Tiempo de lectura: 6 minutos 

Hubo un tiempo en el que las estrategias de employer branding se centraban en la atracción de talento, en medidas externas que no guardaban relación con la gestión de la fuerza de trabajo interna. Pero eso cambió en la medida en la que se apostó por vincular el compromiso de los profesionales con la marca como sus mejores embajadores, ya que su satisfacción es el mejor espejo en el que pueden reflejarse los potenciales candidatos.

Sin embargo, según analiza el informe Talent Trends 2021 de Randstad Sourceright, muchas empresas no habían tratado de elevar la reputación de su marca a través de la mejora de la experiencia del talento hasta ahora. ¿Qué debes tener en cuenta para elevar tu employer branding al máximo nivel?

El bienestar del talento: en el foco.

La experiencia del talento está profundamente ligada a la satisfacción laboral, el bienestar y la fidelización, factores que guardan una estrecha relación con los costes laborales y el propio rendimiento de la organización. Sin duda, los profesionales con mayor sentido de pertenencia y engagement con la empresa, son aquellos que mantienen un alto desempeño y menor tasa de rotación. Son cuestiones que han multiplicado su importancia a raíz de la crisis sanitaria, tal y como aseguran el 63 % de los líderes encuestados en el informe, pero también su complejidad.

El teletrabajo ha sido uno de los principales motivos por los que este reto se ha complicado, especialmente para las nuevas incorporaciones, a las que no se le ha podido ofrecer un proceso de onboarding y acompañamiento cara a cara, a lo que se ha sumado el estrés que ha generado en todas las personas el impacto de esta situación y que resulta más complejo de gestionar en remoto.

Sin embargo, las empresas han afrontado positivamente el desafío, y según un estudio de HRDirector citado por nuestro informe Talent Trends 2021, el engagement de los trabajadores se incrementó globalmente en un 2 % entre enero y julio de 2020

¿Qué necesita el talento en tiempos de Covid?

Las necesidades del talento han cambiado en la medida en la que lo ha hecho el panorama social, y estos tres pilares son fundamentales en toda estrategia de employer branding que quiera focalizarse en la mejora del bienestar:

  • Seguridad física y laboral: el final de la pandemia todavía no tiene fecha, y, por ello, la seguridad sanitaria debe ser una prioridad, especialmente en los lugares de trabajo multitudinarios, en los que existe un gran contacto social y se trabaja de forma presencial. De hecho, este es uno de los factores que más tienen en cuenta los empleados a la hora de aceptar un empleo, según datos de LinkedIn.
  • Apoyo emocional: según el informe Talent Trends 2021, el 71 % de los trabajadores se sienten apoyados emocionalmente por las empresas en las que trabajan. Atravesamos un momento delicado para todas las personas, y estar cerca de tus profesionales resultará beneficioso para ambas partes.
  • Recursos y herramientas: las empresas han acelerado su transformación digital, y, en consecuencia, los profesionales han tenido que adaptarse al uso de nuevos métodos de trabajo y entornos. Para ello, es necesario impulsar planes de reskilling y dotar a los profesionales de las herramientas necesarias.

Escuchar las necesidades y expectativas del talento es clave. Según el informe, el 75 % de los líderes de RRHH considera que las expectativas que deposita el talento en sus empleadores se están incrementando, y estos deben responder a ellas.

Construye la mejor experiencia para el talento en 5 pasos.

Antes de plantear tu estrategia de employer branding para mejorar la experiencia del talento, debes hacerte tres preguntas:

  • ¿Estás aplicando una estrategia de comunicación consistente y eres transparente respecto a la situación y los planes relativos a la plantilla?
  • ¿Estás analizando los datos y el feedback de tus profesionales para guiar tus políticas de gestión de talento?
  • ¿Tu liderazgo tienen en cuenta la relación entre la experiencia del talento, el engagement y la productividad?

Si puedes responder que sí a las tres cuestiones, probablemente tu estrategia ya esté orientada hacia la mejora de la experiencia del talento. Te recomendamos seguir estos 5 pasos para garantizarla:

  • Crea grupos focales con tus profesionales que te permitan analizar y orientar tu gestión del talento.
  • Marca objetivos cuantificables para aclarar qué esperas conseguir y poder medir de forma fidedigna tus resultados.
  • Invierte en recompensas y reconocimiento para impulsar el engagement del talento, especialmente en los momentos más difíciles.
  • Encuesta a tus profesionales en sus distintas fases, especialmente a los posibles candidatos, para descubrir si sus expectativas de alinean con la experiencia que les ofreces.
  • Automatiza y usa la tecnología para facilitar una toma de contacto constante con tus empleados, para que nunca puedan sentirse ignorados.

Presta atención a cómo puedan estar sintiéndose tus profesionales en todo momento, especialmente en aquellos de mayor incertidumbre y en los picos más intensos de actividad, cuando existan más riesgos de sentirse abrumados o sobrepasados por la situación, ya que están más expuestos a verse afectados por el síndrome de burnout.

Focalizar tus estrategias en el bienestar y la satisfacción del talento te ayudará a mejorar su rendimiento y que la organización pueda ser más competitiva, no solo en la situación que atravesamos, sino también en el futuro. Desde Randstad podemos ayudarte a construir tu mejor estrategia de employer branding para atraer y fidelizar talento.

¡Contacta con nosotros!