Tiempo de lectura: 3 minutos 

Todos hemos sido conscientes, durante el confinamiento y la posterior desescalada, del relevante peso que en nuestra economía tienen todas las actividades relacionadas con la hostelería. Hablamos de un sector que en nuestro país empleaba, antes de la pandemia, a 1,7 millones de trabajadores, es decir, suponía el 8,7% del empleo total, distribuido en 315.000 establecimientos, y que conformaba el 6,2% del PIB nacional.

A estas alturas de la crisis, no es un secreto para nadie que el buen estado de forma de nuestro sistema productivo depende del comportamiento del turismo, en gran medida procedente de fuera de nuestras fronteras, una realidad que hemos podido comprobar durante este verano. No podemos obviar que, en el mes de junio, España recibió un 97,7% menos de turistas extranjeros en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo que se traduce en una caída del gasto del 98,6%.

Con una demanda principalmente nacional, el sector hostelero está, actualmente, ofreciendo síntomas de una lenta pero progresiva recuperación, aunque todavía a una gran distancia de los niveles previos a la irrupción de la pandemia. Durante el mes de julio, uno de los tradicionalmente más importantes para el ahora malogrado sector, el empleo aumentó en 67.000 afiliados, liderando, con un crecimiento del 5,8% con respecto al mes anterior, los incrementos de creación de trabajo por sector. La hostelería, además, lleva varios meses de creación de empleo, un dato que, sin embargo, hemos de manejar con precaución, ya que venimos de un escenario de desplome de la contratación.

Valentín Bote, director de Randstad Research, subraya lo positivo de la tendencia de generación de empleo y que “confirma que, tal y como expusimos en el último informe de Randstad Research, la dinamización del mercado laboral que la nueva normalidad y la campaña de verano podían traer a la economía en general y a este sector en particular”.

El empleo que se está creando en esta llamada nueva normalidad surge influenciado por las condiciones sanitarias y la situación generada por la pandemia. Aunque existen algunos perfiles nuevos, como el controlador de temperatura en los accesos, los puestos que se están generando en hostelería están siendo, en su mayoría, los que tradicionalmente se han requerido. Eso sí, es posible que a estos profesionales se les demande formación sobre las medidas sanitarias exigidas.

Conscientes de la importancia de disponer de talento de una manera ágil, en Randstad hemos puesto en marcha ‘Talento en una hora’, una iniciativa con la que nos comprometemos a facilitar a las empresas del sector hostelero en menos de 60 minutos los candidatos ideales para los perfiles que necesitan, como camareros, cocineros, ayudantes de cocina, mozo de habitaciones, botones, personal de recepción y reservas, etc.

Expectativas del sector hostelería

Según el informe de Randstad Research, la mitad de los empresarios del sector de la hostelería confían tener para este mes de septiembre sus compañías con una actividad normal. En cuanto a la recuperación total de la mayoría del sector, no se espera hasta 2022, siendo en el primer trimestre en el caso de la restauración y en el segundo semestre en cuando a los servicios de alojamiento.

Una recuperación que, para que sea posible y factible, tiene que pasar por una mayor flexibilidad laboral, la movilización de recursos para el sector y el alivio de las cargas fiscales, según recomienda la plataforma Juntos por la Hostelería. “Es importante que se subvencione el empleo, no el desempleo, y que los fondos contribuyan a mantener el tejido empresarial, imprescindible para impulsar la recuperación económica y generar puestos de trabajo”, aseguran desde esta asociación.

¿Necesitas ayuda en la recuperación de tu actividad? 

En Randstad, combinamos la tecnología de reclutamiento más avanzada con la experiencia y especialización de nuestros consultores para garantizarte el mejor talento en tiempo récord.