randstad-entrevista-fujistsu
Desde su creación en 1973, la filial española de Fujitsu se ha caracterizado por su profunda integración en el mercado. En la actualidad, Fujitsu España genera más de 2.800 empleos directos y dispone de nueve oficinas comerciales, tres  Centros de Excelencia, tres Service Desk y un Data Center.

¿Qué es el talento en Fujitsu? 
Todo el mundo tiene talento, pero debe estar ajustado a las necesidades de la compañía en cada momento determinado. El talento es cuando una persona es capaz de dar lo mejor de ella misma en el contexto en el que está. En Fujitsu buscamos el talento revisando las competencias técnicas, las habilidades, el compromiso, la aspiración y la agilidad en aprendizaje.
¿Cómo lo identifican?
Identificamos el talento desde dos grandes perspectivas. Por una parte, todos aquellos profesionales que tienen un alto desempeño, capacidad y potencial para asumir mayores responsabilidades en un plazo de entre dos y cinco años son los que denominamos High Potential.
Por otra parte, también consideramos talento clave al colectivo de profesionales que, manteniendo un alto nivel de contribución al cumplimiento de los objetivos, no tienen interés de asumir mayores responsabilidades en su carrera, pero, sin embargo, tienen un expertise de gran valor para la compañía. Estos son nuestros Key Performers.
¿Qué acciones llevan a cabo para desarrollarlo?
En nuestro proceso de Gestión de Desempeño, cada manager identifica y evalúa el potencial de los empleados. Posteriormente, esta decisión se alinea en lo que denominamos mesas de calibración, en las que se completa la visión de cada manager con la que otros líderes de la compañía puedan dar sobre cada empleado.
Una vez identificado, se definen las acciones más interesantes para cada persona. Para ello contamos con programas de desarrollo a nivel regional y local, oportunidades de desarrollo, grupos de trabajo, generamos espacios de colaboración y un aprendizaje muy en línea con el potencial de cada persona. Por ejemplo, uno de nuestros programas estratégicos de desarrollo de talento es “Rumbo al 2020”, que  está diseñado anualmente para fomentar el crecimiento personal y profesional de sus participantes.
¿Qué papel juegan los empleados en su propio desarrollo? 
Para nosotros es clave que el empleado sea el dueño de su desarrollo. En Fujitsu, disponemos de un Career Frame Work que permite visualizar todas las opciones de desarrollo y crecimiento en la compañía dentro de un área o en otras diferentes.
A través de las conversaciones de desempeño, el empleado, conjuntamente con su manager, define su evolución y las acciones de desarrollo que considera que tiene que ir realizando para lograr su objetivo. Además, el empleado puede identificar las oportunidades que van surgiendo en las diferentes áreas de negocio y aplicar a ellas.
¿Cómo se consigue el compromiso de los trabajadores?
A través de espacios de comunicación y aprendizaje. En este sentido, en Fujitsu tenemos lo que denominamos Tawn Hall, en las que los directivos a nivel local y regional realizan una comunicación directa a todos los empleados asistentes, dando visión sobre estrategia, proyectos, éxitos, seguimiento de cifras anuales, etc.
Por otra parte, generamos espacios de aprendizaje y networking entre el equipo de dirección y compañeros de otras áreas, lo que permite un mayor conocimiento de la organización y un mejor intercambio de información entre áreas. Todo esto es muy valorado por los participantes.
¿Qué retos de futuro plantea la gestión del talento en una empresa tecnológica puntera?
Los retos de futuro están ligados a las nuevas competencias que se van a requerir en el mundo profesional. En nuestro caso, ya no es necesario contar con un buen bagaje técnico, sino que además se van a requerir otras competencias y habilidades, como agilidad en el aprendizaje, iniciativa, creatividad, innovación, gestión del cambio e incertidumbre.
También estamos convencidos de que va a ser muy importante la convivencia de las diferentes generaciones que van a confluir en  la empresa, lo que requiere disponer de un nuevo modelo de gestión y de un liderazgo potente, diferente, que sea muy integrador y capaz de motivar a las distintas generaciones que confluyen. Y, desde el punto del desarrollo, el foco va a estar en el aprendizaje experiencial y va ser imprescindible generar espacios de networking que permitan el desarrollo continuo.