actualidad laboral | newsletter Fundación Randstad | marzo 2017

En los tiempos que vivimos, el empleo es la mejor herramienta para lograr la integración total de la personas, el principal impacto se da en el bienestar material y en la calidad de vida, porque el empleo proporciona los ingresos necesarios para ser independiente económicamente, pero también incide directamente en el desarrollo personal de los profesionales.

Para mejorar la empleabilidad de las personas activas, es fundamental la formación. Esta realidad se refleja claramente en los datos de la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística, de los tres últimos años, en los que las tasas de ocupación son más altas en los casos en los que los profesionales cuentan con formación secundaria o con formación superior:

 

¿Qué formación presentaban estos profesionales en 2016?
– El 42% de las personas que estaba trabando tenían Formación superior.

– El 51,4% tenía Formación Secundaria.

– El 6,3% tenía nivel de estudios primarios.

– El 0,3% de las personas ocupadas no tenía estudios.

– El número de profesionales mayores de 45 años que estaba trabajando en 2016 (7,9 millones de personas) ha crecido un 11% desde el año 2014. En el año 2016 representaban el 43% de la población ocupada, 2 puntos por encima respecto del año 2014.

– El nivel formativo alcanzado está directamente relacionado con el nivel de empleabilidad. Se observa como tan sólo en los 2 últimos años, se ha incrementado el número de profesionales ocupados que tienen nivel de estudios medios (este grupo ha crecido un 8% en la serie 2014-2016) y de los que tienen nivel de estudios superiores (este grupo ha crecido un 6% respecto al año 2014 también), mientras que el número de trabajadores que cuenta con estudios primarios o no tiene estudios ha descendido un 8%.

– A nivel de género, si se analiza la serie 2014-2016 se observa que en todos los años, casi la mitad de las mujeres que estaba trabajando contaba con estudios superiores. En el caso de los hombres que estaban trabajando, esta proporción es menor (en torno al 37% tenía formación superior).

 

 

Fuente: elaboración de Fundación Randstad a partir de datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) “Encuesta de Población Activa, media de los cuatro trimestres del año” para los años 2014, 2015 y 2016.