técnica del disco rayado
Tiempo de lectura: 4 minutos

Aquí tenéis la segunda entrega sobre estrategias orientadas a la gestión de conflictos. Hoy descubrimos ‘La técnica del disco rayado’.

Todo ámbito en el que exista la interacción humana es susceptible de generar tensiones. Por ello, es normal que en una empresa se den situaciones complicadas que deriven en conflictos o no aporten valor en las relaciones internas de la organización.

Son la falta de empatía y asertividad, así como los desacuerdos y las opiniones divergentes, los principales desencadenantes de estas situaciones. Entender la naturaleza del problema, reconocer las partes implicadas y elaborar una buena estrategia para manejarlo, son la base para alcanzar la resolución del mismo.

Técnica del disco rayado ¿En qué consiste?

La llamada “técnica del disco rayado” consiste en repetir una y otra vez el argumento con un “no” que apoye al punto de vista que se tiene hasta que la otra persona se dé cuenta de que no va a lograr su objetivo.

Es primordial mantener la calma, esto se consigue dando razones y no justificaciones que puedan parecer excusas. Si se tiene una opinión clara sobre el tema hay que repetirla tantas veces como sea necesario para dar valor a la propuesta inicial.

Esta negación ha de transmitirse, principalmente, de forma verbal, pero también es primordial ampararse en el lenguaje no verbal. Gestos rotundos y a su vez pausados pueden ser un complemento perfecto de refuerzo del mensaje. El objetivo del disco rayado no es ofender a nadie, se trata de ser responsable ante una elección que se ha tomado como propia posicionándonos en un “no” claro.

Asimismo se debe ir cambiando la formulación de la afirmación argumentativa, para diluir tensiones y mostrar variedad en la exposición, pero siempre haciendo énfasis en la idea principal para que ésta no pierda el valor que se le ha otorgado desde un principio.

Nunca se debe olvidar escuchar los criterios y argumentos del interlocutor, y contemplar la posibilidad del fallo propio o modificación de la idea inicial. Frente a la evidencia de que se está equivocado solo cabe aceptar el error y sumarse a la solución aportada.

¿Cómo decir no utilizando la técnica del disco rayado?

Con la técnica del disco rayado descubrimos diferentes formas de decir “no” de modo asertivo ante situaciones como un favor, una invitación o una oferta que no nos interesa. Es importante tener en cuenta que, muy probablemente, la otra persona intente hacernos cambiar de opinión frente a nuestra negativa inicial, debemos mantenernos firmes en nuestra decisión y continuar haciendo uso de la técnica del disco rayado repitiendo una y otra vez nuestro argumento principal con un “no”, sin dejarnos llevar por las emociones ya que en ocasiones la persona puede no reaccionar bien ante la técnica del disco rayado y la respuesta repetitiva que implica. En este caso, es interesante mantener la idea inicial pero cambiar el argumento aportando más razones por las que dices “no” sin caer en justificaciones o excusas intentando alejar o eliminar el conflicto.

Ejemplos para decir No

Estos son algunos ejemplos de cómo decir “no” de forma asertiva en situaciones como rechazar la invitación a un evento al que no te apetece ir, cederle tu lugar de trabajo a otro compañero que ha llegado más tarde o cuando te ofrecen un descuento en la segunda unidad o en un producto complementario que no necesitas.

Ejemplo de cómo rechazar la invitación a un evento:

  • ¿Por qué no quieres venir? Seguro que lo pasamos bien.
  • No quiero ir porque estoy cansada y prefiero leer.
  • Tienes que venir, descansar y leer puedes dejarlo para otro día. Si no vienes esta vez, a lo mejor no te vuelven a invitar más.
  • Ya lo sé, pero no quiero ir porque estoy cansada y prefiero leer.
  • Nos vemos mañana.

Ejemplo de cómo no cambiarle el espacio o mesa de trabajo a un compañero que ha llegado tarde:

  • ¿Me cambias el sitio? Prefiero tener la pantalla a la derecha.
  • No, lo siento, he llegado más temprano para poder elegir este sitio porque tiene más horas de sol y luz natural.
  • ¿En serio? Si muchas veces te sientas en otro sitio y te da igual.
  • No, no me da igual, lo siento. He venido más temprano adrede para poder sentarme aquí.
  • Vale, pues me siento en la otra mesa. ¡Luego nos vemos!

Ejemplo de cómo no comprar un producto que no necesitas porque te ofrecen un descuento especial:

  • Tenemos la segunda unidad a mitad de precio.
  • Gracias, pero no me interesa.
  • La oferta solo está activa hoy. Mañana ya no estará disponible.
  • Gracias, pero no me interesa.
  • Es una muy buena oportunidad. Si usted no lo necesita, puede comprarlo y regalarlo a otra persona.
  • Gracias, pero no me interesa.

Técnica del disco rayado vs el banco de niebla ¿Qué estrategia debería aplicar?

La principal diferencia entre este método y el banco de niebla es que esta técnica se basa en la repetición, mientras la otra parte de una firme argumentación.

Utilizar una u otra estrategia depende del tipo de conflicto y por supuesto de la personalidad de la persona que lo aplica, no todas tienen las mismas capacidades para convencer o mantener la compostura. La reacción del interlocutor también es una variable a considerar puesto que según sea su enfoque, se reforzará la postura tomada inicialmente o bien se cambiará de táctica.

Por lo general, la técnica del disco rayado será la primera opción y, en caso de que el interlocutor muestre rechazo por los argumentos, con el banco de niebla se concede la razón (de manera total o parcial) aunque sin cambiar de postura.

En conclusión, no hay peor “no” que el que no se es capaz de decir por miedo, culpa o indecisión. Aunque la negación pueda provocar, en un primer momento, una situación incómoda no se tiene por qué dar marcha atrás.

El enfrentamiento no tiene por qué ser algo negativo si se considera de una forma lógica. Por esto, mantenerse firme y respetuoso ante este tipo de situaciones ayudará a lograr un final satisfactorio para todas las partes afectadas.

Y tú, ¿qué técnica sueles aplicar para salir de una situación de conflicto?