teresa-castro-pevasa-880x450.jpg
Teresa Castro, directora de Recursos Humanos de Pevasa
¿Nos podría presentar brevemente Pevasa?

Pesquería Vasco-Montañesa S.A. se fundó en 1961. Comenzamos faenando en las Islas Canarias para expandirnos a la totalidad del Océano Atlántico en los años 70 y posteriormente al Indico en los 80.
En 2007 iniciamos una nueva fase apostando por la pesca responsable y eficiente, con la construcción de un atunero de nueva generación y volcándonos en mejorar las prácticas pesqueras lo que nos llevó en 2009 a ser la primera empresa mundial del sector en obtener un certificado de pesca sostenible.

Actualmente operamos una flota propia de seis atuneros congeladores. Nuestros clientes son las principales conserveras mundiales y estamos, por tanto, centrados en la exportación y diversificación de mercados, lo que nos permite responder adecuadamente al contexto actual de crisis.
¿Con cuántos trabajadores cuenta en la actualidad y cuáles son sus diferentes perfiles profesionales?
En Pevasa somos alrededor de 250 personas, repartidas en los seis buques y en los dos centros en tierra. En los barcos, contamos con capitanes de pesca y patrones de altura o litoral, mecánicos navales, cocineros, contramaestres, pangueros y marineros.
En tierra, disponemos de rederos especializados y en la sede central, de perfiles administrativos y de titulados específicos para cada área de gestión o de soporte y coordinación de la actividad de los buques.
¿Cómo es el departamento de RRHH de la compañía?

Somos un equipo multidisciplinar en el que nos repartimos las tareas de reclutamiento y selección, formación y desarrollo, la administración de personal, las relaciones laborales y la organización y gestión de los relevos de tripulantes.
También coordinamos la prevención de riesgos laborales y el cumplimiento de la ley de protección de datos de carácter personal, además de participar muy activamente en todos aquellos proyectos de mejora que se llevan a cabo, como el análisis de procesos que hemos realizado durante el último año, o la definición del plan de sistemas que abordaremos próximamente.

¿Qué especificidades cree que tiene la gestión de personas en su sector?
El carácter internacional de la actividad marca tanto en cuanto a normativa de aplicación que es nacional y supranacional y muy diversa, como respecto a la dispersión geográfica y a gran distancia, y también determina la multiculturalidad de las tripulaciones, cuyos miembros proceden de países como Senegal, Costa de Marfil, Ghana, Tanzania, Madagascar, Seychelles o Indonesia, además de España y Francia.

Por otro lado, destacaría el gran número de titulaciones y certificaciones en vigor, que son además requisitos imprescindibles para la cobertura de las tripulaciones mínimas de seguridad y cuya obtención y renovación no resulta fácil, en muchas ocasiones.

Como ejemplo, algunos candidatos que han acudido a nosotros recientemente, con una gran ilusión por embarcar y procurarse así un futuro profesional, y que no han podido cumplir su objetivo a corto plazo, por la falta de alguno de los certificados necesarios.
¿Qué medidas aplicáis de manera más destacada en prevención de riesgos laborales?
La prevención de riesgos laborales es para nosotros una cuestión de máxima importancia, integrada en el sistema de gestión y con absoluta implicación de la alta dirección.
Fruto de ese compromiso es la realización de continuas revisiones a objeto de detectar e implementar mejoras. Además, con el fin de trasladar esa cultura preventiva al conjunto de la organización, realizamos frecuentes acciones formativas y charlas de concienciación para mentalizar de la necesidad de dedicar el máximo respeto a las pautas de prevención, primando siempre en la toma de decisiones, la seguridad de las personas frente a cualquier otro aspecto.
Por último, para nosotros es un orgullo colaborar actualmente con el centro de investigación marina de Azti-Tecnalia en un proyecto enmarcado en el Plan Integral de Prevención de Riesgos en el sector pesquero de la CAPV, para la elaboración de unas guías específicas para atuneros congeladores dedicadas, por un lado, a la selección de EPI, y por otro, a la realización de las maniobras de forma segura.
¿Qué papel le conceden a la formación?

Consideramos la formación como un factor estratégico, tanto para mantener la actividad como para alcanzar ventajas competitivas a través del retorno que esa mayor preparación y enriquecimiento de las personas que conforman la compañía pueda tener, para ellas mismas, y en consecuencia para el conjunto de la organización.
Por ello disponemos de una partida presupuestaria dentro del plan de inversiones anual, destinada expresamente a este concepto y nos centramos no sólo en los cursos de obligado cumplimiento sino también en otros que para cada área o persona puedan ser de interés.
Como muestra en 2011 se han impartido cerca de 3.000 horas de formación, en las cuales han participado 170 personas, con especial concentración en materias técnicas, de idiomas, de prevención de riesgos y de actualización normativa.
¿Qué retos encara su departamento en un futuro próximo?

El reto principal a medio plazo será garantizar el relevo generacional en los barcos; ser capaces de cubrir cada puesto con los mejores profesionales, que además de cumplir con los imprescindibles requisitos formativos y de poseer los certificados habilitantes, cuenten con la motivación necesaria para desarrollar una carrera profesional en la mar.
Es llamativa y preocupante la escasez de profesionales cualificados, máxime teniendo en cuenta que somos capaces de ofrecer unas muy buenas condiciones de trabajo: Contratos indefinidos; salarios fijos, más participación en la pesca; largos periodos vacacionales, y a bordo, los mejores medios técnicos, tecnología punta y excelentes condiciones de habitabilidad.
Aunque ahora la crisis está trasladando profesionales a nuestro sector, nuestro reto consiste en atraerlos con vocación de futuro. Acabamos de celebrar el 50 aniversario de la compañía, y ese es el único modo de conseguir que su actividad perdure, al menos otros 50 años más.

​​​