Cascajares es una compañía fundada por Alfonso Jiménez y Francisco Iglesias, que ha apostado desde sus inicios por la innovación vinculada a la tradición. Producen y venden alimentos enlatados que son auténticas delicatesen basándose en recetas tradicionales de Castilla-León.

Ubicada en Palencia, la empresa comercializa sus productos en toda España y hace poco dio el salto a Estados Unidos, para lo que han abierto una planta en Canadá.


¿Cómo definiría la política de gestión de personas en su compañía?
En Cascajares buscamos que nuestros trabajadores sean también buenas personas, que fomenten un buen ambiente laboral y que sepan trabajar en grupo. Individuos que busquen soluciones y no problemas, que tengan iniciativa y no excusas, que colaboren entre ellos y no digan “ese no es mi trabajo”.
Compañeros comprometidos que vean oportunidades donde hay dificultades. Una buena motivación es fundamental para lograr todo esto.

Una buena motivación es fundamental para lograr todo esto

Desde un principio apostaron por la integración de personas con discapacidad en su plantilla. ¿A qué responde este compromiso?
Todo comenzó casi por casualidad. Cuando la empresa estaba arrancando nos ofrecieron una nave con un alquiler muy bajo, más alto no podríamos haberlo asumido, a cambio de contratar a una persona con discapacidad. Aquello funcionó muy bien desde el principio y desde entonces es parte del ADN de nuestra empresa. No es caridad, tienen sus responsabilidades como todos, y su trabajo es digno de admirar.
¿Qué aportan estas personas al equipo de trabajo?
De todo y todo positivo. Son responsables, hacen grupo, su esfuerzo es motivador para toda la plantilla y su espíritu de superación es digno de admirar. Además, son perfeccionistas y muy trabajadores.
¿Y qué supone para la compañía su integración?

Creemos que lo positivo de trabajar con personas con algún tipo de discapacidad es que es algo ya “normalizado” en nuestra empresa. Llevamos muchos años con este compromiso y lo positivo es que no hay ninguna diferencia en el trato ni en la forma de trabajar. Es evidente que hay una mayor prevención de riesgos laborales y que están tutorizados durante varios meses antes de su integración completa.

Trabajar con personas con discapacidad es algo normalizado en nuestra empresa. Llevamos muchos años con este compromiso

Alrededor de un cuarto de su plantilla está compuesto por estas personas. ¿Cuál es el reto ahora?
Desde hace unos años hemos dado forma a toda nuestra Obra Social y hemos creado la Fundación Cascajares​, cuyo fin es la integración socio laboral de personas con algún tipo de discapacidad.
El reto es asentar la Fundación y dotarla poco a poco de más recursos personales y económicos que nos permitan seguir devolviendo a la sociedad parte de todo lo que nos ha dado.

​​

​​​​​​​​​​​​​​