Tiempo de lectura: 2 minutos

La hibernación de la economía, las regulaciones medioambientales y la reestructuración de algunas enseñas arrojan cierta incertidumbre al sector automoción, pero también oportunidades de futuro.

Según Valentín Bote, director de Randstad Research, durante los peores momentos de la pandemia, la industria de la automoción ha sufrido de una forma más relevante, ya que antes de que se notara la crisis en España ya se empezó a paralizar. Esto se debe a que las cadenas de suministros eran dependientes del mercado asiático y las fronteras en términos comerciales estaban cerradas. Esto supuso el cierre como consecuencia de la falta de material.

Según datos de PwC, la industria del automóvil va a notar a corto plazo las consecuencias de la incertidumbre económica con una caída drástica en la venta de vehículos nuevos. Pero con el tiempo y con la recuperación de la demanda, el sector va a saber adaptarse a la situación, aprendiendo de errores pasados. El cambio más notable va a ser en las cadenas de suministros, ya que como consecuencia del cierre de fronteras comerciales, se van a recuperar las cadenas españolas y europeas, siendo esto muy importante ya que va a reunir a todos los actores implicados y se van a mantener los niveles de empleo. De este modo, existirán dos cadenas de suministros a las que recurrir.

Oportunidades para un sector en evolución

Por otro lado, el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que ha puesto en marcha el Gobierno Español, va a suponer cambios ya que va a recoger los planes de actuación y líneas de financiación específicas promoviendo el desarrollo tecnológico y la innovación de las empresas de componentes. A largo plazo, se van a crear modelos de negocio más independientes y resilientes que van a permitir las escabilidad y la variabilidad en la estructura de costes.

El plan de estímulo al sector presentado recientemente por el Gobierno va a suponer un importante espaldarazo para el sector. Una estrategia que contempla 3.750 millones de repartidos en cinco pilares.

  • Incentivación de la renovación de vehículos.
  • Impulso de la competitividad
  • Fomento de la investigación
  • Fiscalidad ventajosa
  • Inversión de formación de los trabajadores

En definitiva, el futuro del sector está lleno de oportunidades y que sin duda podrán generar empleo. Randstad Research vislumbra en un reciente informe, la mitad de las empresas del sector ya trabajen con normalidad y que a mitad de 2022, la mayoría haya recuperado los niveles anteriores de la crisis. La recuperación completa tardará, pero se va a producir.

En Randstad, tenemos más de 20 años de experiencia en automoción, trabajamos con las principales marcas fabricantes y distribuidoras así como auxiliares del sector. Sabemos que la productividad y la eficiencia son críticas para industrias como la tuya, por eso, te ayudamos a mantener el ritmo de producción, poniendo a tu disposición a especialistas en automoción que podrán incorporarse de forma rápida y eficaz en los picos estacionales y de aumento de demanda.

¿Necesitas ayuda?