Tiempo de lectura: 2 minutos 

El sector educativo ha sido fundamental durante el confinamiento de la población derivado de la crisis del COVID-19. El cierre de los centros educativos presenciales en España ha obligado al ministerio y a las diferentes administraciones a desarrollar con rapidez nuevas formas de garantizar este derecho en todos los niveles. La principal medida adoptada por este sector ha sido la digitalización de los estudios y el distanciamiento. Durante la pandemia, los estudiantes han seguido una educación a distancia desde casa y a través de clases virtuales online, con exámenes y lecciones impartidas de forma telemática.

Pero, ¿cómo será la vuelta al cole? El Ministerio de Educación ha presentado un protocolo al que por ahora se han adherido todas las regiones menos la Comunidad de Madrid y el País Vasco, que se caracteriza por priorizar la limitación de contactos, las medidas de prevención personal, la gestión de casos y la limpieza y ventilación. Por ejemplo, en la educación infantil y hasta cuarto curso de Primaria, se podrán establecer grupos estables de hasta 20 alumnos, a los que se podrá hacer un seguimiento rápido en caso de haber algún problema. En los alumnos más mayores, los espacios se reorganizarán de tal manera que tendrá que existir una separación de al menos 1,5 metros entre las mesas.

Una vuelta a la actividad ágil

El sector educativo ha sufrido enormes cambios durante la pandemia, dentro y fuera de España. En nuestro país, se espera que la vuelta a la normalidad sea ágil, comenzando la actividad normal ya en septiembre y registrando una recuperación total a finales de año, según predice Randstad Research.

De hecho, su director, Valentín Bote, advierte que durante mayo en el sector de la educación se han firmado solo el 15,8% de los contratos que se firmaron el año pasado, lo que indica que las ofertas laborales han disminuido enormemente respecto a las que había antes de la crisis.

Pero sí se perciben algunos indicadores positivos, como el crecimiento del 4,9% con respecto a abril, que puede indicar que se empieza a observar algo de dinamismo en el sector, aunque con un largo camino por recorrer. Claramente la prueba de fuego para el sector será septiembre, porque las nuevas reglas a aplicar en centros docentes pueden imponer la necesidad de más profesores.

En Randstad, somos conscientes de la excepcionalidad de la situación, y por ello, hemos decidido agilizar los procesos y redoblar esfuerzos para ofrecer a empresas y candidatos el mejor servicio en unos momentos en los que garantizar el empleo es fundamental. Porque sin trabajo no hay actividad y producción y sin ellos no alcanzaremos la recuperación que todos anhelamos. Randstad dispone de una amplia base de datos de candidatos en todo el país de perfiles como gerentes, docentes y personal de apoyo, para escuelas, academias y centros de enseñanza.

¿Necesitas ayuda para la vuelta a la actividad? Randstad Professionals pone a tu disposición un equipo de consultores especializados con sólida experiencia y profundo conocimiento del sector educación y sus posiciones, esencial para entender tus necesidades y seleccionar el mejor talento para tu empresa.