Tiempo de lectura: 5 minutos.

En medio de una fuerte crisis sin precedentes, ha sido necesario flexibilizar, readaptar y reestructurar las plantillas desde un liderazgo fuerte y muy estratégico.

Desde la Revista FORBES y en colaboración con Randstad España, publicaron recientemente la lista de los 50 mejores directores de RRHH de España, según las valoraciones de sus propios equipos. Aquellos que han orientado su gestión hacia el bienestar del talento y su desarrollo profesional, han sido los mejor valorados.

¿Cómo ha cambiado el rol de director de RRHH?

Una buena gestión del talento ha sido fundamental para afrontar los retos y todos los imprevistos que arrastró la pandemia. Un escenario complejo y cambiante ha exigido una nueva mentalidad, más flexible, innovadora y también empática, capaz de adelantarse a las circunstancias y de mostrar su faceta más humana.

En este escenario, el director de RRHH se ha convertido en el agente del cambio, el motor que ha impulsado este proceso de adaptación. Ha pasado de identificarse como un perfil administrativo, tangencial e intermediario entre el talento y la empresa, a convertirse en un rol estratégico.

Tal y como explicaba Raquel Larena, nuestra directora de Talento, Cultura, Marca y Producto, en su entrevista para FORBES, los cambios en el rol de director de RRHH ya estaban teniendo lugar durante los últimos años, muy ligados a la transformación digital, y ya se había consolidado como uno de los perfiles más influyentes y mejor remunerados en las organizaciones. La pandemia no ha hecho más que acelerar ese cambio y acentuar las necesidades que, si bien ya existían previamente, han pasado a ocupar una posición preferente en la agenda de todo manager de personas:

  • La capacidad de adaptación, tanto a las épocas de intensa de actividad como a los valles, especialmente cuando se suceden y alternan de forma imprevista.
  • Poner a las personas en el centro de la estrategia de employer branding, focalizándola en su bienestar, salud y seguridad, ofreciendo una experiencia diferencial desde una faceta más humana.
  • El énfasis en el reskilling y la capacitación de los profesionales para mantener su competitividad y optimizar los recursos.

Las skills imprescindibles de un director de RRHH.

Como motor del cambio y pieza central en la gestión corporativa de una empresa, un buen director de RRHH debe ser capaz de dar respuesta a los retos que plantea un escenario en constante evolución. Además de una gran especialización y experiencia en la gestión de personas, debe reunir ciertas competencias muy vinculadas a la responsabilidad de su rol:

  • Capacidad de adaptación. La flexibilidad es una condición indispensable para que las organizaciones puedan ofrecer una respuesta ágil a las circunstancias. Lograr mantener la estabilidad frente a los vaivenes del mercado laboral y de la actividad está en manos del área de recursos humanos.
  • Visión estratégica y gestión del cambio: además de saber adaptarse a un escenario como el actual, es imprescindible que el director de RRHH tenga una mirada más amplia, sepa adelantarse a las necesidades de la empresa y sea el motor que impulse ese cambio.
  • Innovación. La tecnología es la mayor aliada en la eficiencia en la gestión de personas, y, por ello, es necesario contar con una mente abierta a la transformación digital. Big data, Automatización, tecnología predictiva… la digitalización también ha llegado al terreno de los recursos humanos, ha optimizado procesos clave, como el sourcing, y se ha convertido en el complemento indispensable para reforzar el trabajo de los equipos humanos.
  • Liderazgo basado en valores. Desde Randstad promovemos una gestión fundamentada en valores, socialmente responsable. Situar a las personas en el centro de las estrategias significa velar por su bienestar y satisfacción, priorizar su experiencia para optimizar el employer branding. Esta filosofía ha motivado que el propio discurso de los recursos humanos haya evolucionado hacia una perspectiva más humana, que habla de personas y de talento, en lugar de trabajadores o empleados.
  • Resiliencia y gestión de la adversidad. En los momentos de prosperidad, el liderazgo en la gestión de las personas es una tarea satisfactoria, en la que los esfuerzos invertidos siempre se ven gratificados. Pero es en las circunstancias más adversas donde un buen director de RRHH demuestra su talante. Debe ser capaz de transformar la crisis en oportunidad, desde la transparencia y la honestidad, dando ejemplo.
  • Trabajo en equipo. El director de RRHH es la cabeza visible y sobre quien recae la máxima responsabilidad de la toma de decisiones, pero a su lado se encuentra un equipo de profesionales especializados a los que debe coordinar para cumplir sus objetivos. La cohesión que se busca en los equipos que construyen la plantilla de la organización debe ser el reflejo de la propia gestión interna del equipo de recursos humanos, pero también debe extenderse a una perspectiva interdepartamental. El director de RRHH debe alinear sus estrategias con las del resto de managers: CEO, directores financieros, marketing y comunicación… Que cada área conecte con las otras como un perfecto sistema de engranajes.

Randstad Executive Search, encuentra al mejor talento ejecutivo.

Desde Randstad podemos ayudarte a gestionar tus recursos humanos desde una doble perspectiva. Te aportamos la flexibilidad que necesitas como tu mejor partner de recursos humanos. Trabajo temporal, gestión del talento, consultoría de selección… te acompañamos en cada fase de la gestión de los recursos humanos.

Pero también somos especialistas en encontrar el talento ejecutivo que necesitas para dirigir las áreas estratégicas de tu organización. Desde Randstad Executive Search ponemos a tu disposición la última tecnología y la experiencia de nuestros consultores especializados, capaces de identificar a los profesionales que mejor se ajustan a tus necesidades.