entrevista Telva Arroyo | Merk
Telva Arroyo, directora de RRHH de Merck

 

La actividad de Merck España, donde cuenta con seis centros de producción y 1.000 empleados, se centra en los sectores life science, farmacéutico y químico. En la empresa conviven perfiles altamente cualificados y orientados a la investigación distribuidos en las áreas de Calidad, Producción, Regulatory, soporte, etc.

 

¿Qué valores conforman la cultura empresarial?
La Cultura Merck, de la que nos sentimos muy orgullosos, destaca por vivir nuestros seis valores de compañía: la valentía como cualidad para avanzar hacia el futuro; los logros, que hacen posible nuestro éxito empresarial; la responsabilidad como pilar fundamental que determina nuestras acciones empresariales; el respeto, entendido como la base de cualquier relación; la integridad, que garantiza nuestra credibilidad; y la transparencia, que posibilita la confianza mutua.

 

¿Cómo logran que dicha cultura y dichos valores calen en todos sus empleados?
Fomentar una cultura corporativa que inculque estos valores es una función compleja, no solo por el volumen de empleados, sino por la celeridad de los procesos y las altas exigencias de adaptación al mercado. Sin embargo, en Merck confiamos en que cada empleado es el mejor embajador de los valores corporativos y quien mejor representa el compromiso de la organización con el entorno en que opera. En este contexto, transmitimos a los empleados la importancia de los valores que nos definen desde el momento de su incorporación a la compañía, en unas jornadas en las que reciben una formación transversal sobre las diferentes áreas y funciones de Merck.

Como medida complementaria, de manera trimestral se reconoce a las personas que mejor representan cada uno de los valores. Desde las posiciones de gerencia y directivas también se trabaja diariamente con los equipos en pro de actuaciones acordes a nuestros valores.

 

¿Cómo incorporan el talento a la empresa?
El mundo digital y las redes sociales son la base de la búsqueda de talento hoy en día. También contamos con programas de “referral” en los que los propios empleados recomiendan nuestra empresa a otros profesionales. Merck es destacable por la calidad humana de nuestros equipos y eso hace muy atractivo unirse a trabajar con nosotros.

 

¿Qué elementos conforman el Employer Branding de la compañía?
No cabe duda de que el verdadero valor de una organización reside en quienes, cada día, hacen posible la consecución de sus éxitos y su crecimiento. En definitiva, el capital humano goza de un valor incalculable y fidelizar el talento en un sector como el nuestro resulta una prioridad.

Como compañía, existe una cultura de establecer planes de carrera para los empleados de todos los niveles. Además, desde RRHH se promueven dos programas de talento de carácter anual: uno Gerencial, dirigido a los empleados que se han identificado como candidatos a posicionarse como gerentes de área, y otro Directivo, que integra a quienes pueden desarrollar funciones directivas en la compañía a medio-largo plazo. Para la selección de las personas que forman parte de ambos grupos se realiza un exhaustivo proceso down-top.

 

Merck tiene presencia en 66 países. ¿Fomentan la movilidad internacional de sus empleados?
Efectivamente, uno de nuestros atractivos es poder ofrecer oportunidades de asignaciones temporales o permanentes en otros países del grupo, con duraciones de entre tres meses y tres años. Estos programas nos ayudan a desarrollar una capacidad internacional y apertura de mente.

 

También llevan a cabo iniciativas social, medioambiental y empresarialmente responsables, ¿no es así?
Desde su origen, Merck ha asumido su responsabilidad, entendiendo que, si bien el éxito se basa en el crecimiento rentable a largo plazo, el futuro de una empresa no depende únicamente del factor económico. Bajo esta premisa, a través de nuestra actividad tratamos de ayudar a solventar retos internacionales y crear un futuro sostenible. Para ello, asumimos nuestra responsabilidad con las personas (empleados y sociedad), nuestros productos y el medio ambiente.

Más allá de este compromiso global, en el caso de Merck España desarrollamos iniciativas que manifiestan nuestra responsabilidad en estos tres sentidos. Un ejemplo de ello es la creación, hace ya 25 años, de la Fundación Merck Salud, que desde su nacimiento ha promovido diversas acciones destinadas a fomentar la investigación, apoyar la Bioética y el Derecho Sanitario, difundir el conocimiento y defender la salud de la población. A su vez, Merck y la Fundación Merck Salud han facilitado la creación de un Programa de Voluntariado, desde donde se promueven acciones orientadas al desarrollo de la salud, la protección de la infancia, la integración de las personas con discapacidad, la acción social y la ayuda a países en vías de desarrollo.

 

Los avances en el sector son constantes. ¿Cómo se “entrena” a la plantilla para trabajar en entornos tan cambiantes?
Por naturaleza, operamos en un sector cuyo motor de crecimiento es la innovación, entendiendo la importancia de su aplicación no solo en la investigación de fórmulas innovadoras que ponemos a disposición del paciente o cliente final, sino también durante toda la cadena de producción y suministro. Consideramos que es fundamental promover el crecimiento profesional de los empleados a través de programas de formación que permitan generar nuevas oportunidades dentro de la compañía y fomenten su movilidad interna.

En cualquier caso, más allá de este “entrenamiento”, existe un trabajo exhaustivo durante los procesos de selección. El perfil de las personas que forman parte de Merck debe ser afín al ADN de la compañía. Así, al igual que en la esencia de la organización está su apuesta a favor de la innovación, este rasgo también está presente en los empleados, que además mantienen una alta