sectores, estas capacidades digitales son fundamentales para el desarrollo de la economía, y en concreto para alcanzar la tan ansiada recuperación. Según el informe "El futuro del trabajo" de Randstad, más del 25% de las grandes empresas de la OCDE están teniendo actualmente dificultades para encontrar determinados perfiles tecnológicos.

¿Necesitas el mejor talento para impulsar tu negocio? En Randstad, ¡te ayudamos!