Tiempo de lectura: 6 minutos

El aprendizaje continuo es necesario para que el talento esté capacitado frente a los nuevos retos que pueda tener que asumir, en un entorno laboral que no cesa de cambiar y evolucionar. Y si el talento es competitivo, la organización también lo será. Una realidad que se ha hecho especialmente patente en el 2020.

Para compartir visiones, perspectivas y experiencias en el ámbito de la formación, Equipos & Talento organizó una nueva edición del evento Corporate Learning Day.

Tal y como explicábamos en este artículo, la reinvención es un factor clave para ser ágiles en la adaptación a los nuevos escenarios, y sobre reinventar la formación conversamos en la mesa Rethinking corporate learning & developement, en la que participó Oriol Mas, Director General de Direct Training & Human Capital Consulting, junto a Alicia Hernández de Vodafone, y Cristina Hernández de MSD. ¡Analizamos las principales reflexiones!

El reto de la adaptación a un nuevo escenario

Es cierto que el 2020 ha marcado un punto de inflexión en el desarrollo de las empresas, pero algo que reconocieron todos los participantes en este encuentro es que el proceso de evolución de las organizaciones ya se venía experimentando desde mucho antes de la pandemia, y el aprendizaje ya estaba enfocándose hacia nuevas modalidades digitales.

Sin embargo, lo que hizo de esta crisis un hecho disruptivo fue la necesidad urgente de trasladar los procesos presenciales a entornos remotos. Los participantes en esta mesa reconocieron que, pasado el shock inicial de la pandemia, esta situación también ha generado un entorno muy propicio para impulsar las áreas de aprendizaje y desarrollo:

  • Muchos empleados han tenido más tiempo y han demandado más formación, lo que ha multiplicado el nivel de asistencia a las sesiones formativas.
  • Los recursos didácticos digitales han demostrado tener la misma calidad que los presenciales, o incluso superior.
  • Los profesionales han podido comprobar que el aprendizaje es necesario.

Claves de la digitalizar el aprendizaje y reconectar con los empleados en remoto

La adaptación exitosa a este peculiar escenario se sostuvo sobre dos pilares: contar con los medios adecuados y apostar por un cambio en la mentalidad y en la cultura corporativa. Por fortuna, muchas empresas, como las que formaron parte junto a Randstad en esta mesa, ya contaban con esa estructura previa, con todos los trabajadores dotados con portátiles e incluso dispositivos móviles. Pero sin una predisposición mental a una nueva forma de hacer las cosas, la formación digital no resultaría efectiva. Los ponentes destacaron estas tres claves:

  • Cultura del aprendizaje constante: ya antes de la pandemia, las organizaciones hablaban de la necesidad de promover un aprendizaje constante, dadas las necesidades cambiantes del mercado, y es algo que desde Randstad destacamos a menudo. Las empresas que cuentan con programas de reskilling y promueven que sus empleados reciclen periódicamente sus conocimientos y adquieran nuevas competencias lograrán mantenerse competitivas, reducirán su tasa de rotación y fidelizarán a sus profesionales. En palabras de Alicia Hernández, “las organizaciones que realmente tengan incorporado dentro de su cultura el aprendizaje continuo serán las que a medio y largo plazo tengan éxito”.
  • Impulsar la learnability: para lograr un aprendizaje efectivo, sin duda es necesario también impulsar la capacidad de aprendizaje, que es una competencia en sí misma. No siempre resulta fácil retomar e incorporar al día a día las rutinas formativas, y, por ello, las empresas deben incluir planes de entrenamiento de la capacidad de aprendizaje.
  • Trabajar en la motivación: Oriol Mas afirmó que “es la persona la que tiene que decidir formarse y desarrollarse”, sin esa iniciativa y proactividad por parte de los profesionales, no sería posible avanzar en este sentido, y no siempre es fácil ni existe esa predisposición. Pero, tal y como apuntó, es misión de la empresa incentivar esa motivación, promoviendo un employer branding muy orientado a la formación y al desarrollo profesional. Centrar los esfuerzos en construir una experiencia formativa atractiva en la que el profesional pueda tener acceso a los contenidos que realmente necesita, y sea él quien realmente tenga esa capacidad de decisión sobre su aprendizaje, configurándolo y personalizándolo en base a sus inquietudes. “Lo que buscamos es un employer branding de la forma más genuina, aquella que nace del propio empleado, que se convierta en embajador de la formación en Randstad”.

¿Cómo deben ser los contenidos formativos digitales?

La formación digital no se trata de hacer un traslado de lo que se hacía de forma presencial a los canales digitales. Todos los ponentes destacaron que se hace necesario crear una estrategia propia, específica, realmente adaptada a las posibilidades que ofrece este formato. Oriol Mas incidió en la necesidad de poner en el foco la experiencia del talento para definir una estrategia formativa exitosa. “La experiencia forma parte del impacto, es importante que también tracemos un journey del empleado con la formación, que decidamos cómo debe ser”. Y para que los contenidos formativos resulten atractivos, despierten la motivación del talento y logren un impacto positivo, deben configurarse en torno a estos aspectos que destacaron los ponentes:

  • Colaborativos: en un entorno laboral en el que tenemos a todos los trabajadores en remoto, o a una parte en presencial y otra desde casa, es importante cultivar la comunicación y la cooperación. Apostar por modelos formativos que incentiven la interacción entre trabajadores de un mismo equipo, o incluso de diversos departamentos, estimula el sentido de pertenencia, permite generar contenidos valiosos y construye una experiencia enriquecedora.
  • Breves: Oriol Mas destacó que lo breve triunfa, y, por ello, en Randstad estamos planteando contenidos de dos a cuatro minutos, muy basados en el vídeo, consumibles en el momento. “Ahora no hablamos de cursos, hablamos de contenidos, de conocimiento, de acceso a áreas que me puedan ayudar a desarrollar lo que necesito de forma muy flash, muy directa, muy rápida”.
  • Puesta en práctica: Cristina Hernández incidió en la importancia de que la formación esté muy orientada a la aplicación práctica, de forma que los empleados puedan comprobar día a día el beneficio de la formación.
  • Experiencia unificada: la metodología formativa, al igual que cualquier otro contenido que nazca de la organización, debe integrarse para generar una experiencia global, que forme parte de un todo. Oriol Mas enfatizó en este aspecto: “en Randstad hemos integrado también el aula virtual en nuestro entorno learning hub para que cuando se convoque a un alumno para una formación, ya sea elearning, presencial o en aula virtual, siempre tenga una experiencia Randstad, esto forma parte del impacto.”

Sin duda, para lograr que los contenidos logren generar una experiencia formativa exitosa, es necesario también trabajar los formatos, y por ello hay que tener muy en cuenta a las personas que ocuparán ese rol, que serán las responsables de conectar con los empleados y transmitir ese conocimiento. Es necesario que el formador haga un ejercicio de adaptación al medio digital, no una mera traslación. Y, para ello, las organizaciones deben también apostar por la formación de los propios formadores, contar con profesionales que sepan integrar las herramientas pedagógicas y las tecnológicas.

Así, el Corporate Learning Day 2020 nos deja interesantes reflexiones que hablan de colaboración, de cultura del aprendizaje y de cuidar la experiencia del talento. La formación continua es clave para construir equipos más sólidos y afrontar los retos que plantea un escenario incierto, en el que lo único realmente permanente es el cambio.

¿Necesitas ayuda para afrontar estos retos? En Randstad tenemos soluciones a tu medida. ¡Descúbrelo!