Tiempo de lectura: 3 minutos.

El último Informe de Tendencias Salariales elaborado por Randstad Research es claro. La innovación y la tecnología son algunas de las claves para obtener un empleo bien remunerado. La pandemia y sus consecuencias han acelerado el proceso de transformación digital en el que nuestra economía se encontraba inmersa, hasta el punto de que el talento más codiciado sea precisamente el que cuenta con determinadas habilidades digitales.

De hecho, algunos de los perfiles tecnológicos más demandados actualmente, como aquellos relacionados con la analítica de datos o los proyectos de I+D, ofrecen una remuneración inicial de 30.000 euros que se duplica en los años siguientes.

El estudio elaborado por el centro de estudios de Randstad también señala que la formación es otro de los aspectos fundamentales a la hora de lograr un mejor salario, ya que la actualización y mejora de las habilidades redunda de manera determinante a la hora de encontrar empleo.

Según Valentín Bote, director de Randstad Research, “ha de ser una formación continua, centrada en competencias profesionales y en la mejora de la empleabilidad. Una formación que va ligada a nuestra trayectoria profesional, que nos permita dar respuesta a las necesidades del mercado laboral y acceder a categorías superiores. La mejor inversión que podemos hacer es sin duda en formación”.

El temido déficit de talento

Por parte de las empresas, a menudo les resulta muy difícil encontrar el talento que necesitan, en especial en puestos en los que se exigen un amplio conocimiento de determinadas tecnologías que se han hecho más necesarias que nunca tras la irrupción de la pandemia. Es lo que se denomina déficit de talento y explica en parte las altas remuneraciones que se ofrecen en ciertas posiciones.

Pero el salario no es suficiente para atraer y fidelizar al mejor talento. Según el último Employer Brand Research de Randstad, las empresas que quieran contar con los profesionales mejor preparados han de garantizar que se pueda conciliar adecuadamente entre la vida profesional y personal, además de un ambiente de trabajo agradable.

La irrupción de la pandemia también ha influido en lo que buscan los trabajadores en las empresas a la hora de encontrar un empleo ideal. El teletrabajo cumple con muchas de las necesidades de flexibilidad y conciliación que los profesionales demandan, una tendencia que no ha hecho más que incrementarse con la llegada de la crisis sanitaria. De hecho, para el 43% de los trabajadores de nuestro país, el teletrabajo es un aspecto muy a tener en cuenta a la hora de decidirse por un empleo.

Desde Randstad somos conscientes de la importancia que tiene el empleo para la recuperación económica de nuestro país, donde el 47% de los trabajadores ha cambiado su situación laboral por la pandemia, mientras que en Europa el porcentaje fue del 39%. Por eso, recomendamos a los empleadores ser muy conscientes de lo que buscan los trabajadores, ya que sus demandas van más allá del salario. Y los profesionales, si quieren tener un salario a la medida de sus expectativas, han de formarse y mejorar su empleabilidad para responder a las tendencias del mercado.

¿Quieres saber más?