Tiempo de lectura: 3 minutos 

El año 2020 ha supuesto un antes y un después para el sector financiero. No tanto por la irrupción de la pandemia sino por el reto del sector para adaptarse al nuevo modelo de banca imperante, en el que la atención al cliente se traslada de la oficina a los canales digitales. El talento del sector está obligado a adaptarse al nuevo escenario financiero.

La banca se enfrenta en este 2021 a numerosos y ambiciosos retos. Según KPMG, algunos de ellos son tan complejos como el aumento de la rentabilidad, la mejora de la reputación del sector, la transformación digital o la optimización de las fusiones. Además, junto al propio sector también está evolucionando el perfil tradicional del profesional financiero.

La tecnología marca la diferencia

El nuevo profesional del sector financiero tiene que reunir una serie de competencias y habilidades para ser capaz de competir en un mercado que tampoco es ya es el mismo. No basta con que los profesionales manejen una serie de herramientas tecnológicas que dominan ya los procedimientos que rigen el sector, sino que deben estar acostumbrados a ambientes de trabajo colaborativos y contar con habilidades comerciales capaces de interactuar con clientes jóvenes, informados y muy exigentes.

El futuro del sector financiero será muy cambiante, lejos del modelo tradicional al que estábamos acostumbrado. Las fintech serán las grandes protagonistas, junto a nuevos modelos financieros como aquellos basados en las criptomonedas o el blockchain. Los consumidores, en especial los más jóvenes, exigirán una atención personalizada y unos procedimientos sencillos e intuitivos, tal y como están demandando en el resto de servicios. Aunque la transformación digital en el sector financiero puede contemplar grandes inversiones en innovación o sinergias, “es aún más importante llevar a cabo el cambio tecnológico de puertas adentro”, asegura Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España.

Las empresas que marcarán la diferencia serán por tanto aquellas que sepan adaptarse a las necesidades y demandas del mercado y de los consumidores, consideren a la tecnología como una necesidad más que como una opción y cuenten con el mejor talento, dispuesto a marcar la diferencia. Conscientes de ello, en Randstad disponemos de una base de datos cualificada, con perfiles con las capacidades y habilidades necesarias en un mercado tan cambiante y ágil. ¿Necesitas ayuda?