Tiempo de lectura: 6 minutos 

En los tiempos que corren, no es difícil ver que la tendencia “ni-ni” de hace unos años se empieza a convertir en todo lo contrario: las personas “sí-sí”, aquellas que se forman a la par que trabajan. Puede parecer que dentro de este perfil se encuentra gente predominantemente joven, cuando en realidad no tiene por qué. Aunque se tiene la creencia de que la formación es el paso previo al mundo laboral, lo cierto es que nunca se debe dejar de aprender. ¡Trata de perseguir una mejora constante!

Establecer prioridades: ¿trabajar mientras estudias o estudiar mientras trabajas?

Si decides comenzar a realizar ambas actividades de forma paralela, es importante que tomes una serie de decisiones previas, como, por ejemplo, a qué le vas a dar prioridad. Estudiar mientras se trabaja no es lo mismo que trabajar mientras se estudia: en el momento en el que decidas cuál es la actividad principal y cuál el complemento, podrás planear una gestión del tiempo acorde para dar la atención adecuada a ambas y desempeñarlas con la mayor eficacia.

  • Si decides trabajar mientras estudias, lo prioritario será el estudio y, el complemento, el empleo. En este caso, es conveniente buscar trabajos con jornadas laborales que se ajusten al horario en el que se realiza la formación, como aquellos de media jornada.
  • Si estudias mientras trabajas, la principal atención se centrará en el trabajo y la formación será la actividad secundaria; En este caso, puedes optar por formatos flexibles de formación (a distancia, e-learning…) que faciliten la organización y gestión del recurso más preciado que tienes: tu tiempo.

Gestión del tiempo, cómo organizarte.

Gestionar bien el tiempo que tienes es esencial cuando tomas la decisión de trabajar y formarte a la vez. El tiempo es un recurso extremadamente valioso que, como bien sabes, no se recupera. Una errónea gestión puede derivar en estrés u ocasionar el llamado burnout, saturando tu mente y provocando que el rendimiento caiga en picado en ambas actividades. Para optimizarlo al máximo y que cada jornada de trabajo y estudio resulte satisfactoria, hay algunos tips que te resultarán muy útiles:

  • Planifica y organiza tus días. Esta simple y rápida tarea te ahorrará una cantidad considerable de tiempo. Saber qué vas a hacer en cada momento del día e incluso cada día de la semana te ayudará a ver las obligaciones desde una visión más amplia, en conjunto. Recuerda tener en cuenta que hay horas y días en los que nos encontramos con más energía que otros, y eso juega un papel importante en la consecución de objetivos.
  • Identifica y minimiza las distracciones. Un ambiente de estudio o trabajo en el que las distracciones nos invaden no ayuda a la productividad. Deberás reconocer cuáles son y reducirlas todo lo posible, abriendo paso a la concentración.
  • Céntrate en una sola tarea. Parece obvio, pero a veces practicamos el multitasking o taskswitching creyendo que así somos más productivos, cuando en realidad lo que ocurre es que el cerebro, al fragmentar la atención, no rinde al máximo. Cada tarea merece una dedicación exclusiva y completa, y sólo así la finalizarás correctamente.
  • Descansa. La productividad no va ligada a trabajar a máxima intensidad sin descanso, sino todo lo contrario: las pausas son clave para que el cerebro se tome unos minutos para recargarse y volver con más energía y concentración a las tareas. Existen diferentes técnicas de gestión del tiempo que podrían serte de ayuda, como la Pomodoro o la Matriz Eisenhower.

Empleos idóneos para compatibilizar con el estudio.

Aunque estudiar y trabajar es compatible, es necesario que ambas actividades se complementen entre sí, facilitando esa gestión del tiempo tan importante para la productividad. Tener claras tus necesidades te ayudará a buscar el empleo que mejor se ajuste a tu situación. Nuestro propio buscador de ofertas facilita esta labor mediante los filtros aplicables a la búsqueda de empleo: es posible seleccionar no sólo la localización del empleo o el sector al que pertenece, sino también qué tipo de jornada prefieres o incluso si buscas un trabajo en remoto en lugar de presencial. Además, la app de Randstad permite crear alertas de empleo acordes a tus necesidades con tus filtros ya aplicados.

Sin duda, el teletrabajo favorece la conciliación entre la vida laboral, académica y personal de los trabajadores, y el ejercicio de éste se ha triplicado desde el año pasado debido a la pandemia. La flexibilidad que ofrece el teletrabajo puede ser muy interesante si necesitas compaginar tu tiempo en otras actividades como formarte paralelamente, aunque no debes perder de vista los objetivos que te marques:

  • Si tu meta es ahorrar o tener una fuente de ingresos estable de cualquier tipo, puedes optar a empleos en hostelería, logística, retail, u otros sectores no estrictamente relacionados con tu ámbito de estudio.
  • Si, por el contrario, tu objetivo es mejorar tu currículum, es conveniente intentar orientar tu búsqueda a empleos relacionados con tu sector o en el que puedas desarrollar competencias transversales para así complementar la formación. Así se genera un proceso de retroalimentación entre ambas actividades.

Metodología micro learning: rápida y eficaz. 

A menudo, la idea de la formación o los estudios se asocia a proyectos a largo plazo, años de esfuerzo y compromiso con instituciones. Sin embargo, no siempre tiene por qué ser así, especialmente si se compagina paralelamente con un empleo, ya que no se dispone del tiempo necesario para volcarse en ello al completo. Una buena opción en este contexto es hacer uso del llamado microlearning, una técnica de formación que presenta microcontenidos de forma dinámica, breve y amena para que sean fácilmente asimilables por quien los consuma. Este modelo se adapta muy bien a la sociedad actual, en la que encontrar soluciones rápidas y claras a las necesidades es primordial.

Los contenidos dentro del microlearning pueden ser muy variados, se puede tratar desde un breve vídeo de bienvenida a la empresa en el momento del onboarding, hasta formaciones sobre herramientas concretas usadas en el equipo de trabajo. El objetivo es siempre el mismo: que formarse sea un ejercicio fácil, divertido y útil para las personas que lo requieran. De este modo, esos conocimientos se retienen mejor en el cerebro y es más fácil aplicarlos a la práctica posteriormente.

En Randstad hemos adoptado esta metodología en nuestros procesos formativos internos, y también forma parte del conjunto de herramientas Impulsa que encontrarás en nuestra app, la razón por la que podrás mejorar tu empleabilidad mientras buscas trabajo.

  • En nuestros clips de vídeo descubrirás ilustrativas dosis de conocimiento y nuestros mejores consejos sobre la búsqueda de empleo, el desarrollo personal, la productividad y la digitalización.
  • En el apartado “Tu formación quick-learning” podrás elegir entre diferentes itinerarios formativos, seleccionados específicamente según tu perfil académico y laboral, para que puedas mejorar tus competencias y seguir creciendo profesionalmente.

¡No pierdas la oportunidad de seguir formándote allá donde vayas! Descárgate la app de Randstad, aprovecha todas sus ventajas e impulsa tu talento.