Según el Estudio Anual de Redes Sociales 2019 elaborado por IAB Spain, WhatsApp es la red social más utilizada por los usuarios (88%), seguida de Facebook (87%), YouTube (68%) e Instagram (54%), y el dispositivo por el que más se accede a ellas es el móvil. Todos estos datos se traducen en que más de 25 millones usuarios en España utiliza estos canales sociales.

Con todos estos datos resulta lógico que las marcas vean una oportunidad para estar presentes con el objetivo de llegar al más amplio número de consumidores potenciales de cualquier edad. Es más, según el mismo estudio a los usuarios les “inspira confianza” que las marcas tengan su propio perfil en diversos canales, ya que la principal motivación para tener una conversación privada con una marca es la atención al cliente (68%), aspecto especialmente mencionado por mujeres y menores de 45 años.

No es de extrañar, por tanto, que los sectores con más seguidores son los que pueden aportar información actualizada como, por ejemplo, entretenimiento, cultura y medios (42%); viajes, transporte y turismo (37%) y tecnología y comunicación (35%).

La tendencia clara es, que los usuarios buscan contenidos útiles que les sirvan de referencia antes de adquirir cualquier producto o servicio, bien sea a través de la cuenta directa de la marca o de opiniones de influencers. 

En coalición a este último aspecto, se observa la tendencia de que cada vez más profesionales del sector publicitario cuentan con los servicios de influencers en redes sociales, sobre todo en Instagram) y que el 87% de los expertos consultados están muy o bastante satisfechos con las acciones realizadas con ellos. El 67% afirma haber incrementado la inversión publicitaria respecto al año anterior, siendo Facebook e Instagram las que han acaparado la mayor cuota.

Los nuevos perfiles

Ante esta realidad, las marcas deberán incorporar perfiles especializados en ecommerce, marketing digital y en gestión de contenidos para reforzar su presencia en redes sociales y llegar al mayor número de público objetivo posible.

Los departamentos de Recursos Humanos deberán seleccionar candidatos preparados tecnológicamente y a la vanguardia de las tendencias que permitirán asentar la marca digital entre los clientes. Por ello, la estrategia global de la compañía no solo debe centrarse en apostar por las redes sociales, sino también en buscar el mejor talento posible que sepa gestionarlas.

Adaptar la estrategia de marketing a las nuevas generaciones

Para los responsables de marketing, intentar comprender y captar la atención del público más joven está dentro de su lista de prioridades, por eso, es básico conocer las inquietudes y los rasgos de personalidad de los millennials y la generación Z.

Aunque son generaciones diferentes, ambas tienen ciertas expectativas y valores en común que permiten entenderlas de manera transversal. Un estudio realizado por Spotify desvela los rasgos definitorios:

  1. Emociones. Tanto los miembros de la generación Z como los millennials tienen claros sus sentimientos y no les importa hablar sobre ellos y compartirlos para conectar con las demás personas. De hecho, el estudio concluye que la mitad de los encuestados reconoce que establece vínculos más fuertes cuando comparte emociones con los demás.
  2. Globalización. Aunque el estudio de Spotify se basa principalmente en tendencias en música que se dan en ambas generaciones, sus conclusiones se pueden extrapolar al mercado general. Se observa la tendencia de que lo internacional es una consecuencia positiva de una menor limitación espacial, con lo que el consumo se produce a escala global sin barreras.
  3. Descubrimiento. A los consumidores les encanta navegar por las redes sociales y encontrar nuevos productos o tendencias que poder consumir. De ahí la importancia del impacto que ejercen las influencias en los consumidores que basan en las opiniones que se emiten sus decisiones de compra.
  4. Política. Tanto la generación Z como los millennials son grupos demográficos muy interesados en la actualidad política. No solo la siguen, sino que además tienen expectativas cada vez más elevadas sobre ella. Para las marcas, este dato resulta importante debido a que ellas no pueden estar exentas de demostrar que también tienen valores y se comprometen con causas de rabiosa actualidad.

Punto aparte: Instagram

Esta red social cuenta con mucha popularidad entre ambas generaciones, por lo que lograr generar un vínculo de colaboración entre las marcas y los influencers resulta clave para mejorar los índices de venta, ya que contar con ellos se obtienen los siguientes beneficios:

–  Se consiguen amplificar los mensajes positivos de la marca o empresa.

– Se genera conversación en la red sobre los productos o servicios.

–  Se aumenta el tráfico hacia la web de la compañía.

– La marca gana visualización y reconocimiento.

A modo de conclusión podemos afirmar que las redes sociales son un canal de influencia y de información que ningún departamento de marketing puede obviar si tiene como objetivo llegar al mayor número de potenciales consumidores posible, sobre todo contando con la ayuda de influencers que capten la atención de la generación millennial y Z.